Detalle de la portada America Latina
Sin Categoría

En febrero de 1936, en el congreso constituyente de la Confederación de Trabajadores de México, Vicente Lombardo Toledano propuso una muy importante resolución: que se hicieran todos los esfuerzos necesarios para lograr la unidad sindical en los países de la América Latina. Como resultado de su trabajo, en agosto de 1938, hace 75 años, el comité nacional de la CTM expidió la convocatoria para realizar en la Ciudad de México el Congreso Obrero Latinoamericano, del que surgió la Confederación de Trabajadores de América Latina, en septiembre de ese mismo año, donde fue elegido como presidente de la CTAL el secretario general de la CTM, Vicente Lombardo Toledano.
Desde el primer momento de sus actividades, la CTM se propuso la honrosa y trascendental tarea de impulsar el trabajo para contribuir a que se alcanzara la completa independencia y el progreso de cada una de las veinte naciones latinoamericanas que existían en aquella época.
Una de las actividades más importantes y permanentes de la CTAL fue la lucha por la unidad de todos los trabajadores latinoamericanos, de los asalariados de cada país, de cada rama de la producción y de los servicios, con la finalidad de impedir la intervención de su enemigo común, el imperialismo yanqui, contrario a los intereses de las naciones y de los pueblos de América Latina y el Caribe. Asimismo, para contribuir al logro de la definitiva independencia de todos los países latinoamericanos y superar su atraso y sus carencias, liquidando el latifundismo, realizando la reforma agraria e impulsando el desarrollo industrial independiente. Otro objetivo fundamental consistió, en algunos casos, en luchar por el establecimiento de la democracia, y en otros, por su ampliación y fortalecimiento. A la par de este esfuerzo por objetivos de carácter nacional, realizaba una intensa y firme labor por la defensa y ampliación de los derechos de los trabajadores, y por mejorar las condiciones de vida y de trabajo de todos los asalariados, manuales e intelectuales. Por esas acciones, la CTAL se convirtió en la fuerza de opinión más importante del continente americano.