• 01 55 5661 4987
  • 01 55 5661 1787
  • centrolombardo.edu@gmail.com
  • Lun - Vie: 9:00 - 18:00
Menú

Condena de muerte a la cultura

Despacho Vicente Lombardo Toledano

A uno y otro lado del Atlántico se tiene la convicción de que son los gobiernos de la izquierda los que tienen un compromiso mayor, se diría que irrenunciable, con la cultura. Es posible que esa idea venga de los tiempos de la Ilustración, el motor ideológico de la apuesta por el conocimiento como mayor arma para la condición humana y, a la vez, la bandera que llevó al levantamiento contra el absolutismo monárquico. Fue en gran medida el empeño de Voltaire y sus colaboradores el que condujo al final del Antiguo Régimen para dar paso a otro sistema de relaciones que se basaba en nuevos conceptos de la política, la economía y lo que cabría llamar el ideal ciudadano.

En todos esos ámbitos se encuentra como sustrato necesario e irremplazable la cultura con mayúsculas, el avance del conocimiento racional frente a la superstición y el uso de la ciencia como fuente de dicho conocimiento sustituyendo a la especulación. Si bien es verdad que la mayor parte de las primeras universidades que empuñaron el timón de la ciencia eran de la Iglesia, en su seno se fue abriendo paso la convicción de que sin la racionalidad y el método científico no habría ningún progreso del saber. ¿Será necesario recordar que el debate de 1860 que concedió estatuto científico a la teoría de la evolución por selección natural de Darwin tuvo lugar en el Museo Universitario de Historia Natural de Oxford, dependiente de la primera universidad inglesa, eclesiástica por supuesto, que se fundó en la misma ciudad?

El recuerdo de Darwin resulta pertinente porque la Biología es la ciencia de mayor fuerza y pujanza que ha ido avanzando a caballo de los siglos XX y XXI. Pues bien, la que con toda probabilidad supone la institución más importante hoy en el estudio de la filosofía de la Biología, el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (Centro Lombardo en adelante), se encuentra hoy al borde de la desaparición.

El Centro Lombardo se creó por decreto presidencial para albergar la biblioteca particular de Vicente Lombardo Toledano y reunir, catalogar y estudiar la obra ingente de este prohombre de izquierdas, fundador del Partido Popular Socialista, destacado pensador de las claves de la educación ciudadana y líder sindical y político. Pero de forma complementaria el Centro Lombardo, gracias a la hija y al nieto del gran intelectual, Marcela Lombardo y Raúl Gutiérrez Lombardo, fue ampliando sus objetivos culturales abriendo, cuando nacía el siglo actual, la línea de investigación entonces novedosa, casi revolucionaria, dedicada a los aspectos filosóficos de la Biología.

La muerte de Marcela Lombardo coincidió en el tiempo con la finalización de la tarea esencial del Centro Lombardo, al terminar el trabajo de recopilación y edición de las obras de Lombardo Toledano. Se abrió entonces una nueva etapa en la que era la investigación de las claves filosóficas de la Biología la que iba a permitir al Centro Lombardo consolidarse como una institución mundial puntera en esa materia. El Gobierno mexicano se comprometió a apoyar con sus recursos el nuevo estatuto.

Doloroso es que, de forma sorprendente, las autoridades gubernamentales mexicanas estén conduciendo muy poco después a que el Centro Lombardo tenga que cerrar sus puertas al desatender el Gobierno las obligaciones contenidas en el acuerdo que definió las nuevas funciones del Centro. Esa ejecución se hace de la manera más simple y eficaz, cerrando el grifo de las subvenciones y demás compromisos económicos adquiridos.

Eso es lo mismo que decir que se ha dictado la sentencia de muerte del Centro Lombardo. Y puede que lo peor de todo sea que quien está llevando a cabo semejante disparate, que llevará a la pérdida de un patrimonio cultural de gran altura, sea un gobierno que se dice de izquierdas.

Deja un comentario

X