Go to Top

110 aniversario de Josep Renau Berenguer, 1907-1982.

Por Carlos Renau García.

El Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano, rinde homenaje a Josep Renau Berenguer en el 110 aniversario de su nacimiento.

Nace en la ciudad de Valencia (España), el 18 de mayo de 1907, como primogénito del matrimonio del profesor y restaurador de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, Don José Renau Montoro y la señora Matilde Berenguer Cortés. Desde muy temprana edad, su padre pone en sus manos lápices y pinceles que despiertan en él un mundo insospechado de oportunidades. El padre, al darse cuenta de las dotes artísticas de Josep, lo inscribe en la escuela de San Carlos a la edad de 13 años, tres años antes de la fecha mínima estipulada para ingresar al plantel.

Renau, desde los primeros años muestra un carácter inquieto y ávido de conocimiento, lo que le lleva a consultar toda clase de publicaciones de vanguardia llegadas del extranjero. Esta actitud hace que tenga un sólido conocimiento de las tendencias artísticas en boga de su tiempo, así como de las corrientes políticas que se debatían y desarrollaban, convirtiéndolo en un luchador incansable por las causas sociales desde el inicio de su carrera artística. Josep Renau siempre supo imprimir su ideología política en sus obras, al grado que él mismo se auto-definía como “Un Comunista Pintor”.

En su carrera artística empieza a cosechar triunfos desde muy joven. Se gradúa en la Academia de San Carlos en 1927, hecho que no impidió que dos años antes ganara su primer concurso en diseño de carteles. Esto se repite muchas veces en los años siguientes, hasta ser nombrado Artista exclusivo de la poderosa compañía cinematográfica española Cifesa y coordinador gráfico de las revistas Orto, Cuadernos de cultura, Estudios y otras.

En 1931, se afilia al Partido Comunista Español, al año siguiente participa en la creación de la sede española de la “Association des Ecrivains et Artistas Revolutionaíres”. En 1936, conforma como codirector, junto con Max Aub, el periódico Verdad, diario político de unificación editado por los partidos comunista y socialista.

1936 es un año convulso, en julio se levantan los militares e inician la Guerra Civil Española, Renau es llamado al Ministerio de Educación y es nombrado Director General de Bellas Artes, con la encomienda especial de salvaguardar todo el patrimonio artístico de España. A él se debe la evacuación del Museo del Prado, alcanzado por la metralla franquista que arrojó una decena de bombas incendiarias y obuses de gran calado. También se encargó de proteger los tesoros de Toledo, Valencia y Cataluña.

Como director de Bellas Artes, participa en la creación de pabellón español de la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de París, en donde diseña panales propagandistas y fotomontajes, así como convence a los artistas españoles residentes en París para que realicen obras que sean expuestas en dicho pabellón. Naciendo de esta forma el “Guernica” de Pablo Picasso.

En 1937, recibe a los integrantes de la Comitiva Mexicana que asistirían al II Congreso de Intelectuales Antifascistas, conociendo entonces a David Alfaro Siqueiros y al Diplomático Fernando Gamboa. Ambos fueron determinantes para Renau cuando solicitó su exilio a México, después de que la II República Española perdiera la guerra contra los golpistas.

En 1939, después de pasar varias semanas en el campo de concentración Francés de Argeles-sur-Mer, sale con dirección a Toulouse para reunirse con su familia y solicitar el exilio en la embajada de México de París.

El 6 de mayo de 1939, se embarca en el vapor Holandés Veedam rumbo a Nueva York, y de ahí viaja en autobús hacia Nuevo Laredo. El 24 de mayo, entra a territorio mexicano por esta localidad.

En México, Renau realiza una fructífera carrera artística y partidista. En el ámbito del muralismo comienza coproduciendo el “Retrato de la Burguesía” con David Alfaro Siqueiros, Luis Arenal y Antonio Pujol en el Sindicato de Electricistas. A continuación, decora para el Sr. Manuel Suarez el restaurante Lincoln de la Ciudad de México, la cantina y el salón comedor del Casino de la Selva de Cuernavaca, Morelos y el restaurante Caballo Bailo.

En el caso del cartel, fue él quien revolucionó la forma de hacer propaganda gráfica en México, al introducir la técnica del Pince de Aire y permitir de esta forma el uso masivo de la reproducción de los carteles por el proceso de offset. Llego a ser el referente máximo en el diseño de carteles, sobretodo en la industria Fílmica Nacional, contribuyendo con sus retratos a la construcción de los ídolos y divas de la época de oro del cine nacional. Su acervo de obras para esta industria, llegó al orden de 300 piezas durante los 19 años que residió en México.

No sólo produjo carteles cinematográficos, los hizo para instituciones gubernamentales, sindicatos, cúpulas empresariales e industrias. Pero, sobre todo, los más llamativos fueron los de carácter político que apoyaban las luchas populares y a los exiliados antifranquistas residentes en el país.

Otro de los grandes campos de su fértil trabajo, fue la ilustración de portadas para libros y revistas, ilustrando ejemplares para la revista LUX del Sindicato de Electricistas y la revista Futuro de la Universidad Obrera de México. También diseñó numerosas portadas para los libros escritos por el Lic. Vicente Lombardo Toledano, y las editoriales Atlántida y Prometeo, estas dos últimas controladas por asilados residentes en el país.

Colaboró de forma entusiasta con la prensa antifranquista, produciendo el surgimiento del periódico España Popular órgano del Partido Comunista Español en México, y con artículos e ilustraciones para el semanario España y la Paz, el periódico Las Españas, España Peregrina y Nuestro Tiempo.

Al romper relaciones con el Sr. Manuel Suarez, Renau se avoca a producir una serie de fotomontajes que había iniciado en 1952 y que, al darla por terminada en 1966, titularía “The American way of life” o “Fata Morgana”. Es esta la obra de Renau más reconocida internacionalmente.

En febrero 1958, Renau sale de México para no regresar nunca, fija su residencia en Berlín, República Democrática de Alemania, donde continúa su trabajo de pintura Mural. Trabaja también para la televisión y publica fotomontajes e ilustraciones en la prensa de aquel país para el semanario Eulenspiegel.

Renau muere el 11 de octubre de 1982, en el Hospital Regierungs Krakenhouse de Berlín, y está enterrado en Fríedríchfelde, donde descansan los restos de los combatientes antifascistas.

Futuro, marzo 1941

Ver portadas realizadas para la Revista Futuro en: Portadas de Josep Renau Berenguer para la Revista Futuro

Revista ubicada en la hemeroteca histórica del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano.

Link del catálogo en línea: http://200.78.223.179:8388/LOMB
Correo electrónico: bibliolomb@hotmail.com

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *