Go to Top

Intencionalidad y cognición animal en clave wittgensteiniana

PROPUESTA DE POSTER PARA III COLOQUIO INTERNACIONAL DE CIENCIAS COGNITIVAS

En los trabajos posteriores al Tractatus, Wittgenstein elaboró una filosofía de los conceptos mentales independiente de su teoría del significado, permitiendo la posibilidad de pensar en atribuirles estados mentales, como los nuestros, a criaturas sin lenguaje. Como es sabido, Wittgenstein no desarrolló este tema de forma concreta ni sistemática; sin embargo, aunque algunas consideraciones se pueden extraer de sus análisis, la interpretación se hace un poco compleja y cuestionable. El presente trabajo intenta analizar y debatir los argumentos esgrimidos a favor de esta exégesis, con la finalidad de evaluar hasta qué punto es plausible su interpretación. Se presentará los argumentos que defienden la hipótesis antes señalada; posteriormente se esbozará los puntos de desacuerdo con la propuesta interpretativa sugerida; por último se extraerán conclusiones de los diferentes puntos revisados.

  1. La filosofía de los conceptos mentales en Wittgenstein. Primer argumento.

Exégetas de la obra de Wittgenstein como Scotto (2006), parten de una determinada perspectiva interpretativa de la obra de Wittgenstein que, aunada a la evidencia textual que presenta, les permite establecer una tesis que resulta atractiva: La filosofía del segundo Wittgenstein, es una filosofía de los conceptos mentales. Esta perspectiva de análisis involucra también las relaciones con los debates sobre la existencia de estados intencionales sin contenido conceptual y estados intencionales con conceptos y expresiones lingüísticas.

  1. La complejidad psicológica y la individuación de los contenidos. Segundo argumento.
    • La complejidad psicológica.

En la relación pensamiento/lenguaje, Acero (2002, 85- 96) sostiene que hay por lo menos dos problemas: la complejidad psicológica” y el otro el de “la individuación de los contenidos”, los cuales Wittgenstein tiene cosas que decir. El problema de la complejidad psicológica (PCP) puede plantearse en los siguientes términos: “¿Qué complejidad psicológica ha de tener un sujeto para ser un hablante/intérprete de una lengua?”. Aquí proponen, una reformulación de esta pregunta para ajustarla a su línea argumentativa: ¿qué complejidad psicológica ha de tener un agente para que pueda atribuírsele pensamiento? Así reformulado, es consciente Scotto (2006) que el problema excede el de la relación pensamiento/lenguaje para ser acerca de las condiciones y límites de la atribución intencional. Por otra parte, no aborda el problema tomando como referencia a los sujetos humanos, los únicos capaces de ser hablantes/intérpretes de una lengua.

Para Scotto, la atribución intencional ordinaria toma a los seres humanos y a sus patrones de comportamiento como casos paradigmáticos. Entre los rasgos de ese modelo, se incluye el supuesto de la complejidad psicológica (CP), “al punto que si no es posible reconocer en otros seres la complejidad psicológica que reconocemos en nuestro caso, la atribución intencional tiende a ser vista como limitada a proyecciones tentativas, más razonables en algunos casos, apenas justificadas en otros”. Más allá de los criterios comportamentales, dice Scotto, las suposiciones acerca de la complejidad psicológica requerida pueden ocasionar que un mismo comportamiento en dos tipos de agentes diferentes pueda ser interpretado de dos maneras diferentes.

3.2 La individuación de contenidos (PIC).

Siguiendo Acero, podríamos caracterizar la Individuación de contenidos de la siguiente manera: “¿Desempeñan el lenguaje o las instituciones lingüísticas papel alguno en la individuación del contenido de los pensamientos?” Para Scotto, nuestros criterios para la atribución mental de criaturas sin lenguaje tienen que depender no sólo de lo que hacen sino del modo como lo hacen. Si quisiéramos saber si un chimpancé resuelve el problema de agarrar una banana, por instinto, por azar, o por alguna operación mental, de la observación de sus comportamientos podríamos inferir que piensa si vemos que “perfecciona sus métodos” (OFP, II, # 224), “si aprende de una manera particular” (OFP, II, # 224), o “si al jugar logra llevar a cabo una combinación y ahora la usa como método para hacer esto y lo otros, (entonces) diremos que piensa” (OFP, II, # 225).

Para complementar su estrategia, Scotto acude a lo que Dennett denomina el “criterio de precisión proposicional”. Según Dennett (198, 32-33), “…nuestro entorno lingüístico siempre nos está obligando a dar –o conceder- una expresión verbal precisa a convicciones a las que les faltan los estrechos límites con los que los dota la verbalización.”. Ahora bien, ¿por qué esta cuestión ha originado un problema filosófico? La verbalización de creencias y deseos crea una distorsión porque induce a pensar que éstos tienen una precisión (de la que incluso carecían antes de ponerlos en palabras o continúan careciendo incluso después de la verbalización). Esta distorsión es responsable, según Dennett, del error filosófico de suponer que las creencias y los deseos lingüísticamente formulados son los verdaderos estados intencionales.

  1. Algunas objeciones a los argumentos de Scotto.

Estamos de acuerdo en normas generales con la tesis acerca de una filosofía de los conceptos mentales en Wittgenstein, sin embargo, resulta extraño que para Scotto estos conceptos mentales parecen ser independientes del lenguaje natural, si bien es cierto que hay un intento de mostrar al ser humano y a otras criaturas dentro de la historia natural y de las relaciones entre ellos, pero entendiendo aquí por naturaleza en Wittgenstein como un naturalismo realista en donde hay compromisos ontológicos. Estoy de acuerdo con la crítica que hace Eleonora Orlando, cuando afirma que para Wittgenstein poseer un concepto es idéntico a ser sujeto de atribución de conceptos por parte de los otros miembros de la comunidad o forma de vida.

Ahora bien, la atribución es posible por la noción de criterio, pues este permite vincular los conceptos con las prácticas. Pero lo que hace En este sentido, los otros poseen criterios que permitan contrastar mis prácticas con otras. Es cierto que en su artículo ella dice que nuestros criterios para la atribución mental de criaturas sin lenguaje tienen que depender no sólo de lo que hacen sino del modo como lo hacen; sin embargo la semejanza o acuerdos entre las prácticas fundamentan o legitiman la posesión de los mismos conceptos.

BIBLIOGRAFÍA.

Acero, Juan J. (2002). “Intencionalidad y significado. Seis problemas de la relación entre el pensamiento y el lenguaje”. Azafea, Vol 4. Pp. 85 – 96.

Dennett, D. (1987): La actitud intencional, Barcelona. Editorial Gedisa,

——————— (2000): “La creación del pensamiento”. En: Tipos de mentes. Madrid. Editorial Debate, S.A.,

——————— (1987). La actitud intencional, Barcelona. Editorial Gedisa.

Millikan, R., (1984): Language, thouht, and other biological categories, Cambridge, Mass: MIT press.

Penelas, F. y Satne, G. (2006). Gramáticas, juegos y silencio. Buenos Aires: Grama ediciones.

Scotto, Carolina. (2006). Wittgenstein y la atribución intencional a criaturas sin lenguaje. En: Penelas, F. y Satne, G. (2006). Gramáticas, juegos y silencio. Buenos Aires: Grama ediciones.

Wittgenstein, L. (1953/1999). Philosophische Untersuchungen/Philosophical Investigations. (G. Anscombe, trad.). Oxford: Basil Blackwell. [Hay traducción al español: Wittgenstein, L. (1988). Investigaciones filosóficas. (A. García Suárez y U. Moulines, trads.). México: Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM.].

—— (1968). «Notes for Lectures on «Private Experience» and «Sense Data» en The Philosophical Review, 77(3), 275-320. [Hay traducción al español: Wittgenstein, L. (1979). «Notas para las conferencias sobre «experiencia privada» y «datos sensibles». En Villanueva, E. (ed.). El argumento del lenguaje privado (pp. 35-82). México: UNAM].

—— (1997c). Zettel. (O. Castro y C. Moulines, trads.). México: Instituto de Investigaciones Filosóficas, UNAM.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *