Efemérides de Enrique González Vásquez (1915 – 1971)

grfismo de la portada Desnudo Viento

Enrique González Vásquez nació el 5 de julio de 1915, en Acuitzio, estado de Michoacán (México), y falleció el 9 de enero de 1971, en la ciudad de Morelia, Michoacán (México). Fue editor, periodista y poeta mexicano.

Enrique González Vásquez estudió en el Colegio de San Nicolás de Hidalgo, y años más tarde estudió en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana.

Como periodista y literato, Enrique González trabajó en la revista Voces como editor, y en la revista Pliegos. Colaboró también en la revista La Espiga y El Laurel, impulsada por Ezequiel Calderón Gómez. También escribió columnas crónicas, columnas y artículos culturales.

Como escritor, a temprana edad publicó poemas en la revista Juventud, Atalaya, Ímpetus y Voces. En 1949, Enrique González Vásquez publicó Peluquitas, una novela por entregas. Años mas tarde lograría su mayor reconocimiento como poeta al publicar Desnudo viento, en 1955, y con Formas de gritos, publicada en 1961. Su obra lírica se encuentra recogida en su gran mayoría en Al filo del tiempo, antología compilada por el poeta José Antonio Alvarado y publicada en 2006. Sus temas favoritos fueron la recreación del paisaje de su pueblo natal, la libertad, el amor, la soledad “y ese filo del tiempo que transcurre entre la vida y el desprendimiento de ésta para ingresar al recuerdo de la existencia que en sus poemas se estremecía”.

“Tu vida fue una espiga florida”
(Tomás Rico Cano)

“Enrique González hecho de nubes, de brisa, de rocío… lo conocí en los primeros años de nuestra vida en el Colegio”.

“Su serenidad y tranquilidad con que veía pasar las cosas, y la actitud reposada que adoptaba en todos los casos, llegaron a impresionarnos totalmente”.
(David Franco Rodríguez)

“La pasión de González Vázquez según nos deja ver en sus escritos tanto en prosa como en verso, no es otro que el amor a la Belleza (así lo escribía, con mayúsculas), sea ésta la de la mujer, la del paisaje rural o urbano que en realidad se interpretan y bañan la visión del héroe y de la amada. La presencia del héroe no es un testimonio del pasado, es presente y porvenir”.
(José Antonio Alvarado)

Recordamos al autor con seis poesías que podemos encontrar en la obra dedicada al Mtro. Vicente Lombardo Toledano: Desnudo Viento (1955).

Poesías de Enrique González Vásquez en Desnudo Viento

ENCIMA DE LA TIERRA

ENCIMA de la tierra,
fulge la voz del pueblo
de secular prestigio conmovida.
Y tierra adentro,
de inusitada fuente,
la limpidez nupcial del corazón,
siega las campanadas
de estas siembras de polvo.

La cumplida constancia campesina,
huele en la flor
de inofensivos juegos de muchachos;
y sublimado el grito,
dignamente se encrespa
sobre el mar de la Patria;
y sin ceder al golpe,
hay un dulce llamado de esperanza.

DESNUDO VIENTO

VIENTO abierto,
gracia de tu arrogante
presencia fina,
cuando espacias la voz
de música y de lágrimas,
de dolor y de pueblo;
asido al ritmo
que sentí al aspirarte,
voy por tus brazos
ávidos de límites,
por tus imposibles
riberas habitadas,
por tu tránsito humano
por todos los caminos del mundo;
por ti, por fin, cuando decides
llevar la más auténtica
palabra de mi pueblo.

Siembra de alientos patrios,
las más amplias avenidas de México,
y llegará la vida a nuestras manos
con la humildad de una fragante espiga…

NI SOLEDAD, NI OLVIDO

NI soledad, ni olvido,
frente a la fuente pura
del sol que enardece
las raíces del Hombre;
abramos la distancia
de nuestros corazones,
y aceptemos el ansia
del pueblo mexicano.
Cerremos las ventanas
de nuestros puños;
impidamos el són desesperado
que alienta todavía sobre las rosas.

Cuando gritemos: ¡Mi país, mi Patria!,
en la más franca música del alma;
cuando agitemos la palabra Amor
en persistente ritmo popular,
mi corazón, en su desnudo viento,
temblará de pasión…

SU BREVE CALIDAD

UNTO a la espera,
avanza su breve calidad,
el calor de su aliento,
la certeza del aire
que acarició su nombre…

Vendrá por fin,
diciéndome el olvido
en un adiós profundo,
y sentiré su ritmo
buscando todavía
la mañana y la noche,
bajo su luz, Amor,
sobre mi sombra.

La voz amaneció
sobre sus claras manos,
pero yo la he olvidado,
porque guardo la noche
de sus cabellos.

HUMEDECIDOS DE ALBA

MUEVOME al són maduro
de su nombre,
para adquirir el ritmo
de sentirla,
Patria de mis abuelos liberales,
dura presencia henchida
por la humedad de lágrimas y sangre;
México del maíz y de la espina,
de la serpiente y del águila.

Miguel Hidalgo, Pípila,
humedecidos de alba;
Morelos, y Morelos,
sobre vertientes ávidas
de esperanza.

Patria: ¡Cuántos silencios
de abnegado esfuerzo,
flotan por vuestro cielo!
¡Cuántos hombres ignoran,
el sabor de la risa!

¡QUÉ MANIFIESTO DE LÁGRIMAS!

I
No su caricia, su golpe,
que en él la encontramos presta.
¡Qué exactitud sorprendente,
de su maduro dolor!
¡Qué manifiesto de lágrimas,
para el futuro del Hombre!

En su sonora estancia,
el mundo se desangra;
limpia, la llama quiere
resucitar su forma.
¡Qué amanecer de gritos
en sus ojos!

II
Cuando fluye el olvido,
su presencia se escapa;
siguen sus huellas duras,
el calor de sus lágrimas.
Ceñido a su voz,
el filo de mi silencio;
el aire del valle,
la hoja del cielo, su fulgor.

Clavados e inolvidables
como la luz, sus ojos;
su desnudo rumor,
el atar de su risa.

Su sombra, al aire,
era una prisa
de salir de la sombra;
y fue vano el donaire
de su mirada,
de su mañana y de su fruta.

Dedicatoria al Lic. Vicente Lombardo Toledano en la obra de Enrique González Vásquez: Desnudo Viento

Portada de Enrique González Vásquez
González Vásquez, Enrique. Desnudo viento. Michoacán: Universidad Michoacana, 1955.

para el Señor Lic. Vicente Lombardo Toledano, con la esperanza de un México mejor. (Firmado) Enrique González V., Morelia 25 de junio. 1955” Colegio de San Nicolás.      

Obra ubicada en el acervo histórico: “Dedicatorias a Vicente Lombardo Toledano” de la biblioteca del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano.

Link del catálogo en línea: http://200.78.223.179:8292/LOMBARDO
Correo electrónico: bibliolomb@hotmail.com

Artículo escrito por el Doctorante Josep Francesc Sanmartín Cava en colaboración con los Servicios Bibliotecarios del Centro de Estudios Filosóficos Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano.


Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *