Go to Top

Publicaciones en PDF y Conferencias en abierto

Búsqueda Avanzada
Enviando

De Genes, Dioses y Tiranos. La determinación Biológica de la Moral

Descargar (PDF, 1.8MB)

Libro. Colección: Eslabones en el desarrollo de la ciencia. 2011, Ciudad de México (México). Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano

ISBN: 978-607-466-036-4

Ciencias Naturales, Humanidades: Evolucionismo, Ciencias de la Vida, Antropología, Etnología, Historia, Sociología, Filosofía.
Palabras clave: conducta, filosofía especulativa, ciencias humanas, moral

Descripción:

Desde los tiempos de la lírica arcaica griega, el hombre sueña con explicar su propia conducta. Es ese el trasfondo de todas las actividades que van desde la literatura a la filosofía especulativa, pasando por el cajón de sastre que constituyen las que llamamos, a falta de mejor nombre y más exacta demarcación, “ciencias humanas”. En los últimos años se ha unido a la familia inquisidora un nuevo miembro que reclama, además, pretensiones extremas de cientificidad: la biología. Se trata, en realidad de un intento recurrente, porque al menos dos veces (en ocasión del darwinismo original y de la síntesis neodarvvinista) ya se habían formulado tesis destinadas a introducir las explicaciones causales biológicas en el campo general de la acción humana.
En esta obra se va a tratar de establecer la relación existente entre biología y moral, aceptando como punto de partida ciertas tesis de cariz darwinista. El aspecto de la determinación social se dejará prácticamente de lado, y creo que la abrumadora bibliografía con que ya cuenta es justificación suficiente del porqué de tal medida. Eso no quiere decir, sin embargo, que el papel de la sociedad tenga que considerarse irrelevante como fuente de determinaciones, y de hecho reclamará su presencia en algunos casos. Al fin y al cabo, nuestro futuro reposa en lo colectivo. Lo que se está discutiendo no es cuál resulta la mayor fuente de determinaciones morales, en el supuesto de que éstas existan, sino en qué medida podemos aceptar una fundamentación biológica del fenómeno ético.

Subir