• 01 55 5661 4987
  • 01 55 5661 1787
  • centrolombardo.edu@gmail.com
  • Lun - Vie: 9:00 - 18:00
Menú

25 años de la revista

Detalle del número 50 de la revista Ludus Vitalis

Revista científica. Nº 50. Vol. 26. 2018. Ciudad de México (México)
Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano de la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa y Edicions UIB de la Universitat de les Illes Balears

ISSN: 1133-5165
Ciencias Naturales, Humanidades: Evolucionismo, Ciencias de la Vida, Antropología, Arqueología, Historia, Filosofía, Lenguaje y Lingüística.
Palabras clave: evolucionismo, epistemología, lo humano, antropología

Descripción:

Ludus Vitalis llega a cincuenta números. Durante estos veinticinco años, los lectores, autores y editores de esta revista hemos sostenido un diálogo acerca de lo que significan las ciencias de la vida. Diálogo entendido como la construcción de tejidos que resultan del trabajo compartido. Se han tejido consensos y disensos, poderes y saberes, fobias y filias, valores y amistades. Se ha mostrado que es posible para una comunidad —la que eligió esta publicación como uno de sus referentes— pensar el mundo contemporáneo en lo que toca a las ideas sobre los seres vivos. Esta revista ha operado como un lugar de encuentro donde se reflexiona con rigor e imaginación, con libertad y pasión, acerca de lo que sabemos sobre los procesos de lo viviente. Muchas cosas han pasado estos años y muchos enigmas y desafíos se anuncian en el porvenir. Ello concierne a Ludus Vitalis y, sobra decirlo, sólo reafirma nuestro compromiso.

ARTÍCULOS:


Niche construction and extra-genetic adaptation: Their roles as mechanisms in evolutionary change (Pág. 1-15)

Vicente Dressino

The niche construction concept has triggered much controversy related to its tensions with the natural selection concept and with its potential role as an updated version of the “adaptation” concept. Empirical data are providing evidence of certain explanatory weaknesses in the dominant evolutionary theory. The contributions of extra-genetic adaptation studies, together with epigenetic research ones, are shaping a new scenario in evolutionary explanations. The aim of this work is to analyze the interrelation between niche construction, extra-genetic adaptation and phenotypic plasticity as evolutionary explanatory mechanisms. In this respect, this work may act as a bridge between classical approaches of evolutionary theory and as an alternative perspective based on the reversibility of extra-genetic or physiological inheritance.

Palabras clave / Keywords: Evolution, adaptation, extra-genetic adaptation, phenotypic plasticity, niche construction, evolutionary explanatory mechanisms.

(LEER ARTÍCULO)

The principle of parsimony and how August Weismann used it (Pág. 17-33)

Íñigo Ongay

This paper explores the use of the principle of simplicity in August Weismann’s critiques of the inheritance of acquired characters. After considering different accounts of simplicity as a scientific virtue to be taken into account in science evaluation, the paper goes on to scrutinize a particular example of the principle of parsimony at work. The author considers the structure of August Weismann’s arguments for the all-sufficiency principle of natural selection (NS) to conclude that a variety of lines of reasoning can be identified in his account and that parsimony plays a different role to each. There has been a long-lasting agreement among historians of biology and philosophers of science alike that the work of Weismann signals that theories involving the heredity of acquired traits are flawed, as such type of inheritance is not possible in evolution. While much debate has recently arisen in the domain of evolutionary developmental biology challenging the Weismann barrier principle, both the proponents of the “extended synthesis” and the Neodarwinian orthodoxy seem to coincide in that Weismann’s arguments favor NS to the virtual exclusion of any other principle regulating the transmission of traits in evolution. Whatever Weismann would have wanted to conclude, I will argue that this understanding of what Weismann’s arguments entail is a mistake.

Palabras clave / Keywords: Extended synthesis, Lamarckian inheritance, natural selection, parsimony, philosophy of biology

(LEER ARTÍCULO)

Nicolas-Jean Boulay (1837-1905), botany and evolution (Pág. 35-49)

Olivier Perru

In this paper, we consider the scientific activities of Abbé Boulay at the end of the nineteenth century, especially in paleobotany, and we will analyze some of Boulay’s papers about evolution. As a priest of the Catholic Church and a dean of the Faculty of Sciences in a Catholic University, was Boulay completely opposed to biological evolution or did he change his position concerning this problem between 1875 and 1900? In 1898, in a paper about survival, he recognized the possibility of an evolution in plants and animals. He wrote that the derivation of species from common ancestors was possible. Thus, in the papers written at the end of his life, he did not still reject the evolution of plants and animals as a scientific fact. Nevertheless, Boulay argued repeatedly against Darwinism and he explored the relationship between the Christian teaching on creation, “scholastic” philosophy and the possibility of an evolutionary theory. Today, this thought seems too apologetic.

Palabras clave / Keywords: Boulay, botany, paleobotany, evolution, Transformism, species

(LEER ARTÍCULO)

La heterogeneidad de criterios para la atribución funcional. Estudio de un caso (Pág. 51-76)

Andrea Olmos

The philosophical discussion around the concept of function led to the formulation of various definitions in terms of necessary and sufficient conditions. In this paper, I evaluate the adequacy of the most prominent philosophical proposals based on the evidence used for the attribution of functions in a case study of behavioral biology, and show how each proposed definition only partially accounts for the evidence appealed in this case. Considering these results, I suggest that the heterogeneity of criteria used for functional attribution could be symptomatic for the need to treat ‘function’ as a theoretical concept, based on the criteria of determination, and not on a definition in terms of necessary or sufficient conditions.

Palabras clave / Keywords: Functional attribution, systemic approach, etiological approach, fitness contribution approach, theoretical concept, definition, criteria of determination

(LEER ARTÍCULO)

El mundo como noúmeno o de las implicaciones filosóficas de la neurociencia (Pág. 77-92)

Javier Correa Román

To empiricist criticism it has been almost an obsession to found the objectivity of knowledge and so to find the possibility of unraveling the world in its reality, in itself. This article, through the discoveries of neuroscience in the sense of touch, aims to discuss both epistemological ambitions. At the end, it is concluded the impossibility of founding a transcendental subject based on the sciences and using it as a safe and calm road to the mysteries of the world itself.

Palabras clave / Keywords: Neuroscience, transcendental subject, epistemology, noumenon, PAD

(LEER ARTÍCULO)

El concepto de autonomía y la formación de los profesionales de la salud. El caso de la interrupción voluntaria del embarazo (Pág. 93-121)

Abdiel Fernando Uribe Allier, Jorge Alberto Álvarez-Díaz

PROFESSIONALS. THE CASE OF VOLUNTARY INTERRUPTION OF PREGNANCY The work is divided into two sections: the first deals with how complex the term autonomy is; the second relates to medical education and the training on abortion and voluntary interruption of pregnancy. To deal with the issue of autonomy, we try to define it, highlight its importance, broaden the concept, draw up an outline of what can be understood by autonomy in bioethics, and propose relationships between autonomy and voluntary interruption of pregnancy. On the subject of training, the relevance of reason has been highlighted, but it is recalled that human beings are both reason and emotion, and values cannot be left aside. Values influence clinical practice (this has always been the case, but it has been a silent issue), so their relationship with professional norms and standards are analyzed, as well as the implicit values in medical education. In addition, we analyze several moral concepts held by health professionals, their history, and how such concepts relate to abortion.

Palabras clave / Keywords: Abortion, voluntary termination of pregnancy, values, medical education, autonomy

(LEER ARTÍCULO)

Érase una vez o los tres estadios del territorio (Pág. 123-146)

Jahir Navalles Gómez

This paper intents to ponder on the consequences of the intervention on territory and, at the same time, on knowledge and culture. Since the invention and development of certain devices, immersed in the most common social practices as mediators of social relations, a history of territoriality is exposed throughout its execution, defense and introduction. A journey is made from exploration to exploitation, from traveler to hunter, from clueless to expert, from nomad to sedentary, from nature to civilization, from culture to technology, from collectivity to individual, and vice versa. It tells us something about space and time, and above all, about distance as social form.

Palabras clave / Keywords: Territory, space, distance, knowledge, culture, cartography, conquest, empathy, society, bond

(LEER ARTÍCULO)

Foro: ¿Por qué y a quién importa pensar a las ciencias de la vida desde o junto a la filosofía, la historia y la teoría social? A su vez, ¿interesa a estas disciplinas tener como referentes a las ciencias de la vida?

Los editores

En los textos breves que siguen se elaboran respuestas a estas preguntas:rn —¿Por qué y a quién importa pensar a las ciencias de la vida desde o junto a la filosofía, la historia y la teoría social? A su vez, ¿interesa a estas disciplinas tener como referentes a las ciencias de la vida?rnNuevas contribuciones se publicarán en el próximo número de la revista.rnLos foros anteriores de Ludus se encuentran en nuestro sitio web. In the following brief texts, responses are advanced to these questions:rn— To whom and why does it matters to think the life sciences from or along with philosophy, history and social theory? On its turn, do such disciplines have an interest to consider life sciences?rnNew collaborations will be published in our next issue.rnLudus forums can be read in our website.

De la orfandad del sin sentido (Pág. 149-152)

Jaqueline Alcázar Morales, Ricardo Noguera Solano

(LEER ARTÍCULO)

Dificultad y necesidad de hablar sobre la “vida” (Pág. 153-156)

Jorge Alberto Álvarez Díaz

(LEER ARTÍCULO)

Las ciencias naturales de la vida, entreveradas con las semióticas y humanas: Juntas pero no revueltas (Pág. 151-161)

Juan Ramón Álvarez

(LEER ARTÍCULO)

Why biologists should read Aristotle (or why philosophy matters for the life sciences and why the life sciences matter for philosophy) (Pág. 163-167)

Armando Aranda-Anzaldo

(LEER ARTÍCULO)

¿Tiene la filosofía de la biología un oikos? (Pág. 169-172)

Violeta Aréchiga, Xóchitl Arteaga Villamil, Juan Felipe Guevara Aristizábal, José Agustín Mercado Reyes

(LEER ARTÍCULO)

Life, o el juego de la vida (Pág. 173-176)

Fernando Auciello

(LEER ARTÍCULO)

El comportamiento altruista y las diferencias sexuales en la cognición humana (Pág. 177-180)

Lucrecia Burges Cruz

(LEER ARTÍCULO)

Ciencias de la vida y filosofía (Pág. 181-184)

Marcel Cano I Soler

(LEER ARTÍCULO)

¿Qué quiere decir ‘naturalizar’? (Pág. 185-188)

Gustavo Caponi

(LEER ARTÍCULO)

¿El capitalismo es contrario a la vida? (Pág. 189-192)

(LEER ARTÍCULO)

El estudio de la moralidad humana como ejemplo de la necesidad de interacción entre la filosofía y las ciencias de la vida (Pág. 193-196)

Laureano Castro Nogueira, Miguel Ángel Castro Nogueira

(LEER ARTÍCULO)

Ludus Vitalis y el juego de descubrir la naturaleza humana integral (Pág. 197-201)

Vicente Claramonte Sanz

(LEER ARTÍCULO)

Pensar filosóficamente sobre la biología y las ciencias biomédicas (Pág. 203-206)

Antonio Diéguez

(LEER ARTÍCULO)

Vita vital (Pág. 207-210)

Oscar Fernández Galindez

(LEER ARTÍCULO)

Breve reflexión sobre filosofía y vacunación

Mónica Gómez Salazar

(LEER ARTÍCULO)

Bio/Ontologías del siglo XXI: Feminismos, intervenciones y resistencias (Pág. 215-218)

Siobhan Guerrero Mc Manus, Leah Muñoz Contreras

(LEER ARTÍCULO)

En la antípoda del rinoceronte (Pág. 219-222)

Alan Heiblum

(LEER ARTÍCULO)

La filosofía y la biología: Por una relación monstruosa (Pág. 223-226)

(LEER ARTÍCULO)

Two to tango: Sobre la relación entre filosofía y biología (Pág. 227-230)

Víctor J. Luque

(LEER ARTÍCULO)

Teoría social, ciencias naturales y filosofía (Pág. 231-235)

(LEER ARTÍCULO)

Reflexiones sobre la complejidad en los seres vivos: Desde su origen hasta la mente humana (Pág. 237-241)

(LEER ARTÍCULO)

El naturalismo en las ciencias sociales vino para quedarse (Pág. 243-246)

(LEER ARTÍCULO)

Filosofía y ciencias de la vida (Pág. 247-251)

(LEER ARTÍCULO)

La biología como ejemplo para las reflexiones en filosofía de la ciencia (Pág. 253-255)

(LEER ARTÍCULO)

La vida: El centro de nuestra existencia (Pág. 257-260)

(LEER ARTÍCULO)

A partir de ahora, ¿El todo o las partes? (Pág. 261-264)

Teresa Pacheco-Méndez

(LEER ARTÍCULO)

Necesidad de interdisciplina entre las ciencias de la vida y la filosofía, historia y teoría social (Pág. 265-266)

Ángel Rivera Arrizabalaga

(LEER ARTÍCULO)

Ciencias de la vida y humanidades: Acercamientos interdisciplinarios necesarios (Pág. 267-270)

Juan Manuel Rodríguez Caso

(LEER ARTÍCULO)

Ni apocalípticos ni integrados: Una mirada sobre por qué es necesario pensar las ciencias de la vida desde o junto a las ciencias sociales (Pág. 271-274)

Natacha Salomé Lima

(LEER ARTÍCULO)

¿Saber sobre la naturaleza o naturaleza del saber? La ciencia y filosofía como lectura de la realidad (Pág. 275-278)

Carlos A. Zavaro Pérez

(LEER ARTÍCULO)





VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

Número 15. Ludus Vitalis

Imagen del n15 de Ludus Vitalis

Revista científica. Nº 15. Vol. 9. 2001. Ciudad de Mexico (México)
Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano de la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa y Edicions UIB de la Universitat de les Illes Balears

ISSN: 1133-5165
Ciencias Naturales, Humanidades: Evolucionismo, Ciencias de la Vida, Antropología, Arqueología, Historia, Filosofía.
Palabras clave: filosofía de la biología, filosofía de la ciencia, evolucionismo, epistemología, fósiles, arqueología

Descripción:

Paleoantropología y estudios sobre lo humano, epistemología de las ciencias de la vida y el juego de los conceptos

ARTÍCULOS:


The conundrum of hominid systematics (Pág. 5-14)

Cristian R. Altaba

The conundrum of hominid systematics

Palabras clave / Keywords: semántica, lenguaje, homínido

(LEER ARTÍCULO)

A review of the systematics and taxonomy of hominoidea: history, morphology, molecules, and fossils (Pág. 15-45)

Jeffrey H. Schwartz

The history of hominoid systematics reveals a general tendency to recognize diversity in the fossil record of “apes” and “basal hominoids,” but a view toward taxonomic limitation with regard to hominids, which was exacerbated in the 1980s by the “removal” of fossils such as Sivapithecus (=Ramapithecus) and their association via morphological synapomorphy with Pongo. The latter, in turn, reinforced the increasingly accepted, molecularly based theory of human-African ape relatedness, which was never substantially supported by morphology. Although claims to being cladistic in associating humans with the African apes (or Pan alone) abound in the literature, molecularly and morphologically based analyses are, however, not only procedurally different, they identify synapomorphy differently. Continuing confusion of orangutan-like specimens as hominids plus recent re-evaluations of diversity in the human fossil record as well new discoveries of so-called basal fossil hominoids argue for a broadening of hominoid classification until such time as the clades and the relationships between and within them become better understood.

Palabras clave / Keywords: systematics, hominoid, hominid, synapomorphy, orangutan clade, molecules versus morphology, regulatory genes.

(LEER ARTÍCULO)

An objective time based phylogenetic classification of primates that places chimpanzees and humans in the genus Homo (Pág. 47-62)

Morris Goodman

Molecular phylogenetics, a coupling of molecular biology to Hennig’s phylogenetic systematics, is bringing about a twofold shift in paradigms, one in systematics and the other in how we view our place in nature. The new paradigm in systematics disbands the traditional use of taxonomic grades and, instead, favors strictly genealogical classifications in which all taxa are monophyletic and are arranged in a hierarchical scheme that reflects the time course of phylogeny. The second new paradigm rejects the traditional anthropological view that we humans are greatly different from all other species and instead emphasizes our commonalities with other species, e.g. our very close genetic identity to chimpanzees. On using DNA evidence on primate phylogeny, complemented by paleontological evidence, a temporal based classification of primates describes objectively, without anthropocentric biases, the taxonomic place of humans among the primates. All living apes and humans belong to subfamily Homininae. Homininae divides into Hylobatini (common and siamang gibbons) and Hominini, the latter into Pongina for Pongo (orangutans) and Hominina for Gorilla and Homo. Homo itself divides into the subgenera H. (Homo) for humans and H. (Pan) for common and pygmy chimpanzees. Even on disbanding Australopithecus and Ardipithecus by placing their species into Homo (Homo), the presumed genealogical relationships of these extinct species to each other and to living humans can be depicted by how the species are listed and indented under the subgenus rank.

Palabras clave / Keywords: molecular phylogenetics, phylogenetic classification, taxonomic ranks, DNA evidence, primate phylogeny, primate clades, bipedal hominids, common and bonobo chimpanzees, Homo (Homo), Homo (Pan).

(LEER ARTÍCULO)

The meaning of Homo (Pág. 63-74)

Bernard Wood, Mark Collard

The taxonomic history of the genus Homo, up to the inclusion of Homo habilis and Homo rudolfensis, is reviewed. The two main contemporary interpretations of the genus concept, that differ according to whether information about grade is used, and in the way a clade is interpreted, are presented. It is suggested that neither of these definitions is satisfactory, and a new definition, that a genus should be ‘a species, or monophylum whose members occupy a single adaptive zone’, is offered. For a newly discovered, or newly recognized, taxon to be included within an existing genus two criteria are suggested. First, the candidate species should belong to the same monophyletic group as the type species of the proposed genus. Second, the adaptive strategy of the candidate species should be closer to the adaptive strategy of the type species of the proposed genus than it is to the type species of any other genus. When applied to the taxa presently subsumed within Homo two taxa, H. habilis and H. rudolfensis, fail the tests. It is suggested that at least one new genus, and probably two new genera, are needed to accommodate the taxa excluded from Homo.

Palabras clave / Keywords: genus, Homo, grade, clade, Homo habilis, Homo rudolfensis, phylogenetic analysis, language, tool-making.

(LEER ARTÍCULO)

Is there a phylogeny of Homo? (Pág. 75-89)

Milford H. Wolpoff

Hypotheses of species genealogy are poorly supported when the species are closely related, and phylogenetics cannot be justified at all below the species level both for this reason and because the parsimony principle is invalid when there is reticulation. With the transfer of the habiline species out of Homo, several lines of evidence suggest that this genus has only a single lineage and therefore a species throughout the Pleistocene: Homo sapiens. Anatomical details supporting this contention are found in the continuity of different features in different regions. The emerging pattern shows population reticulation based on gene flow and population movement that reflects a network of interrelationships allowing adaptive changes to broadly spread throughout the species range. Genetic evidence precludes a recent small population size bottleneck, and thereby makes very unlikely an explanation of Pleistocene variation and evolution based on successive species replacements. Multiregional evolution remains both well supported and not refuted by these data, and this implies that Pleistocene human evolution and relationships must be studied without a taxonomic framework.

Palabras clave / Keywords: Tt1xonomy, phylogeny, species, evolutionary trees, multiregional evolution.

(LEER ARTÍCULO)

Can a cladogram be falsified? (Pág. 97-108)

Camilo J. Cela-Conde

A bottom-up way is a means of reaching knowledge, starting at the bottom level of raw data, and arriving at the top level of a more general description. Several authors—such as Delson, Eldredge and Tattersall (1977), Skelton, McHenry and Drawhorn (1986), and Strait, Grine and Moniz (1997)— attempt to use bottom-up methodologies in the paleontological field. However, if problems like those of trait biases must be avoided, it seems difficult to disregard functional criteria when constructing cladograms. Since functional criteria works on a top-down way—starting at a higher level of knowledge we deduce a lower conclusion—the naïve aim of constructing phylogenies in an extreme bottom-up way ends up by being hard to reach.

Palabras clave / Keywords: cladogram, falsification, phylogeny, bottom-up knowledge, hypodigm, parsimony scenario, phylogeny, species, ancestor-descendant relationship.

(LEER ARTÍCULO)

The systematics of Australopithecus garhi (Pág. 109-135)

David S. Strait, Frederick E. Grine

Cladistic analysis was used to test the hypothesis that Australopithecus garhi is ancestral to the genus Homo. The data set of a prior cladistic analysis (Strait et al., 1997) was updated to account for recent fossil hominid discoveries, and reanalyzed. Current evidence suggests that A. garhi is the sister taxon of a clade that includes Homo, Paranthropus and A. africanus. Such a result is inconsistent with the hypothesis that A. garhi is the direct ancestor of the genus Homo. Conditions are specified under which future fossil finds might necessitate a revision of this conclusion.

Palabras clave / Keywords: australopithecus, Paranthropus, Homo, hominid phylogeny, cladistics, taxonomy.

(LEER ARTÍCULO)

Classification and phylogeny in human evolution (Pág. 137-142)

Ian Tattersall

The competing claims and requirements of classification (epistemological) and phylogeny (ontological) are briefly reviewed. Classification is a product of systematists, while phylogeny is a product of nature. For paleontologists the principal source of information about the evolutionary histories of groups of organisms is morphology, yet speciation and morphological shift are far from synonymous. This simple fact complicates everything from basic species recognition to phylogeny reconstructions involving higher taxa. It is concluded that in the interests of stability, simplicity, and effectiveness of communication, classifications should be consistent with what is known or can reasonably be inferred about phylogeny, but need not be exact transliterations of it. In the case of human beings and their close relatives it is clear that the evolutionary story has not been a simple linear process, but has instead involved extensive experimentation, with the production of numerous terminal species. These species must be accounted for in any classification that claims consistency with the fossil record.

Palabras clave / Keywords: classification, phylogeny, monophyly, diversity, species, evolution, hominidae.

(LEER ARTÍCULO)

Problems with hominid fossil species taxa and the construction of taxograms (Pág. 143-169)

Frederick S. Szalay

A variety of topics which play important roles in the systematics of fossil hominids are discussed. One of the major ontological/theoretical issues that influence the empirical work of species level taxonomy concerns the assumption that fossil hominid samples can be axiomatically considered terminal taxa. Another axiomatized practice is that of employing operational taxonomic units (OTUs) whereby nearly all samples of any level of distinction are considered valid species taxa. These unsubstantiated assumptions, coupled with punctuationist notions of species origin, intertwine to form a practice which results in a taxonomic distortion of what the probable evolutionary realities of evolving lineages were. The selection of extant taxonomic model species for delineating hominid species taxa has been a major issue of contention, and it will continue as long as observed ranges that include all known populations of any one single living hominoid model species continue to be ignored. Paleontological species taxa do not necessarily represent new lineages, but the iconography of taxograms (based on the practices noted) which routinely assume the latter to be phylogenetic trees imply a multitude of closed lineages. Such imagery is probably much more of an artifact than a tested reality of hominid evolutionary history. Examples are discussed.

Palabras clave / Keywords: taxonomic assumptions, phylogenetics, punctuationism, species taxa, lineages, paleoanthropology, stage vs. grade.

(LEER ARTÍCULO)

Criteria to apply taxonomic categories to human fossils (Pág. 171-178)

Emiliano Aguirre

Classification of organisms must ultimately be grounded on similarities and differences of form and function. Gentic affinities are relevant and can be decisive in animal classification, but neither the magnitude nor the number of genetic mutations can constitute the essential criterion to resolve on taxonomic categories of animal organisms, since many diverse levels of organic construction mediate between genome composition and the adaptation and reproductive success of a population. Magnitude of time spans cannot be a criterion to define grades of hierarchy among taxonomic categories in organisms, since the tempo of diversification varies between two groups of organisms and within one stem or clade. The magnitude of morphofunctional innovations with vertical bipedality sufficies to decide at the taxonomic family level. Brain size and disproportions in the masticatory apparatus are decisive trends and combinations to distinguish Homo and Paranthropus as genera. Different conceptions in applying to fossil humans the species category are proposed to discussion.

Palabras clave / Keywords: classification, family, genus, Hominidae, Homo, Homo sapiens, hierarchy, organism, species, taxonomy

(LEER ARTÍCULO)

Systematics of Humankind. Statement from Palma 2000: An international Working Group on Systematics in Human Paleontology (Pág. 179-182)

Camilo J. Cela-Conde, Emiliano Aguirre

Systematics of Humankind. Statement from Palma 2000: An international Working Group on Systematics in Human Paleontology

Palabras clave / Keywords: humankind, paleontology, Homo

(LEER ARTÍCULO)

The organic in ecology (Pág. 183-204)

Rober E. Ulanowicz

Organicism, or the analogy by which various organized living communities are likened to individual discrete organisms, is rejected in many quarters by those who object to the notion of a larger entity forcing the behavior of its smaller constituents. The connections one may draw from organicism to vitalism and oppressive social regimes are all too obvious and unsavory. It is conceivable, however, that organic behavior may exist independently of the nearly deterministic confines of ontogeny. In ecosystems, for example, the configuration of processes among the community appears to influence the fates and behaviors of component populations in a non-deterministic fashion. Popper’s generalization of deterministic forces as “propensities,” when coupled with the notion of autocatalyic feedback, leads to a wholly natural and quantitative description of such organic behavior. There even exists a perspective from which the organic metaphor for living phenomena satisfies Occam’s criterion for simplicity better than the prevailing mechanistic metaphor for evolution. Judiciously reconstituted, organicism affords a highly useful and acceptable natural framework to help guide the scientific investigation of living systems.

Palabras clave / Keywords: autocatalysis, causality, contingency, development, ecosystem, evolution, feedback, neo-Darwinism, Newtonianism, Occam’s razor, organicism, organization, propensities, stochasticism.

(LEER ARTÍCULO)

La question du fondement dans l’éthique et le problème de l’environnement (Pág. 205-219)

Ademar Heemann

This paper adresseses the search for an “ethics of survival”, an aspiration emerged from the increasing anxiety generated by the social and environmental degradation that threatens the future of mankind. Within this distressing situation, there is a reappearance in the field of ethical thinking of the spontaneous idea that an everlasting foundation for ethical precepts is required. With this intention in mind, the architects of universal ethics usually appeal to nature. Based on the arguments of David Hume, a critique is made of this equivoque that tries to derive ethical norms from the descriptive level, such tentative being based on a metaphysical-theological reflection, or on an empirical construction. As an alternative to this foundationist pretension, in the conclusion are presented pluralistic arguments for a pragmatical and theoretical development of ethical valuation.

Palabras clave / Keywords: ethics foundations, naturalistic fallacy, evolutionary ethics, autopoiesis, constructivism, intuition, naturalism.

(LEER ARTÍCULO)

Basic elements of thermodynamics and bioenergetics (Pág. 221-227)

Eduardo Césarman, Bruno Estañol

In order to describe themodynamics and bioenergetics, we thought it could be useful to offer some basic concepts of these disciplines in an almost aphoristic fashion.

Palabras clave / Keywords: themodynamics, bioenergetics

(LEER ARTÍCULO)

The interpretation of illness: Orchestrating disease (Pág. 229-235)

Johannes Borgstein

Cartesian tradition in medicine considers the body as a machine, and the physician as mechanic or at best an engineer, correcting the damaged sprockets, exchanging pieces and injecting a little oil or antibiotics here and there. This biomechanical model has served us well, but its limits are being felt, and just as Newtonian physics had to make way for newer theories, so will the venerable biomechanical model. The exceptions and failings are becoming impossible to ignore and we must explore alternatives. There is, however, a dilemma, for the alternatives hold not only serious consequences for medicine, but threaten to break down the very structure of scientific research in the biomedical fields

Palabras clave / Keywords: biomechanical, body, machine

(LEER ARTÍCULO)





VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

La conciencia de la ciencia

Detalle del libro "La conciencia de la ciencia"

La conciencia de la ciencia

Si no ves el PDF aquí, refresca la página seleccionando el icono que encontrarás en el buscador junto a la url, y que tiene esta apariencia: imagen icono refresco

“DESCARGA PDF”/ Libro. 2015. Ciudad de México (México).

Colección: Eslabones en el desarrollo de la ciencia
Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano
ISBN: 978-607-466-074-6
Ciencias Naturales: Evolucionismo, Ciencias de la Vida, Antropología, Filosofía.
Palabras clave: conciencia, ciencia, naturaleza, universalismo, Freud, mística, abstracción, concreto universal, universal concreto

Autor/a:

Alexandre S. F. Pomposo. Doctor por la Universidad Libre de Bruselas

Descripción:

¿Tiene conciencia la ciencia? Sí, a través de los seres humanos que construyen los saberes científicos, porque el conocimiento, como tal, o es una experiencia o no es conocimiento. Por eso, la teoría del conocimiento siempre viene después, no antes de la experiencia. La pregunta que inicia el diálogo con la naturaleza no es nunca una pregunta por la esencia, sino por el dónde se encuentra el hombre y ese es el fundamento de la conciencia de la ciencia. En la pregunta por la realidad, la ciencia no es, desde luego, la única respuesta posible, pero sí constituye un camino privilegiado en la estructuración del entendimiento humano, que guarda una estrechisima relación con la conciencia. Este ensayo encuentra su justificación en el fascinante contexto que rodea al quehacer científico, con su incoercible búsqueda por comprender por qué el mundo es como es y no de otro modo.

PDF DISPONIBLE

Si no ves el PDF aquí, refresca la página seleccionando el icono que encontrarás en el buscador junto a la url, y que tiene esta apariencia: imagen icono refresco

Libro. Colección: Eslabones en el desarrollo de la ciencia. 2015, Ciudad de México (México). Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano

Ciencias Naturales: Evolucionismo, Ciencias de la Vida, Antropología, Filosofía.
Palabras clave: conciencia, ciencia, naturaleza, universalismo, Freud, mística, abstracción, concreto universal, universal concreto

Autores destacados:

Alexandre S. F. Pomposo. Doctor por la Universidad Libre de Bruselas

Descripción:

¿Tiene conciencia la ciencia? Sí, a través de los seres humanos que construyen los saberes científicos, porque el conocimiento, como tal, o es una experiencia o no es conocimiento. Por eso, la teoría del conocimiento siempre viene después, no antes de la experiencia. La pregunta que inicia el diálogo con la naturaleza no es nunca una pregunta por la esencia, sino por el dónde se encuentra el hombre y ese es el fundamento de la conciencia de la ciencia. En la pregunta por la realidad, la ciencia no es, desde luego, la única respuesta posible, pero sí constituye un camino privilegiado en la estructuración del entendimiento humano, que guarda una estrechisima relación con la conciencia. Este ensayo encuentra su justificación en el fascinante contexto que rodea al quehacer científico, con su incoercible búsqueda por comprender por qué el mundo es como es y no de otro modo.

[/if 11592]

VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

Número 14. Ludus Vitalis

Imagen Ludus Vitalis Nº 14

Número. 14. Vol. 8. Número 14. Ludus VitalisEdit

Revista científica. Nº 14. Vol. 8. 2000. Ciudad de México (México)
Editado por: Revista semestral editada por el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano de la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa y Edicions UIB de la Universitat de les Illes Balears

ISSN: 1133-5165
Ciencias Naturales, Humanidades: Evolucionismo, Antropología, Arqueología, Ciencias Cognitivas.
Palabras clave: evolucionismo, antropología, filosofía de la biología

Descripción:

Historia y filosofía de las teorías evolucionistas, epistemología de las ciencias de la vida, paleoantropología y estudios sobre lo humano, el juego de los conceptos.

ARTÍCULOS:


On progressive animal evolution and the place of humans in nature (Pág. 3-23)

Francis Dov Por

In disagreement with the reigning view that animal evolution is only the result of contingency and of catastrophic events, this article presents a view which considers animal evolution as a cumulative process of information buildup, channeled by irreversible constraints. The roots of the prevalent anti-progressivist views are briefly reviewed.rnrnThe role of the animals in biospheric evolution is analyzed on the background of the general entropy increase in the solar system. Animals act as energy traders and stimulators of the expansion and efficiency of the biosphere. The basic functions of animality are defined, and their improvement is seen as a yardstick of progress. Progressive evolution in the animal kingdom is followed along its winding and narrow path, as their respective structural and physiological burdens successively bind the different phyla. Natural selection at the phyletic level is seen as acting, rather than the extraterrestrial catastrophes. Increasing segments of the animal world are induced into establishing subservient relationships with the dominant phyla. Terrestrial animal life, with its high demands for homeostasis compensated for by an ample vegetal biomass and rich oxygen supply, had the uniquely capacity to give rise to the most complex animal forms. Among the homeothermic vertebrates, mammals are singled-out by natural selection to produce the most intelligent and energetically active animal beings. The rise of the humans is not an accident, but the present crowning of a long ‘post-hoc’ foreseeable process. It is a new and, again, irreversible stage in organic evolution, with long-lasting and profound effects.

Palabras clave / Keywords: modern biology, nature, human

(LEER ARTÍCULO)

Nuevos enfoques en la teoría de la evolución (Pág. 25-34)

Andrés Moya

New approaches to the theory of evolutionrnrnAlthough in a metaphoric way, we can approach the explanation of the body of biological evolution by resorting to the dimensions used in physics to locate bodies in space. Thus, a point in space is well located when one has a necessary and sufficient set of orthogonal dimensions. Such dimensions, which in evolutionary biology we will call “parameters”, are usually associated to certain theories of biological evolution. According to the classical (and extended classical) theory, three parameters provide an adequate description of the body of evolution, i.e., mutation, natural selection, and chance. New findings, or old ones re-interpreted upon a new foundation, intend to provide new parameters for understanding the body of evolution. There are even some approaches that go as far as to state that selection is not a fundamental parameter to account for the generation of the living world. Demonstrating that this thesis is not correct, that the new parameters are irrelevant to explain the living world, or that they are reducible to the three mentioned above, represents nowadays one of the core theoretical debates on the theory of evolution.rnrnAmong the new approaches to evolution, it is worth mentioning those related to evolutionary computing, in vitro building of simple phenotypes or ancestral genes, or the restraints that development places on the morphology of individuals. All of them debate the relative role that natural selection plays in evolution, and some of them, according to the degree of verification of the hypotheses, sustain that explaining the body of evolution requires new dimensions or parameters.

Palabras clave / Keywords: evolución, evolución computacional, morfología

(LEER ARTÍCULO)

Endosymbiosis and self-organization (Pág. 35-65)

Olivier Perru

From the beginning, symbiosis has been viewed as an association of two specifically distinct organisms living together. Firstly, symbiosis may suggest an idea of mutual benefit, but partners become dependent on symbiosis. Such dynamical phenomenon between two organisms in physiological interdependence is liable to evolve by creating a new life unit. This notion implies a reorganization of genomes and seems especially adapted to describe endosymbiosis. Putting forward a hypothesis of interactions leads us to consider the organism as a consequence of a self-organization process. In this paper, we refer to Kauffman’s works and to various cases of endosymbiosis. Considering the symbiotic genome, some biological results tend to indicate that models with (C=1 or C=2, K=1 or K=2) are not unrealistic and should be tested. But different epistemological questions prompt us to reflect further on the role of natural selection, the reality of the modeled interactions, the nature of the process of mutual adjustment. Moreover, regular interactions cannot exist in constant numbers for each gene. In spite of all these caveats regarding the applicability of Kauffman’s model concerning the establishment of a symbiosis in amoebae, simulation and experimentation yield results included in the same order of magnitude.

Palabras clave / Keywords: evolución, organismo, reorganización del genoma, ADN

(LEER ARTÍCULO)

Cómo y por qué de lo viviente (Pág. 67-102)

Gustavo Caponi

How and why of the livingrnrnErnst Mayr has always insisted in presenting the sciences of life divided into two general dominions of inquiry: functional biology, devoted to study experimentally the proximate causes which, acting at the level of the individual organism, explain the how of vital phenomena; and evolutionary biology, which intends to reconstruct, through comparative methods and historical inferences, the ultimate or remote causes that, acting at the population level, would explain the why of such phenomena. Admitting such distinction, the author nonetheless takes the liberty to suggest that these two dominions of inquiry may be thought of as following two different methodological maxims, each one of which, it will be stated, establishes a different mode to question the living.rnrnThus, we will refer to a function principle, which would rule over functional biology, and an adaptation principle governing evolutionary biology. The idea is that, by defining a type of questioning or an explanatory aim for each sphere of inquiry, these maxims also establish the model or pattern of explanation that will operate as the correct answer to the type of question put forward in either sphere: the function principle gives rise to that which is often called functional explanation or analysis, and the adaptation principle gives rise to that which has sometimes been called selective explanation.rnrnThe contrast between these two explanatory models will allow us to grasp no only the difference existing between what Mayr calls proximate causes and ultimate causes, but also the existing difference between the notion of [physiological] function, inherent to functional biology, and the notion of [adaptive] function, inherent to evolutionary biology. Thus, partially adopting a doubtless widely-spread posture, we will state that, whereas the core feature of functional biology is causal analysis, in which a notion of function akin to that proposed by Cummins is assumed, evolutionary biology involves a different notion that, no doubt, is at least kindred to the one proposed by Wright.rnrnNonetheless, the author will not conclude that both principles have the same epistemological statute; based on our analysis, only one of them, the adaptation principle, has a statute analogous to the principle of causation; the other one, the function principle, will be thought of as a subordinate to the latter. And such difference, closely linked to the different forms of teleology that, as we hope to demonstrate, are presupposed in either dominion of biology, may also be useful to recognize the different degree of autonomy that evolutionary biology and functional biology have in regard to physics and chemistry.

Palabras clave / Keywords: Ernst Mayr, filosofía de la biología, biología funcional

(LEER ARTÍCULO)

L. Laudan’s theory of Scientific aims (Pág. 103-129)

Armando Cíntora

Laudan’s proposed constraints on cognitive aims are criticized:rni) Laudan’s proscription of ‘semantically utopian’ and ‘epistemically utopian’ aims is too restrictive.rnii) Laudan does not distinguish impossible valuable goals from impossible but approachable valuable goals (i.e., ideal goals).rniii) Laudan’s recommendation against impossible aims is counter-in-tuitive because it characterizes as irrational idealist conduct (such as that of saints, heroes, and martyrs.)rniv) Laudan’s pre-philosophical’ canons of scientific success cannot bejustified empirically as valuable without some intuitions about what is a genuine example of successful science. This even though Laudan has told us that his meta-methodology does not require of intuitions.

Palabras clave / Keywords: Laudan, pre-filosofía, filosofía

(LEER ARTÍCULO)

El patrimonio arqueológico mexicano y la International School of American Archaeology and Ethnology (Pág. 131-164)

Michthild Rutsch

The archaelogical patrimony of Mexico and the International School of American Archaeology and EthnologyrnrnIn recent years, the usual narratives in the history of anthropology, especially regarding its founding fathers, have received radical criticism. Although this is written from the present or current context, it does not amount to an unreflective historical presentism, but intends to provide new starting points for this discipline in the face of the twenty-first century and of teaching in anthropology. The historiography of Mexican anthropology has paid scarce attention to the pre-Revolutionary periods and to the activity of the National Museum of Archaeology, History and Ethnology under the government of Porfirio Díaz. Rather, Manuel Gamio, with his Department of Archaeological and Ethnographic Studies (1917), is considered the founding father of scientific anthropology in the country. This essay intends to locate an episode of anthropology in the final years of the Diaz regime. The International School of American Archaeology and Ethnology was created then on the initiative of Franz Boas, with support from the Mexican and Prussian governments and from some U.S. institutions. The first head of the School was Eduard Georg Seler, an Americanist well-known in the central nations, and also a personal and professional friend of Boas’s. In 1911, together with his wife and some of his students, Seler set out on several archaeological expeditions for which, according to the School’s statutes, he received an authorization from the then Department of Inspection and Preservation of Archaeological Monuments. Thus, in March of that year, he visited Palenque, where he discovered mural paintings. Such discovery led to a conflict with Leopoldo Batres, the Inspector and Preserver of Archaeological Monuments. The conflict centered in the discovery and preservation of the paintings. From the horizon of the early twentieth century, this episode, unknown until now in the historiography of Mexican anthropology, highlights problems which still prevail in the current discussions regarding the ethics, policy, and the professional practice of the preservation and rescue of Mexico’s cultural patrimony.

Palabras clave / Keywords: patrimonio arqueológico, arqueología, pintura mural, monumentos arqueológicos

(LEER ARTÍCULO)

El comportamiento humano con su ambiente a la luz de las teorías biológicas de la evolución (Pág. 165-187)

Guillermo Foladori

Human behavior with his environment in the light of biological evolution theoriesrnrnThis paper demonstrates that the modern phenogenetic theory of evolution offers a fertile ground on which to establish the relation between biological and social sciences.rnrnThe paper criticizes hegemonic Neo-Darwinism, pointing out that its theoretical tools do not allow moving from the behavior of living beings as a whole to that of human beings in particular without “somersaults” that lead, unwittingly, to idealistic postures. These are apparent in Ultradarwinism, which explains human culture or its institutions in terms of the virtue, courage, boldness, willingness, and so forth of the victors. They can likewise be seen in the traditional dichotomy nature-culture, where the latter term arises from a biological evolution but, as soon as it does, is explained by its ideal expressions (shared mental construction, articulate language, symbology, and so on).rnrnWe argue that the rationale for such limitation lies in Neo-Darwinism’s contempt towards the role of the phenotype in evolution. For Neodarwinism, evolution is an almost exclusively genetic issue. In this paper we recall that, to formulate his theory on natural selection, Darwin himself was inspired on another form of evolutionary selection, the artificial one carried out by breeders. It is precisely this latter form that Homo sapiens has favored by subjecting all evolution, both wittingly and unwittingly, to his own destiny.rnrnThe core argument in the paper is that such artificial selection is possible inasmuch as man relates with his surroundings in an increasingly mediatic way, through things produced and stored. This modality is part of the phenotype’s activity in the transformation of the surroundings, which sets a kind of ecological inheritance for oncoming generations, and it may be traced to other living creatures, as the phenogenetical theory of evolution states. On the contrary, if evolution is considered as an exclusively genetic issue, there is no space for artificial selection.rnrnHowever, Homo sapiens presents a qualitative difference regarding the rest of living beings, since the manufactured things that increasingly interpose between the organism and its environment become accumulated throughout time, which involves a growing mediatization, a higher complexity and the possibility of a monopoly over them. Thus, the behavior of man towards his environment should be analyzed according to the varying control, dominion or availability of social classes over the means of production which are, ultimately, what makes it possible to manufacture the rest of things.

Palabras clave / Keywords: antropología, comportamiento humano, evolucionismo

(LEER ARTÍCULO)

La relación “genotipo-fenotipo” y su posible extrapolación al estudio del comportamiento y la cultura humana (Pág. 189-202)

Eugenio Andrade

La relación “genotipo-fenotipo” y su posible extrapolación al estudio del comportamiento y la cultura humana

Palabras clave / Keywords: genotipo, fenotipo, genotipo-fenotipo

(LEER ARTÍCULO)

A pyrrhic victory for phenogenetics: A world-encompassing artificial selection (Pág. 203-206)

Francis Dov Por

A pyrrhic victory for phenogenetics: A world-encompassing artificial selection

Palabras clave / Keywords: evolucionismo, genoma, ADN, selección artificial

(LEER ARTÍCULO)

Intérêt, doutes et questions (Pág. 2017-212)

Jean-Marc Drouin

Intérêt, doutes et questions

(LEER ARTÍCULO)

Is it worth to fit the social sciences in the same track as the study of biological evolution? (Pág. 213-218)

Armando Aranda-Anzaldo

Is it worth to fit the social sciences in the same track as the study of biological evolution?

Palabras clave / Keywords: evolucionismo, antropología, biología evolutiva

(LEER ARTÍCULO)

Genes, fenotipo y cultura. ¿Exclusión, interacción o integración? (Pág. 219-222)

Adrián Medina Liberty

Genes, fenotipo y cultura. ¿Exclusión, interacción o integración?

Palabras clave / Keywords: Genes, fenotipo, ADN, cultura

(LEER ARTÍCULO)

Respuesta a los comentarios al artículo El comportamiento humano con su ambiente a la luz de las teorías biológicas de la evolución (Pág. 223-228)

Guillermo Foladori

Respuesta a los comentarios al artículo El comportamiento humano con su ambiente a la luz de las teorías biológicas de la evolución

Palabras clave / Keywords: comportamiento humano, antropología, selección, filosofía de la biología

(LEER ARTÍCULO)

Sobre la aparición de los seres humanos modernos (Pág. 229-232)

Antonio Arnaiz-Villena

Sobre la aparición de los seres humanos modernos

Palabras clave / Keywords: antropología, selección, filosofía de la biología

(LEER ARTÍCULO)

La tercera margen. Crítica del conocimiento objetivo (Pág. 233-239)

Jorge Ruedas de la Serna

Palabras clave / Keywords: conocimiento objetivo

(LEER ARTÍCULO)




[if 11797]Portada del libro: Número 14. Ludus Vitalis[/if 11797]


VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

Gráfica en el Exilio: Josep Renau en el Periodo Mexicano

Imagen de la publicidad de la exposición "Gráfica en el Exilio".

Queremos agradecer mediante este texto, el inestimable esfuerzo de Carlos Renau que ha permitido la materialización de esta magnífica colección sobre la gráfica en el exilio de Josep Renau, la cual se ha podido disfrutar durante tres meses y medio en el excelente espacio artístico cedido por la Universidad Nacional Autónoma de México, la Casa del Lago UNAM. Del mismo modo, cabe señalar el esfuerzo de los Servicios Bibliotecarios del Centro Lombardo Toledano y la Mtra. Paola Uribe en la catalogación y recuperación histórica de las portadas diseñadas por Renau.

Esta exposición gráfica, ha servido para conocer mejor el trabajo del autor, quien es uno de los mayores referentes artísticos del exilio español en México. Tanto es así que su gráfica influyó notablemente en el arte de la época a nivel internacional, llegando a convertirse en el referente máximo en el diseño de cartel. Josep Renau revolucionó el modo de realizar la propaganda gráfica, fomentando la reproducción de carteles por offset de forma masiva (Carlos Renau). Pero no sólo eso, sino que su paso por México le permitió desarrollar un importante trabajo mural que le llevó a trabajar junto con David Alfaro Siqueiros. Entre otros de sus logros destacan la Dirección General de Bellas Artes en Valencia, la evacuación del Museo del Prado durante la Guerra Civil Española y la publicación de fotomontajes e ilustraciones para el semanario Eulenspiegel. Aquí se puede leer su biografía completa.

La victoria de la sublevación del general Francisco Franco y sus tropas contra el Gobierno electo de la II República —que dio origen a la Guerra Civil Española (1936 – 1939)— desplazó a un gran número de republicanos que se exiliaron en Francia y otros países. Más tarde una parte emigró a América Latina; México fue el principal país de acogida gracias a las gestiones del presidente Lázaro Cárdenas y las actividades diplomáticas de figuras como Luis I. Rodríguez, Gilberto Bosques, Isidro Fabela y Narciso Bassols, entre otros. (Marlene Fauthsch, 2019).

A continuación, ofrecemos una selección de las portadas de la Revista Futuro diseñadas por el autor y que han sido facilitadas para la exposición Gráfica en el Exilio: Josep Renau en el Periodo Mexicano

Artículo escrito por Josep Francesc Sanmartín Cava, en colaboración con los Servicios Bibliotecarios del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano.


Todos estos números están disponibles para su consulta de manera gratuita a través de nuestro repositorio y acudiendo a nuestra biblioteca de 9:00 a 18:00 h, de lunes a viernes.

Referencias Bibliográficas:

Fauthsch, M. (2019). Gráfica en el Exilio: Josep Renau en el Periodo mexicano. Cultura UNAM: México.

Renau, C. (2017). 110 aniversario de Josep Renau Berenguer, 1907-1982. Centro de Estudios Filosóficos Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano. Consultado: https://www.centrolombardo.edu.mx/110-aniversario-de-josep-renau-berenguer-1907-1982/

Sanmartín, J-F (2017). Portadas de Josep Renau Berenguer para la Revista Futuro. Centro de Estudios Filosóficos Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano. Consultado: https://www.centrolombardo.edu.mx/portadas-de-josep-renau-berenguer-para-la-revista-futuro/

El camino del héroe en las series (podcast)

Imagen de la serie Juego de Tronos

Para escuchar el podcast hay que reproducir el player de ivoox que se encuentra en la parte superior a este texto (dar play).

Participantes: Jacinto Choza (Catedrático emérito de Antropología Filosófica dela Universidad de Sevilla), Luis Manuel Sanmartín (Doctorando en antropología de los movimientos sociales por la Universidad de Barcelona) y Alvaro Pla Hernández (analista político y articulista). Conduce Josep Sanmartín (comunicador, conductor y director del programa).

Un año más, tenemos la oportunidad de continuar con el proyecto de investigación “La Mitología en la Narrativa Audiovisual”, que ahora  vamos a dedicar a las series televisivas, profundizando en los temas de la temporada pasada sobre la mitología en la narrativa audiovisual. En este sentido, este primer podcast, lo dedicaremos al “camino del héroe”, al monomito. Y, aunque ya sabemos, por los podcasts de la primera temporada, que el “camino del héroe” de Joseph Campbell no es infalible —que incluso quizás es posible que requiera una muy ligera aportación en relación al héroe de hoy en día— su obra El héroe de la mil caras (1949) sigue siendo el libro de cabecera de aquellos que nos interesamos por la configuración de los relatos y los mitos. De hecho, aunque el mismo Campbell señalaba que su estudio no se podía aplicar de manera categórica a la totalidad de los relatos, es innegable que difícilmente pueda construirse un relato con un principio, desarrollo y final, que no se reconozca en los arquetipos, en el progreso del héroe y en los distintos umbrales de la aventura identificados por el autor.

Como veremos en esta nueva temporada, las series ofrecen la oportunidad de profundizar en el monomito, en el héroe en las series, con propuestas que son hasta cierto punto innovadoras y que difieren del cine en algunos aspectos. Un ejemplo paradigmático del héroe contemporáneo lo podemos encontrar en las creaciones de David Simon, con series tan importantes como The Wire (2002 – 2008), Treme (2010 – 2013), Show Me a Hero (2015) o The Corner (2000). En estas series no sólo se ofrece una historia, sino todo un contexto que permite comprender la complejidad de la realidad humana. Y es en esa complejidad, precisamente, donde se desarrolla el “camino del héroe”, el monomito; con características propias, hasta cierto punto, del formato.

Para ser justos, lo primero que se tendría que decir es que las series, desde principios de los 90, han sufrido una cinematografización. Esto es, se han apropiado de lo mejor del cine y lo han ampliado con el tiempo. Y, aprovechando esta ventaja temporal, han abordado los temas con mayor profundidad y diversidad de personajes, planteamientos y reflexiones. Hay muchos ejemplos que cumplen con estas características: House of Cards (2013 – 2018), Vikings (2013 – 2020), Mad Men (2007 – 2015), Deadwood (2004-2006), Band of Brothers (2001), True Detective (2014 – 2019), Roma (2005 – 2007), Mr. Robot (2005 – 2009) o Breaking Bad (2008 – 2013).

Otros podcasts del Proyecto de Investigación La Mitología en la Narrativa Audiovisual.


Imagen de Juego de Tronos (2011-2019) distribuida y albergada por BagoGames.

Música del programa: You & Me de Borrtex

The Wire: mito, consumismo y nuevos pobres. Heroicidad y arquetipos.

1. INTRODUCCIÓN

En este mismo proyecto de investigación, se han publicado diversos podcasts y entradas sobre la heroicidad de la persona normal frente a la acostumbrada representación del héroe de ficción. En ningún caso hemos pretendido valorar una forma de heroísmo por encima de otras, sino complementar una visión de la heroicidad más reciente. La razón estriba, en que habitualmente —y tal como explica Bauman— el heroísmo sigue entendiéndose desde lo ‹‹extraordinario››, ‹‹notable›› e ‹‹increíble››, y por tanto el título ‹‹sólo tiene sentido como privilegio ofrecido a unos cuantos escogidos›› (Bauman, 2017b: 127). Además, a esto se une el hecho de que el heroísmo en general suele estar representado por un individuo determinado, o como mucho por él y sus allegados. A diferencia del héroe , el común de las personas que deben ser salvadas suele estar representado como un ente pasivo e incapaz de cualquier forma de heroísmo. Cuestión que, en el curso de este Proyecto de Investigación, hemos señalado que no se ajusta de manera exacta a la realidad social de nuestros tiempos, y es probable que tampoco a una realidad histórica en un sentido pleno.

Es importante señalar —como hemos reiterado en este Proyecto de Investigación— que es imposible abordar la mitología sin tener en cuenta su contexto histórico. No hay duda de que la mitología ha sido fundamental en el desarrollo de la humanidad, ofreciendo una guía moral y espiritual que ha propiciado, junto a otras cuestiones culturales y evolutivas, la aparición de un orden social. Tal como explica Choza (2018: 19-25), el desarrollo del pensamiento mitológico, religioso y político desde el paleolítico sucede de manera natural en un ambiente en el que lo normal es lo sagrado. Sólo a partir del calcolítico comienzan a producirse ciertos procesos de secularización en la sociedad (Choza, 2018: 38-47). Esto quiere decir que el desarrollo de los mitos se ha dado durante la mayor parte de la historia de la humanidad en un ambiente sacro, con un orden social cada vez más estructurado. Que esto al menos ha sido así, en mayor o menor medida, hasta la llegada de la Ilustración. Por tanto, el mito hunde sus raíces en la historia que configura la realidad humana de manera natural.

Por esta razón, este artículo ni critica la mitología en sí, ni la visión del héroe que ésta suscita en general. En todo caso, lo que pretende es aportar a este ámbito de conocimiento lo novedoso que pudiera haber en los relatos contemporáneos, a sabiendas de que el tiempo dirá si finalmente se integra en el mito y de qué modo (Eliade, 2008: 49-48).

Lester Freamon The Wire
El arquetipo del héroe solitario, que sólo busca justicia y ser dueño de su destino, tiene sus referencias en el llanero solitario, el rōnin, el justiciero al estilo Mad Max y en policías como Lester Freamon. The Wire (2002-2008), HBO. (Infografía)

2. DAVID SIMON

Los héroes de Simon

David Simon se encuentra entre esos pocos autores que se han atrevido a plantear relatos en relación con los temas previamente introducidos. Lo hace, precisamente, mostrando personas “normales” que se enfrentan de manera heroica a hechos ‹‹fuera de lo común››. Personajes que, pudiendo ser cualquiera de nosotros, no se dejan llevar por las disciplinas y los valores estéticos de las sociedades de consumo, actuando conforme a su compromiso moral.

Otra diferencia fundamental entre los héroes de Simon y los más representativos del monomito, es que no les espera una recompensa al final de la ‹‹aventura del héroe›› (Campbell, 1959: 218-222). Muy al contrario, lo que les espera es castigo y ostracismo.

Es así como el autor nos presenta héroes que no buscan la recompensa de lo divino, del poder o de la riqueza propia de la mitología clásica; ni siquiera del valor más humilde que significaría la libertad para ser dueños de su destino rechazando todo lo demás. Muy al contrario, este tipo de heroísmo adquiere características del realismo más puro, para ofrecernos un espejo donde se reconoce fácilmente la sociedad.

The Wire

La obra más famosa de David Simon ha sido la serie The Wire, de cuyas cinco temporadas ha sido productor ejecutivo y guionista. Pero The Wire no es una excepción en la producción Simon en lo que se refiere a los temas abordados en la serie. Antes que The Wire, David Simon produjo la serie Homicidios (1996-1999) y The Corner (2000); y tras The Wire, produjo Treme (2010-2013) y Show me a Hero (2015). Todas estas series, analizan desde diversas perspectivas las cuestiones propias de los contextos sociales que han entrado en decadencia conforme avanzan las sociedades del consumo. En todas estas producciones, el autor retrata el heroísmo desde una perspectiva que difiere del relato tradicional del héroe.

3. EL CONTEXTO DE THE WIRE

Baltimore

La acción de la serie sucede en Baltimore, una gran ciudad del estado de Maryland entre Washington y Nueva York. Esta ciudad portuaria, sirve para representar la realidad de lugares que vivieron tiempos mejores bajo una economía productiva, que, con la emergencia y dominio de la economía financiera y especulativa, se han convertido en espacios proclives a la exclusión, la pobreza y la criminalidad.

The Wire retrata así los problemas de la posmodernidad de una manera global. Esto es, tras los fracasos socioeconómicos de las grandes urbes que en el pasado fueron un ejemplo de progreso, los sueños de prosperidad económica y social teorizados por el racionalismo, se convirtieron en pesadillas. Al menos, esto es lo que sucede en buena parte de las ciudades que alguna vez tuvieron una industria productiva —el caso de Detroit es paradigmático— y en concreto en los tipos de barrio retratados por David Simon.

Sociedades de control/sociedades de consumo

En términos generales, Baltimore representa el devenir de las denominadas ‹‹sociedades de control›› (Deleuze, 1991) que han evolucionado en simbiosis con las sociedades del consumo. Es en este escenario donde se desenvuelven los personajes de la serie, que en definitiva tienen pocas alternativas en lo que se refiere a cambiar su modo de existencia. Pues, como veremos, sus capacidades sociales en términos de ‹‹elección››, están determinadas por los espacios urbanos, laborales y políticos donde se desenvuelven sus vidas.

Ervin H. Burrell es un personaje de la serie The Wire de HBO, interpretado por Frankie Faison
Ervin H. Burrell es un personaje de la serie The Wire de HBO, interpretado por Frankie Faison (Infografía)

En definitiva, David Simon muestra, por un lado, las estructuras urbanas que determinan la realidad existencial de sus habitantes; y por otro, las disciplinas que constriñen a la sociedad, imponiendo una normatividad que pervierte el libre albedrío necesario para el progreso social. Como recuerdan constantemente personajes como Burrell y Rawls en la serie: hay una cadena de mando; Carcetti: una línea política acorde a unos presupuestos; los narcotraficantes: unos barrios enfrentados.

En definitiva, el contexto de The Wire es el de la constricción más absoluta, donde incluso los espacios urbanos estratifican sobre el plano a ricos y pobres; estableciendo, de este modo, diversos modos de control sobre la sociedad. Sin embargo, este control, como vemos en la serie, tiene sus límites.

La estética policial en The Wire

En la serie, asistimos a un tipo de “control social” ejercido por la policía que no nos es ajeno, que se resume en una escenificación violenta que se dice en defensa de la seguridad ciudadana. Este tipo de trabajo permite mejorar las estadísticas y la imagen de la policía, aunque sin conseguir ningún avance significativo en la seguridad. Es un desempeño superficial que no necesita de gran profesionalidad. Lo puede hacer cualquiera. Tampoco requiere una gran inversión de recursos económicos y humanos, ni que la policía se integre en la vida de los barrios para comprender sus problemáticas y así garantizar la seguridad de sus habitantes.

Esta clase de desempeño policial, convierte los barrios marginales en espacios de control para sus habitantes, donde todos parecen culpables, como si hubieran elegido la marginalidad por voluntad propia, auto-excluyéndose de las virtudes de las sociedades de consumo (Bauman, 2017a: 110). Es así como el fracaso no se presenta como una consecuencia de una sociedad en crisis, sino como algo que entraña una ‹‹elección›› particular. El fracasado —el excluido— lo es porque quiere y, por esta misma razón, se constituye en una amenaza para el orden social constituido.

En suma, la escenificación violenta y excesiva de la policía cumple dos funciones políticas. Por un lado, sirve para publicitar de manera muy estética el desempeño policial y político en la lucha contra la criminalidad. Y, por otro, avisa de lo que le espera a aquel que fracase en las sociedades de consumo.

La creciente multiplicación de comportamientos delictivos no es un obstáculo en el camino hacia una sociedad consumista desarrollada y que no deja resquicios. Por el contrario: es su prerrequisito y acompañamiento natural. (Bauman, 2017a: 117)

Las calles de Baltimore en The Wire
Las calles de Baltimore en The Wire (Infografía)

Es por esta razón que, uno de los espacios escénicos por excelencia en The Wire es la calle; y más propiamente, las calles de los barrios marginales.

El trabajo policial en The Wire

Como espectadores, también asistimos a un trabajo policial mucho más “efectivo”, dedicado a combatir crímenes mayores, que tiene resultados decisivos en el “control de la criminalidad”. Sin embargo, es aquí donde los investigadores deben enfrentarse a los límites extraordinarios que impone la cadena de mando, sujeta al poder político. Este es un aspecto fundamental que vertebra el desarrollo narrativo de la serie, retratando los obstáculos que la jerarquía impone a quienes se implican verdaderamente en el desempeño de su cargo. No es sólo con malhechores con quienes se enfrenta la policía, sino con políticos que a menudo actúan en connivencia consciente e inconsciente con la criminalidad, sometiendo a toda la cadena de mando a sus intereses de campaña electoral.

Vertederos y desechos humanos en The Wire

En su mayoría, los espacios por los que transitan gran parte de los protagonistas no van más allá de unos barrios concretos, tal como reconoce el mismo D’Angelo. Obviamente, estos son los espacios de contención, los ‹‹vertederos›› diseñados para los ‹‹residuos humanos›› (Bauman, 2017b: 55). Es aquí donde la sociedad del consumo arrastra a todo ‹‹consumidor fallido››, ya se trate de delincuentes, drogadictos, pobres o personas que simplemente han quedado atrapadas en la decadencia de los barrios dedicados a tal fin.

Gracias a la serie podemos conocer los dramas en los hogares de madres y abuelas, de niños inocentes atrapados por las circunstancias, de jóvenes abocados a la delincuencia. Pero estos espacios condenados a ser vertederos, también son espacios para la vida. Un barrio como Hamsterdam, retratado en la serie, nos muestra como una de las pocas residentes se niega a abandonar el hogar en el que ha vivido siempre. Y tal como explica este personaje: había sido uno de los mejores lugares para vivir en el pasado. Lamentablemente, ésta es una circunstancia creciente en nuestro tiempo a causa de los procesos de gentrificación y especulación que sufren hoy la mayoría de las ciudades.

Imagen de D'Angelo Barksdale
D’Angelo Barksdale, sobrino del capo de la droga Avon Barksdale, representa a quien no le queda más remedio que continuar con la criminalidad, como forma de vida instaurada de manera familiar, a pesar de ser un personaje inteligente y con sentido moral. The Wire (2002-2008), HBO.

Lo relevante de esta escena, que resume la trama argumental de otra gran serie de David Simon: Show me a hero (2015), es la razón por la cual hay personas que se ven obligadas a ‹‹sumergirse en la clase marginada›› (Bauman, 2017a: 110). En este contexto, la residente tiene la opción de elegir irse a vivir a otro lugar, pero decide quedarse por una cuestión personal: porque ésa es la casa donde ha vivido toda su vida y es lo que da sentido a su existencia. No es porque desee ser una marginada. Sin embargo, las sociedades de consumo no lo ven así.

La integración de la criminalidad en la forma de vida del barrio, como si se tratara de algo elegido por sus habitantes

En cuanto a relato, se suelen retratar los distritos marginales de las grandes ciudades desde una perspectiva que integra, en gran medida, la criminalidad en la forma de vida del barrio, como si se tratara de algo elegido por sus habitantes. Y ésa es la justificación que permite el abandono de los deberes sociales y el cumplimiento de los derechos civiles. Pero como se puede ver en la serie, la realidad de la mayoría de sus habitantes es la propia de una clase trabajadora empobrecida y/o desposeída, que se ve obligada a convivir con la drogadicción, la miseria y toda forma de exclusión.

Es cierto, sin embargo, que debido a la situación de emergencia que atraviesan los habitantes de estos barrios convertidos en vertederos, muchos se ven obligados a tolerar, e incluso participar en la criminalidad. A este respecto, cabe destacar la segunda temporada de la serie, dedicada al tráfico de drogas que sucede en el puerto de Baltimore, en connivencia con el sindicato de estibadores y la corrupción política. Un ejemplo de la crisis de la ‹‹ética de trabajo›› frente a las sociedades de consumo que a continuación analizaremos.

4. LA ÉTICA DEL TRABAJO FRENTE A LA LA SOCIEDAD DEL CONSUMO

Una de las cuestiones más paradójicas y geniales de The Wire, es que en la serie se enfrentan dos modelos económicos de entender la vida, uno dominante y otro en retroceso.

Por un lado, tenemos la supuesta capacidad económica que propicia la sociedad del consumo, que a su vez permite a sus miembros elegir libremente el tipo de vida que desean llevar, como por ejemplo, dedicando su labor a la seguridad pública, a la comunicación o a la educación.

Se nos dice además, que bajo este paradigma las personas tienen mayor capacidad de libertad a la hora de desarrollar su vida, que si es suficiente el desempeño “emprendedor”, inevitablemente llevará al éxito; y si no, se puede probar otra cosa. Ésa es la diferencia entre ser miembro de ‹‹una comunidad de productores con trabajo para todos›› o serlo de ‹‹una sociedad de consumidores cuyos proyectos de vida se construyen sobre las opciones de consumo y no sobre el trabajo›› (Bauman, 2017a: 11). En síntesis, ésta es la diferencia existencial entre el trabajo basado en la ‹‹ética del trabajo›› y el trabajo propio de las ‹‹sociedades de consumo››.

Si la vida premoderna era una escenificación cotidiana de la infinita duración de todo excepto de la vida mortal, la líquida vida moderna es una escenificación cotidiana de la transitoriedad universal. (Bauman, 2017b: 126)

La ética del trabajo

En el libro Trabajo, consumismo y nuevos pobres, Bauman explica cómo la idea de la ética del trabajo, difundida a partir de la Primera Revolución Industrial, se incentivó para que las personas rechazaran sus propios deseos profesionales, para así integrarse en el poco estimulante trabajo de las fábricas. Lo que se defendía entonces, era que tal sacrificio era por un bien mayor, por el bien de la humanidad. Estamos claro está, ante la aplicación práctica de las ideas de la modernidad en manos de los poderes económicos. Esto permite prever lo que realmente se perseguía:

En la práctica, la cruzada ética del trabajo era la batalla por imponer el control y la subordinación. Se trataba de una lucha por el poder en todo, salvo en el nombre; una batalla para obligar a los trabajadores a aceptar, en homenaje a la ética y la nobleza del trabajo, una vida que ni era noble ni se ajustaba sus principios de moral. (Bauman, 2017a: 21)

Lo bien cierto, es que la ética del trabajo con el tiempo daría como resultado al Estado Benefactor. El motivo era simple: los industriales necesitaban obreros capacitados para trabajar, y si el Estado se hacía cargo de tal responsabilidad, a ellos sólo les quedaba echar mano de estos cuando los necesitaran sin preocuparse de nada más. Con el Estado Benefactor se logró, finalmente y tras diversos experimentos socio-laborales, que el obrero asimilara la ética del trabajo a cambio de seguridad en sus vidas ante el desempleo y la exclusión. Por tanto, el Estado Benefactor, en sí, fue la solución que sirvió para que los dueños de los medios de producción pudieran disponer de obreros cualificados. Para ser más claros, la seguridad del obrero propiciada por el Estado Benefactor garantizaba a los industriales una mano de obra cualificada que se esforzaba bajo la filosofía de la ‹‹ética del trabajo›› (Bauman, 2017a: 73-81).

El capital y el Estado Benefactor

Actualmente, y a tenor de lo que difunden los principales medios, parecería que el Estado Benefactor es una idea marxista, y que por tanto ésta debe rechazarse de plano por aquellos que simpatizan con el capitalismo en mayor o menor grado. Sin embargo, un análisis histórico muestra que el origen del Estado Benefactor tiene que ver con el capital en un alto grado. Otra cosa es que hoy en día, al capital le convenga otro paradigma económico y que, por tanto, desee propagar a través de sus medios ideas que les beneficien, aunque sean contrarias a los intereses obreros.

Por engorrosos que resultaran desde el punto de vista impositivo, los servicios de bienestar publico administrados por el estado representaban, para las empresas, una buena inversión: cada vez que una compañía deseara expandirse iba a requerir, necesariamente, mano de obra adicional; y para eso tenía, siempre disponibles, a los beneficiarios del Estado Benefactor. Ahora, sin embargo —cuando los negocios se miden por el valor de sus acciones y dividendos antes que por el volumen de su producción—, la función de la mano de obra es cada vez menor en el proceso productivo mientras aumenta, al mismo tiempo, la libertad de las empresas en sus emprendimientos multinacionales. Ahora, invertir en las prestaciones del Estado benefactor ya no parece tan lucrativo; los mismos efectos, y mejores, pueden obtenerse a costos mas bajos. Las “facilidades” logradas en lugares distantes —sin mayor dificultad y bajo los auspicios de gobiernos poco exigentes— rinden mejores dividendos. Estos nuevos negocios brindan oportunidades sin responsabilidades; y, frente a condiciones tan buenas desde el punto de vista económico, son pocos los empresarios sensatos que, presionados por las duras exigencias de la competencia, insisten en seguir cumpliendo con su responsabilidad frente a sus trabajadores. (Bauman, 2017a: 84-85).

En este nuevo paradigma, en la globalización económica, ya no se necesita pues una reserva de obreros cualificados, lo que abre las puertas al desmantelamiento de la economía productiva, por una especulativa y extractiva.

La ética del trabajo en The Wire

Imagen de los chavales en The Wire
En esta imagen, se retrata a las nuevas generaciones que se ven obligadas a sumergirse en la marginalidad, no por elección sino por el su lugar de nacimiento. Apenas Namond Brice, el joven que permanece de pié con gorro azul claro, tendrá la oportunidad de abandonar las calles. El resto y cada uno de ellos encarnarán distintas realidades de la marginalidad. The Wire (2002-2008), HBO.

Paradójicamente, en un tiempo en el que todos los economistas parecen empeñados en difundir la idea del emprendimiento, de crear un valor sobre el que especular y venderlo en su mejor momento, en el que la virtud del trabajador está en su movilidad y su capacidad de adaptación a las distintas necesidades de mercado, un grupo de personas muy concreto se empecina en la arcaica ‹‹ética del trabajo›› con sorprendentes resultados. Obviamente, este grupo de personas en The Wire esta representado, principalmente, por los narcotraficantes.

El grupo criminal como ‘Benefactor’

Curiosamente, este colectivo responde al ideal de la ‹‹ética del trabajo››. Integrados en una red criminal desde jóvenes, no parece que tengan mayor elección que la de ‘subir’ a base de esfuerzo, aprendiendo el oficio, progresando desde abajo, eso sí, sometidos a la férrea disciplina impuesta por la mafia. A cambio, a la persona se le da seguridad económica y, dependiendo de la capacidad del grupo criminal en el que se integre, defensa legal y un ingreso continuo para él y su familia aunque acabe muerto o en la cárcel. De alguna manera, el grupo criminal ofrece la seguridad del Estado Benefactor a sus integrantes a cambio de su trabajo, lealtad y sumisión.

A partir de lo dicho creo que se puede concluir que el Estado Benefactor, aunque esté encarnado por una entidad criminal, sigue ofreciéndose como una oportunidad para aquellos que han sido arrojados al ‹‹vertedero humano›› y que no disponen de capacidad de elección. De hecho, una de las premisas del Estado Benefactor es que cualquiera podía integrarse a la reserva de obreros siempre disponibles para las necesidades fabriles (Bauman, 2017a: 73-76).

Sin embargo, tal como explica Bauman en Vidas Desperdiciadas, existe una población creciente que está excluida, desechada, que nunca o difícilmente va a poder reintegrarse al mercado laboral, simplemente porque ya no es necesaria. En un momento en el que se está desmantelando el Estado Benefactor, ni siquiera hay posibilidades reales de formarse y encontrar cierta seguridad para un creciente número de gente excluida. Estas personas han sido marginadas a los guetos que existen en todas las ciudades, a los vertederos humanos destinados al abandono y olvido de quienes perjudican la ‹‹estética del consumo›› (Bauman, 2017b: 85-122).

Es esta situación la que empuja a muchas personas a la criminalidad y a someterse a un tipo de vida que la mayoría de ellos no habrían elegido. Lo sorprendente en The Wire es que la mayoría de ellos, los que se dedican principalmente al narcomenudeo, arriesgan sus vidas, sus cuerpos y su libertad por un poco de sustento, nada más. Es el caso de Wallace, por ejemplo. Es así como se aprecia mejor la tragedia de una población que encuentra mayores posibilidades de sustento bajo el amparo de un grupo criminal que bajo el Estado.

Resumiendo, el modelo de la ‹‹ética del trabajo›› que se encuentra presente en la estructura organizativa y filosófica del narcotráfico, tal como se aprecia en The Wire, sirve para encarnar de manera simbólica la ‹‹ética del trabajo›› fabril, en la que, en realidad, la persona estaba sujeta a una jerarquía disciplinaria. La obediencia al ‘de arriba’ en la estructura mafiosa es también aquí la clave de tener sustento y seguridad; nace, pues, del miedo a perder ambas cosas. En este sentido, este proceso no difiere tanto del miedo infundido por las sociedades de consumo.

En definitiva, para los ‹‹individuos declassés›› de nuestro tiempo, se puede llegar a entender que la criminalidad sea una elección atractiva, o quizás la única, frente a un mercado laboral cada vez más cerrado y paupérrimo (Bauman, 2017b: 59).

La sociedad del consumo en The Wire

Una de las características notables de las sociedades de consumo es la libertad de elección:

La libertad de elección es la vara que mide la estratificación en la sociedad de consumo. Es, también, el marco en que sus miembros, los consumidores, inscriben las aspiraciones de su vida: un marco que dirige los esfuerzos hacia la propia superación y define el ideal de una “buena vida”. Cuanta mayor sea la libertad de elección y, sobre todo, cuanto más se la pueda ejercer sin restricciones, mayor será el lugar que se ocupe en la escala social, mayor el respeto público y la autoestima que puedan esperarse: más se acercará el consumidor al ideal de la “buena vida”. La riqueza y el nivel de ingresos son importantes, desde luego; sin ellos, la elección se verá limitada o directamente vedada. (Bauman, 2017a: 54)

Lo que se persigue en las sociedades de consumo, por tanto, es tener una capacidad de elección superior a la de los demás. Y se dice que para tal caso, el esfuerzo es la clave. Ahora bien, no es lo mismo esforzarse siendo banquero, que siendo cooperante de una ONG, aunque el primero pueda dedicarse a desahuciar a personas caídas en desgracia y la segunda a ayudarlas. Ni es lo mismo ser un jefe de policía como Burrell, alineado con la corrupción, que ser el investigador que lucha contra ésta.

Es en este contexto en el que la libertad de elección produce asimetrías sociales que subvierten la democracia. En otras palabras, si la sociedad de consumo privilegia a quienes tienen mayor libertad de elección, deja de haber igualdad. Y si no hay igualdad en la libertad de elección, entonces tampoco hay libertad. Y, si se trata de competir para ser más libres que los demás, entonces tampoco hay fraternidad. Peor aún: si resulta que aquellos que luchan por un mundo más justo, tienen menor libertad de elección que los que no, entonces, la ley y la soberanía dejan de estar en manos de quienes creen en una democracia real y se esfuerzan por ella. En esas circunstancias las leyes se convierten en meros recursos al servicio de intereses particulares y no del bien público:

En fin cuando el Estado, cercano a su ruina, subsiste solamente por una forma ilusoria y vana, cuando el vínculo social se rompe en todos los corazones, cuando el más vil interés se adorna con descaro con el nombre sagrado del bien público, la voluntad general enmudece entonces; guiados todos por motivos secretos, no opinan ya como ciudadanos, sino como si jamás hubiese existido el Estado; y se hacen pasar falsamente con el nombre de leyes los inicuos decretos, que sólo tienen por fin el interés particular. (Rousseau, s. f., pp. 142-143)

La libertad de elección no está garantizada por la calidad del trabajo realizado

La serie The Wire no hace concesiones a este respecto. La libertad de elección no está garantizada por la calidad del trabajo realizado, por el esfuerzo, y menos aún por “emprender iniciativas” que escapen al control jerárquico. La libertad de elección sólo se verá recompensada en el caso de que favorezca la capacidad de elección de las instancias superiores. Si un trabajo beneficia al interés general, pero perjudica al interés particular de aquellos que tienen mayor poder de decisión, entonces no habrá recompensa alguna, sino castigo. Así le sucede, en mayor o menor grado, a la mayoría de los policías que en la serie arriesgan su propia integridad física y moral por una idea de justicia. Es el caso de Daniels, McNulty, Freamon y Colvin.

Imagen de Daniel y MacNulty
Daniels, a la izquierda, representa al policía que respeta la cadena de mando; McNulty, a la derecha, representa la insubordinación. Ninguno de los dos se librará del castigo al suponer una amenaza para la jerarquía de castas. The Wire (2002-2008), HBO.

Una paradoja

Lo paradójico aquí es que los inspectores de policía se ajustan a lo que podría entenderse como una auténtica ‹‹ética del trabajo››, pero ya no entendida desde una lógica fabril, sino desde la moral. Mientras que la ‹‹ética del trabajo›› industrial lo que buscaba en realidad era la sumisión más absoluta del trabajador, una moralmente estricta ética del trabajo defenderá el trabajo bien hecho —la honradez en su ejecución— aunque ello encierre revelarse ante cualquier disciplina o intromisión injusta de instancias jerárquicamente superiores.

Se genera así una situación paradójica en la que policías honrados que realizan su trabajo de manera éticamente irreprochable son objeto de castigo por eso mismo, al verse moralmente obligados a revelarse contra las órdenes arbitrarias de la cadena de mando, supeditada al poder político.

Pero la auténtica “traición” que en realidad cometen los inspectores es contra el espíritu mismo de las sociedades de consumo. Al actuar de manera estrictamente moral, debilitan su “capacidad de elección” en un entorno de consumo, poniendo en riesgo sus carreras y su futuro, arriesgándose a convertirse en residuos humanos condenados al vertedero. De algún modo, con esta acción, los inspectores se alinean con la marginalidad, algo que justifica su despido y posible exclusión social.

Todo lo que suponga una restricción, incluida la moral, no permite progresar.

En resumen, conforme la libertad de elección y, sobre todo, su ejercicio sin restricciones sean mayores, mayor será el lugar que se ocupe en la escala social. Por tanto, todo lo que suponga una restricción, incluida la moral, no permite progresar. En consecuencia una policía de moral estricta no sirve para las sociedades de consumo; para ellas sólo es adecuada una policía al servicio de la política y de los intereses de mercado.

En el primer caso, quienes terminan excluidos y desterrados son los que “alteran el orden”; en el segundo, los que “no se adecuan a la norma”, Pero, en ambos casos, se culpa a los excluidos de su propia exclusión (…). A través de sus acciones, señaladas como motivo de exclusión —acciones incorrectas— , los excluidos “eligen” su propia desgracia; son, en el proceso, sus propios agentes. Quedar excluido aparece como el resultado de un suicidio social; no de una ejecución por parte del resto de la sociedad. (Bauman, 2017a: 132)

Lo interesante con la condena y exclusión de los inspectores que se revelan moralmente, más allá de estar a favor o en contra de sus acciones, es que su justificación sólo puede legitimarse por un orden jerárquico que se vale de la ley. Por tanto, existe una contradicción en la ‹‹capacidad de elección›› de las sociedades de consumo, como también la hay en ‹‹la ética del trabajo››. Y ésta se produce en la cesión moral que el trabajador concede a la estructura de poder, aunque ésta sea conforme a la ley. Si una persona transfiere su voluntad a otro como garantía de su propio progreso, entonces, no se puede hablar ni de ‹‹ética del trabajo›› ni de ‹‹capacidad de elección››. Podemos hablar, en todo caso, de transacciones con retribuciones socioeconómicas en lo que se refiere a un entorno laboral jerarquizado definido por la ley. Dicho de otro modo, la ‹‹ética del trabajo›› será la que requieran los dueños de los medios de producción y los legisladores, y la ‹‹capacidad de elección›› será recompensada en la medida que el trabajador se someta y produzca beneficios.

5. EL HEROÍSMO EN THE WIRE

A tenor de lo dicho, se podría decir que el “buen hacer” no tiene que ver ni con la ‹‹ética del trabajo›› fabril ni con la ‹‹capacidad de elección›› de las sociedades de consumo. Que estos eslóganes sólo responden a las necesidades de los diseños socioeconómicos en cuestión (Bauman, 2017b: 39). Y que, por tanto, pueden ser sustituidos por otros lemas según sea quién detente la soberanía[A] y el diseño que se desee instaurar. Estas frases publicitarias que intentan cargarse de valor moral y/o libertario, recordando el propio camino del héroe, son sencillamente propaganda. No quiero decir con esto que el trabajo no pueda ser virtuoso y heroico, sino que es, en gran medida, responsabilidad del trabajador, en tanto que al empleador-especulador sólo le interesa, en términos generales y con las excepciones de rigor, la acumulación de capital.

Del monomito a las sociedades de consumo

Imagen de Bunk en The Wire
Bunk es la personificación del policía con código y sentido moral, siempre en defensa de la dedicación virtuosa del “trabajo policial”. Nada de eso le servirá para librarse de las disciplinas, la corrupción y negligencia que impone la política de recortes. The Wire (2002-2008), HBO.

No parece, en principio, que el heroísmo tenga que ver con someterse a lo que se desee de uno. No existe, que se sepa, un héroe que haya conseguido triunfar en su aventura subordinándose, aunque sea al simple devenir de la existencia. Es necesario abandonar la seguridad de lo conocido para atravesar los distintos umbrales de la aventura, entre los que destaca el primer umbral: la llamada a la aventura (Campbell, 1959: 35-44). Un ejemplo paradigmático de esta cuestión en The Wire es que incluso Bunk, el perfecto policía, tiene que saltarse su propio código, su umbral más extraordinario, para conseguir un análisis de pruebas y actuar en justicia. También lo es el ejemplo de Cedric, que prefiere renunciar antes que corromperse, rechazando la seguridad de un ascenso con todo lo que ello implica.

Las series siguen alimentándose de los arquetipos heroicos prácticamente en su totalidad

Pero adentrándonos en el mito y teniendo en cuenta los arquetipos del héroe que Joseph Campbell identifica en El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito (1959), tampoco parece que la descripción del mismo se pueda aplicar de manera categórica a la totalidad de los héroes contemporáneos. Esto significa que, aún partiendo de la base de que los relatos en las series siguen alimentándose de los arquetipos heroicos prácticamente en su totalidad, no todo el heroísmo contemporáneo forma parte del mito en términos generales. Sin embargo, es importante señalar la relevancia cultural que estos relatos tienen para comprender nuestra sociedad aquí y ahora, para comprender las contradicciones a las que nos enfrentamos en cuanto a relatos, mito y realidad.

El héroe mitológico y lo sagrado

Desde un punto de vista histórico, el héroe mitológico está directamente relacionado con lo sagrado, ajustándose en gran medida a los arquetipos del monomito (Varela, Sanmartín-Cava, Herrero, Sanmartín, & Monterde, 2018). De ahí que un héroe secular resultara difícil de entender en momentos de la historia en los que lo sagrado configuraba el pensamiento de la humanidad, en los que todo estaba íntimamente ligado al pensamiento religioso y mitológico. Lo que implica que, por lo menos hasta finales de la Edad Media, prácticamente cualquier héroe, con sus acciones, estaba sirviendo a lo sagrado de alguna manera. Incluso su misma persona era una encarnación de lo sacro.

El héroe de hoy en día

Hoy en día, el héroe es mayormente secular. Sin embargo, a nivel simbólico y tal como explica Bauman, el heroísmo sigue entendiéndose desde lo ‹‹extraordinario››, ‹‹notable›› e ‹‹increíble››, y por tanto ‹‹dicho título sólo tiene sentido como privilegio ofrecido a unos cuantos escogidos›› (Bauman, 2017b: 127). De alguna manera, los arquetipos trascendentales, aunque sea de manera simbólica, permanecen vigentes en la concepción actual del heroísmo.

Esto en sí podría estar produciendo una contradicción entre la concepción del heroísmo y la concepción de la humanidad a partir de la modernidad. Me explico, si bien la Ilustración pone la atención en lo humano enarbolando la idea de igualdad; los relatos, en su mayoría, siguen sustentando la idea del heroísmo tal como la expone Bauman; o sea, desde la desigualdad.

Tanto es así que en la gran mayoría de los relatos, a nivel simbólico, el héroe por antonomasia es excepcional; y en el caso de que no lo sea en su origen, lo será durante y al final del camino, siendo recompensado con riquezas, con más poder, con lo divino o con el reconocimiento de los demás (Monterde, Sanmartín-Cava, Sanmartín, & Terrones, 2018). Como mínimo, esperamos como espectadores, que el héroe sea recompensado con algo deseado por toda persona: ser dueño de su destino [B]. Esta última concepción englobaría a la totalidad de los héroes, desde los que llegan a reyes hasta los que rechazan todo privilegio que no consista en ser fieles a sí mismos.

Es importante hacer aquí una matización respecto del heroísmo que estamos tratando. Si bien el héroe, desde inicios de la mitología, siempre ha luchado por lo que creía, por encima de su seguridad personal y sin esperar recompensa alguna, los relatos —en un sentido histórico— suelen premiar al héroe al final de su camino, o como mínimo no lo castigan. Es ahí donde las series actuales —y otro tipo de formas de expresión— presentan diferencias claras. Un ejemplo paradigmático a este respecto sería Juego de Tronos (2011-2019), serie de gran éxito y espléndida factura en la que los héroes más queridos son castigados de las maneras más funestas.

Realismo y naturalismo en el héroe de Simon

Siendo rigurosos, en realidad lo dicho no constituye una novedad estricta de las series actuales, sino que es una característica fundamental del realismo y el naturalismo. En este sentido las series tienen un referente narrativo en la literatura de la segunda mitad del siglo XIX, con eminentes autores como Émile Zola y Blasco Ibáñez. Estamos asistiendo así a un resurgir narrativo que tiene gran aceptación entre el público, quizás por las similitudes de los problemas humanos que podemos encontrar en las ‹‹sociedades de la ética del trabajo›› y las ‹‹sociedades de consumo››.

Quizás se pueda vaticinar, aunque no de manera categórica, que parte de los arquetipos que han surgido y se han ido desarrollando desde la Primera Revolución Industrial, desde los relatos realistas y naturalistas, ya forman parte de la mitología. Al menos, en el imaginario colectivo de una gran parte del público reside ya el arquetipo del obrero, del explotador y del desposeído. Es posible pensar que en un futuro lejano, cuando se cuenten relatos sobre nuestra época, estos arquetipos formen parte del mito de una manera tan natural como lo son para nosotros los propios de las sociedades feudales —me atrevería a decir que sí—. Sin embargo y de momento, ésta sigue siendo una cuestión especulativa. Es por esta razón, que no se podía esperar que Campbell incluyera un último umbral en ‹‹la aventura del héroe›› que no fuera otro que la ‹‹libertad para vivir›› (Campbell, 1959: 218-222); esto es, que el héroe, como mínimo, fuera dueño de su destino al final de la aventura. Pero como ya hemos visto, existen ya numerosos relatos cuyo umbral final se correspondería mejor a “la perdida de libertad para vivir“.

Eso sí, cabe recalcar que a nivel cosmogónico, tanto el héroe clásico como el referido en este texto, siempre triunfará en términos de conocimiento, iluminación y libertad interior: es el triunfo de lo inmaterial sobre lo material, de la interioridad sobre la exterioridad.

En Simon, no es tanto lo que conquista el héroe como lo que ofrece al mundo

Lo interesante aquí es que, alejándose de la tragedia propia del realismo y el naturalismo, por lo general, las propuestas de Simon suelen ofrecer una perspectiva no tan derrotista. Sus protagonistas, al menos la gran mayoría de ellos, se sienten reconfortados dando sentido a sus vidas aunque signifique perder los privilegios que según las sociedades de consumo otorgan mayor libertad y felicidad. Esto, en definitiva, propone un modo de lucha no tan pesimista en cuanto que el valor de la lucha se vuelve personal. No es tanto lo que conquista el héroe como lo que ofrece al mundo. Y esto es lo que permite al héroe trascender el modelo social impuesto siendo fiel a sus principios, desde una perspectiva cosmogónica de primera instancia, dando sentido a su existencia.

(…) el hombre no sólo busca —en virtud de su voluntad de sentido— un sentido, sino que también lo descubre, y ello por tres caminos. Descubre un sentido, en primer término, en lo que hace o cree. Ve además un sentido en vivir algo o amar a alguien. Y también a veces descubre, en fin, un sentido incluso en situaciones desesperadas, con las que se enfrenta desvalidamente. Lo que importa es la actitud y el talante con que una persona sale al encuentro de un destino inevitable e inmutable. Sólo la actitud y el talante le permiten dar testimonio de algo de lo que sólo el hombre es capaz: de transformar y remodelar el sufrimiento a nivel humano para convertirlo en un servicio. (Frankl, 2003: 34)

La no heroicidad según Bauman

La sociedad, así como la cultura que hace de la sociedad humana un sistema, es un artilugio que posibilita que seres humanos corrientes y no heroicos lleven a cabo las hazañas heroicas de manera cotidiana y prosaica. (Bauman, 2017b: 128)

Para Bauman, el heroísmo concebido por la mitología, tal como se explicó en la introducción, es ‹‹un privilegio ofrecido a unos cuantos escogidos›› (Bauman, 2017b: 127). Dicho de otra manera, el heroísmo sólo es posible para personas extraordinarias. Por tanto, si cualquiera en la sociedad pudiera llegar a ser un héroe, entonces estaríamos frente a una contradicción que no se sostiene en los términos mitológicos que han impregnado nuestra cultura. Por esta razón, el autor rechaza de plano esta concepción de héroes en sí, para hablar de “personas capaces de actos heroicos” dentro de la sociedad. Es una definición apropiada para democratizar la heroicidad. Ya no estamos hablando de héroes “inigualables”, sino de personas normales y corrientes capaces de hacer frente a situaciones extraordinarias. Eso significa que la simbología del poder que se vale de la exclusividad que otorga la figura del héroe deja de ser válida.

No es ningún secreto que hay un buen número de relatos que justifican una ‹‹jerarquía de castas›› gracias a la simbología de capacidad y poder que emana de la figura del héroe (Bauman, 2017b: 82). A este respecto podemos encontrar ejemplos en la inmensa mayoría de los héroes de Marvel, donde destacan Thor, Pantera Negra y Iron Man. Sin embargo, hay otros relatos como The Wire, donde son personas normales y corrientes las que emprenden ‹‹hazañas heroicas›› sin necesidad de ningún poder. El segundo planteamiento alienta al empoderamiento y la participación de las personas, es democrático; el primero no.

6. LA DECADENCIA Y EL ETERNO RETORNO EN THE WIRE

Imagen de Omar Little
Omar Little es uno de los personajes más representativos de la serie. En sí, encarna el arquetipo del vengador, con un código moral fuerte al estilo del samurái. Hay quien lo define como un Robin Hood moderno; sin embargo, no opera en él el altruismo propio de este arquetipo. The Wire (2002-2008), HBO.

Uno de los aspectos más interesantes de la serie es que, el progreso de la acción, tiene también un carácter cíclico. Esto, sobre todo, se aprecia con la aparición de los personajes que toman el relevo en la acción para repetir los roles del héroe, del villano y de la víctima en sus múltiples facetas. Por ejemplo, McNulty es remplazado por Kima y Sydnor, Colvin y Cedric por Carver, Bubbles por Duquan, Omar por Michael, Proposition Joe por Slim, Royce por Carcetti, Carcetti por Nerese, Avon Barksdale por Marlo, Frank Sobotka por Nick Sobotka, Walon por Bubbles, Gus por Alma y así sucesivamente.

Obviamente, hay casos en los que el reemplazo es más acusado y otros en los que tiene un carácter más simbólico. Por ejemplo, si bien Kima es sus hábitos familiares y mujeriegos acaba siendo el vivo retrato de McNulty, al final vemos cómo profesionalmente se diferencia de él hasta el punto de denunciarlo cuando este se inventa un caso. Y en sentido opuesto vemos que Sydnor pasa de ser un policía habitualmente sumiso a uno más reaccionario, llegando en el último capítulo a saltarse la cadena de mando para hablar con el juez Daniel Phelan, tal como lo hizo McNulty en el primer capítulo de la serie. Este detalle refleja muy bien como se cierra un ciclo para abrirse otro con características similares, en un ‹‹eterno retorno›› (Eliade, 2008). Por último, vale la pena prestar atención al personaje de Kenard, en quien podemos adivinar un futuro capo de la droga al estilo de Barksdale y Marlo. Este detalle parece relevante en tanto que nunca se entiende muy bien de donde surgen personajes de este calado, y quizás esto suceda porque de alguna manera escapan al control de la ‹‹ética del trabajo›› impuesta por las bandas, por el control y la jerarquía de los narcotraficantes. Sólo así parece posible la aparición de un actor que escape del control disciplinario de las mafias.

Linealidad y decadencia

Sin embargo, también hay un progreso que se puede considerar más lineal, en este caso claramente decadente. Por ejemplo, podemos ver un cuerpo de policía cada vez más sometido a la política, unos políticos cada vez más interesados en sí mismos, unos medios cada vez más sensacionalistas que periodísticos, mayor especulación y miseria, y una terrorífica escalada en la violencia y crueldad. Quizá porque como dice Eliade: ‹‹el futuro se preconfigura desde el pasado›› (Eliade, 2008, 52).

Y nuestro pasado, desde el Revolución Industrial, ha estado fundamentalmente vertebrado por la economía, que no por la persona, dando como resultado ‹‹las sociedades de consumo››. En ellas los mercados no sólo definen la política desde la economía, sino mediante una ‹‹violencia económica›› cada vez mayor (Sanmartín Esplugues, 2015: 86-88).

No hay lugar donde esta relación se haya puesto más de manifiesto que en los Estados Unidos, donde el dominio ilimitado del mercado de consumo —durante los años del “vale todo”, en la era Reagan-Bush— llegó mas lejos que en cualquier otro país. Los años de desregulación y desmantelamiento de las prestaciones asistenciales fueron, también, los años en que crecieron la criminalidad, la fuerza policial y la población carcelaria. (Bauman, 2017a: 117)

En definitiva, The Wire retrata un fenómeno global [C]. En sus calles, encontramos un reflejo de los problemas del mundo que nos sirve para entender que hay una evolución lineal decadente, que no parece que vaya a ‘quebrarse’ aplicando las mismas recetas de manera cíclica. De hecho, uno de los aspectos más trágicos de la serie y la postmodernidad es que las sociedades de consumo ya no pretenden, siquiera, el bien común auspiciado en la modernidad. Como ejemplo paradigmático, la reinserción de las clases desfavorecidas ya no es una opción, pues como ‹‹clase marginada o subclase›› ya ni siquiera merece el esfuerzo de ser reintegrada en la sociedad, sino destinarla al ‹‹vertedero›› (Bauman, 2017a, p. 103). El uso del término no es baladí, pues sus consecuencias son clave para entender la biopolítica contemporánea.

El termino “clase obrera” corresponde a la mitología de una sociedad en la cual las tareas y funciones de los ricos y los pobres se encuentran repartidas: son diferentes pero complementarias. (…) En cambio, la expresión “clase marginada” o “subclase” [underclass] corresponde ya a una sociedad que ha dejado de ser integral, que renunció a incluir a todos sus integrantes y ahora es más pequeña que la suma de sus partes. La “clase marginada” es una categoría de personas que está por debajo de las clases, fuera de toda jerarquía, sin oportunidad ni siquiera necesidad de ser readmitida en la sociedad organizada. Es gente sin una función, que ya no realiza contribuciones útiles para la vida de los demás y, en principio, no tiene esperanza de redención. (Bauman, 2017a: 103)

El fin del código

Una de las conversaciones más reiteradas en la serie es la que se refiere al código. Los policías hablan de los tiempos en que se podía hacer trabajo policial auténtico, sin necesidad de falsear informes policiales para mejorar las estadísticas. Y los criminales se refieren al pasado glorificando el código que existía incluso en los bajos fondos. Entre todos los diálogos destacan los mantenidos por Wee-Bey con su hijo Namond, donde le explica que alguien como Marlo, en sus tiempos, ya hubiera muerto por romper las reglas; y la conversación que Wee-Bay mantiene tras esto con Bunny Colvin, cuando el ex policía le explica que ya no hay código, que su hijo no sobrevivirá a las calles, que con suerte acabará preso.

Otra conversación muy reveladora a este respecto es la que mantiene Bunk con Omar, como representantes arquetípicos del código a ambos lados de la ley. Los dos son rarezas en un ambiente cada vez más decadente, en el que la política prostituye el trabajo policial y personajes como Marlo despliegan un grado de violencia innecesario por el único deseo de “ceñirse una corona” como capo de la droga, tal como expresa él mismo en varias ocasiones.

En la serie asistimos, en suma, al reemplazo de los viejos modelos, más propios del Estado Benefactor, por otros más acordes a la economía de mercado, desregulado y sin ningún código moral. A este respecto, cabe reseñar el documental Enron, los tipos que estafaron a América (2005), dirigido por Alex Gibney, donde se relata como la política de la empresa era contratar directivos no mayores de 30 años, porque en caso contrario podían oponerse a despedir injustificadamente y negarse a poner en marcha estafas a nivel nacional. De alguna manera, este documental nos sirve para comprender las ambiciones de las nuevas generaciones que han crecido con los modelos decadentes de las sociedades de consumo, sin ningún tipo de código. Es en este “vale todo” donde se profundiza en la decadencia de las sociedades del consumo.

7. BALTIMORE, EL ARQUETIPO DE LA CIUDAD POSMODERNA

Uno podría pensar que Baltimore está muy lejos de cualquier otra ciudad del mundo —ni siquiera parece ser una ciudad relevante de Estados Unidos—. Además, la realidad del narcotráfico difiere de un país a otro en cierta medida. Al menos, en apariencia, no parece desplegarse la misma violencia en México, Estados Unidos o España. Tampoco los sistemas democráticos y judiciales son exactamente iguales. Pero, en el fondo, no es así. Baltimore, como espacio escénico, se ajusta en The Wire al arquetipo de lo que entendemos por una ciudad posmoderna, conectando con aquello reconocible como tal en el inconsciente colectivo (Jung, 1970: 9-11). Y lo que ocurre en Baltimore parece fácilmente generalizable a cualquier otra ciudad portuaria.

Características arquetípicas: el espacio escénico.

Imagen de Bubbles en Thw Wire
Bubbles representa el arquetipo moderno del desclasado, sumergido en su totalidad en la marginalidad. Sus oportunidades se limitan a la supervivencia diaria, donde el consumo de drogas es lo único que da sentido a su existencia. The Wire (2002-2008), HBO.

Todos podemos reconocer el ambiente de miseria de las películas ambientadas en la Revolución Francesa, o el carácter pionero de la conquista del oeste, o el terror en las calles ante el ascenso nazi. En The Wire sucede lo mismo: podemos reconocer las emociones y los retos, los dramas y las tragedias en una ciudad postmoderna de evidente decadencia política, social y moral.

Y siguiendo con nuestras afirmaciones anteriores, aun siendo cierto que el grado de violencia, la actitud policial y la presencia de las drogas difiere de una ciudad postmoderna a otra, en todas ellas se pueden encontrar mercados de la droga al estilo de Hamsterdam, guerras del narco, centrificación, abusos policiales y personas de escasos recursos, desclasadas y marginadas viviendo en barrios reconvertidos en ‹‹vertederos humanos››. También es cierto que, en realidad, el arquetipo de las ciudades con similares características ya existe en los relatos desde los inicios de la civilización. Lo notable es que Simon ha conseguido ajustar el arquetipo de la ciudad contemporánea a la posmodernidad, integrándola al arquetipo más general de la ciudad propia del mito.

A lo largo de la historia, ha cambiado la decoración de las ciudades, hasta cierto punto la escenografía, los actores han sido sustituidos por otros para interpretar prácticamente el mismo papel. En resumen y parafraseando la celebre cita de El Gatopardo (1954-7195): han cambiado un poco las cosas para que todo siga igual. En ese pequeño cambio arquetípico es donde podemos situar a Baltimore.

El drama de Baltimore en sí es el drama de la desigualdad y la injusticia, que en sí es el drama de la historia. La diferencia aquí es la que señala Bauman en los dos libros a que vengo refiriéndome en este artículo y que tienen que ver con los extremos a los que está llegando la economía de mercado en su afán de mercantilizarlo todo, incluso las relaciones y valores humanos. Con un ejemplo concreto, se ha mercantilizado la libertad. Más que eso: se ha mercantilizado la libertad sacrificando la igualdad y la fraternidad, trastocando los valores democráticos hasta el punto de retrotraernos a momentos anteriores a la Revolución Francesa. Tal como dice Bauman, ‹‹en el mundo de la libertad y la igualdad globales, las tierras y la población se han dispuesto en una jerarquía de castas›› (Bauman, 2017b: 82).

Libertad para vivir/libertad para consumir

Este es el drama de nuestro tiempo, en el que los sueños de prosperidad se han convertido en productos de mercado. Ya no se busca una libertad colectiva basada en fundamentos democráticos, sino en disponer de mayor grado de elección que los demás como fuente de “libertad”. No es la ‹‹libertad para vivir›› lo que define la vida, sino la libertad para consumir, creando una ilusión de libertad que hay que conquistar, lo que constriñe a la persona a los deseos del consumo.

Para los consumidores maduros y expertos, actuar de ese modo es una compulsión, una obligación impuesta; sin embargo, esa “obligación” internalizada, esa imposibilidad de vivir su propia vida de cualquier otra forma posible, se les presenta como un libre ejercicio de voluntad. El mercado puede haberlos preparado para ser consumidores al impedirles desoír las tentaciones ofrecidas; pero en cada nueva visita al mercado tendrán, otra vez, la entera sensación de que son ellos quienes mandan, juzgan, critican y eligen. (Bauman, 2017b: 47-48)

El drama de Baltimore es, en definitiva, el drama de las sociedades que han sucumbido ante la desregulación económica, política y moral del neoconservadurismo. De las democracias que viven sujetas a una estética del poder, a una idea de la libertad de carácter publicitario que hay que mantener a través de estadísticas falsas y medios subordinados. En sociedades de este tipo, en las que la libertad se convierte en un objeto de consumo, es evidente que ni puede haber igualdad, ni fraternidad.

Los personajes

Me atrevería a decir que la posmodernidad ha generado sus propios personajes arquetípicos: el inspector de homicidios, el heroinómano, el narcotraficante, etcétera. Y ha complementado algunos ya existentes, como el corrupto, el fuera de la ley, el periodista o el maestro.

La sociedad es un mito viviente del significado de la vida humana, una creación desafiante. (Becker, 1977: 27)

Uno de los aspectos más interesantes del mito, es que muchas veces se nutre de acontecimientos reales que con el tiempo se revisten de manera fantástica hasta fijarse en el imaginario colectivo, tal como explica Eliade. En el caso de The Wire esto ocurre con varios de sus personajes. Por ejemplo, la figura de Avon Barksdale esta inspirada en Melvin Williams, un capo de la droga de Baltimore que tras pasar por la cárcel se dedicó a ayudar a los jóvenes trabajando con sacerdotes locales. Como dato curioso, Melvin aparece en la serie interpretando el papel de Deacon. Omar Little y Michael se inspiran principalmente en Donnie Andrews, personaje real que, como en la serie, robaba a narcotraficantes. Como Melvin, al salir de la cárcel se dedicó a la reinserción de jóvenes delincuentes. También Donnie Andrews aparece en la serie ayudando a Omar como uno de los asociados de Butchie. Bubbles también se basa en un drogadicto e informante de la policía de Baltimore. Y, por último, Snoop había sido en la vida real traficante y culpable de un homicidio.

Además, David Simon basó la serie en la investigación que pudo realizar en el departamento de homicidios de Baltimore y en el trabajo que, como periodista, desarrolló en The Baltimore Sun, diario que aparece retratado en la serie. Este trabajo le sirvió para escribir un libro titulado Homicidio: un año en las calles de la muerte (1991), que le valió para ser guionista de la serie Homicidio (1993-1999). Y antes de The Wire, David Simon también creó The Corner (2000), serie que se focaliza en los drogodependientes de Baltimore.

La libertad para vivir, el nuevo umbral del villano

Como ya vimos en el sub-apartado Realismo y naturalismo en el héroe de Simon, al héroe contemporáneo ahora le espera también un umbral alternativo al de “libertad para vivir”, que supone justo lo contrario: “la pérdida de la libertad para vivir”.

Sin embargo, David Simon no se queda sólo en constatar este hecho, sino que profundiza en la cuestión mostrándonos que, si bien el héroe puede perder la “libertad para vivir” en los términos del monomito, el villano puede ganarla. Eso sí, dentro del paradigma de las sociedades de consumo. Ésta es otra de las grandes tragedias de las sociedades de consumo, la normalización de la impunidad hasta extremos inconcebibles [D].

El más evidente de los casos es el de Marlo, que queda libre, disponiendo de toda su riqueza, influencia política y soporte legal; también Carcetti, que llega a Gobernador incumpliendo todas sus promesas de campaña y siendo copartícipe de la impunidad de Marlo; Rawls, que consigue un ascenso al ocultar la corrupción y desastres legales; Clay Davis, que no sólo queda libre de los cargos de corrupción, sino que consigue dos asientos en el Senado; Burrell, que logra una jubilación de oro a pesar de haber denostado al departamento de policía; Nerese, que presumiblemente llega a alcalde, a pesar de amparar la corrupción a través de sus redes de intereses; Scott, que gana el Pulitzer habiéndose inventado todos sus reportajes. Por último, y en un lugar estelar, se encuentra Levy. Este personaje que aparece en toda la serie de un modo hasta cierto punto discreto, se revela al final en la cima de la pirámide, manejando a su antojo a los criminales, a la justicia y a la policía. Es la persona que lava el dinero de la droga, que corrompe y juega con la ley en beneficio propio, que ampara a delincuentes y corruptos. Es cuanto menos significativo que un abogado, el representante de la ley, sea el villano definitivo.

8. CONCLUSIONES

En cuanto a las sociedades productoras y las sociedades de consumo

En un principio, se podría decir que el buen hacer no tiene que ver ni con la ‹‹ética del trabajo›› fabril ni con la ‹‹capacidad de elección›› de las sociedades de consumo. Que estos eslóganes sólo responden a las necesidades de los diseños socioeconómicos más extendidos desde la modernidad (Bauman, 2017a: 39). De ahí que no sería nada extraño que aparecieran otros nuevos lemas que resultaran atractivos para los trabajadores con el propósito de inducirles otro modelo de sumisión social. Es muy probable que la excesiva propaganda en torno a la figura del “emprendedor” tenga que ver con este hecho. Sin embargo, este discurso falla en tanto que no se ofrece como tal para la sociedad en general, sino para unos pocos grupos muy determinados. Además, para muchos ya es evidente que es una forma de trasladar las culpas del fracaso del Estado a los ciudadanos, que no emprenden o no saben, en vez de a los dueños de los medios de producción, a los gobernantes y a la corrupción que los une. Es, en definitiva, una vuelta de tuerca de la ‹‹ética del trabajo›› en aras de justificar los excesos de ‹‹las sociedades de consumo›. Pero, en vez de ofrecer una nueva esperanza, lo que se ofrece es el miedo a la exclusión. El problema es que en la Revolución Industrial ya se experimentó con el miedo sin buenos resultados, tal como explica Bauman o Foucault. Ésa fue la razón por la que se instauró el Estado Benefactor.

Imagen de Stringer Bell
Stringer Bell es uno de los personajes mejor perfilados de la serie. Aunque no logra triunfar en sus objetivos, sirve para entender cómo funcionan los mecanismos del blanqueo de dinero y de imagen en las sociedades de consumo, por medio las jerarquía de castas. The Wire (2002-2008), HBO.

Dicho esto, sería genial saber si David Simon decidió matar a Stringer Bell simbolizando así la muerte de la “ética del trabajo” en el contexto de las “sociedades de consumo”. De hecho, una de las lecturas más interesantes de la serie es la ingenuidad de Stringer que cree que, adoptando el camino prometido del éxito de las sociedades de consumo, podrá ser libre. Acude a clase, paga sus impuestos, emprende los caminos burocráticos correctos, hasta refulgir con el brillo del emprendedor. Sin embargo, esto no le sirve de nada. Y es precisamente, al intentar hacerlo todo mediante su propio esfuerzo, creyéndose libre, que no se percata de que hay una jerarquía de castas presidida por Levy, lo que en última instancia causa su muerte. Bell no se da cuenta de que la ilusión de igualdad y libertad de las ‹‹sociedades de consumo›› enmascara una jerarquía de poder tan férrea como la de la ‹‹ética del trabajo››. Es más, esta jerarquía es la misma, sólo que adaptada a los nuevos tiempos.

Es absolutamente magistral que David Simon haya construido un personaje como Stringer para mostrarnos que la mayor de las corrupciones, ilegalidades y disciplinas de nuestra sociedad no sucede en los barrios marginales, sino bajo el amparo de la ley. Y es precisamente de esto de los que nos avisa Bauman en los dos libros referidos en este artículo.

A estas alturas, es difícil dudar de que hay una ley para el ‹‹residuo humano›› y otra ley para quienes tienen mayor capacidad de elección. En términos de Foucault, hemos vuelto a la ‹‹ley del príncipe››, lo que significa que las sociedades de consumo han roto el contrato social (Foucault, 2004: 53). Y una vez roto el contrato social, no estamos mejor que antes de la Revolución Francesa, aunque seamos libres para “comprar en la medida de nuestras posibilidades”.

En cuanto al mito

La contribución al mito de The Wire, al igual que toda la producción de David Simon, es absolutamente novedosa, salvando las distancias con el realismo y el naturalismo. Frente a los superhéroes de la ficción, Simon nos presenta personas de carne y hueso capaces de actos heroicos. Frente a una visión del heroísmo elitista, el autor nos ofrece una visión de la heroicidad en términos democráticos. Y, al hacerlo, nos muestra la contradicción que existe entre los valores de la democracia y los relatos que imperan en los media, donde lo que se defienden son los valores de las sociedades de consumo. El problema estriba en que el carácter elitista de las sociedades de consumo conecta, en gran medida, con la simbología del poder que podemos encontrar en gran parte de la mitología, de tal modo que ésta se normaliza ante el público. Es así como se justifica una jerarquía de castas, aun en democracia.

En resumidas cuentas, las sociedades del consumo y su estética del poder, han conseguido que la población haya perdido prácticamente todo control democrático sobre sus gobernantes. Y para evitar cualquier injerencia de los votantes sobre la política, y por tanto del mercado, se les ha negado y/o arrebatado la posibilidad de legislar. Sin embargo y a pesar de todo, en una sociedad cada vez más ‹‹estratificada››, sigue habiendo apariencia de libertad. Se habla de una democracia que hay que defender a toda costa aunque se haya roto el contrato social; gracias, en parte, a los medios y a la ilusión del libre albedrío que provee el consumo.

Por esta razón, son importantes los relatos de David Simon, ya que nos presentan las contradicciones que existen en nuestras actuales democracias. Pero, además, nos muestran que hay un camino para lograr un mundo mejor, pero que, para emprenderlo, hay que aceptar que no seremos recompensados al final del mismo, que seguramente seremos castigados. Que hay que aceptar, de antemano, la humildad, para así poder rechazar el chantaje del éxito social. Aun así, siempre quedará la recompensa personal, la iluminación en el plano cosmogónico, la paz interior con uno mismo, la conquista de la interioridad frente a la exterioridad.

De todos modos, quiero creer que la sociedad en general se mueve por un deseo de prosperidad alineado con lo moral, y que, de momento, somos víctimas de siglos de una organización jerárquica que se perpetúa, también, gracias a la cultura. Por tanto, la obra de David Simon es importante en tanto que complementa el mito con una visión más contemporánea, poniendo en entredicho los valores democráticos de las sociedades de consumo, donde la libertad se puede comprar con cualquier “clase” de dinero, y la ‹‹capacidad de elección›› no es igual para todos. Es así cómo podemos entender que las sociedades del consumo van en sentido opuesto a la esencia de la democracia en términos de igualdad, fraternidad y libertad.

Cabe recalcar que la libertad no puede ser un objeto de consumo; pues al objetivarse deja de serlo en sí, para serlo en comparación.

Por último, hay una cuestión que The Wire plantea a nivel mitológico en lo que se refiere al bien y el mal, y es que, si la ley y la política premian al villano por encima del benefactor, entonces no podemos aspirar a una evolución positiva de la sociedad, sino todo lo contrario. Es más, el hecho de que el crimen quede impune en tanto al capital que provee, significa una mayor estratificación de la sociedad en términos criminales. Esto es, como la capacidad de elección en las sociedades de consumo, en términos de statu quo, siempre va a ser superior para un criminal y un corrupto que para un agente de la seguridad pública y un trabajador, la política y la ley se definirán en gran medida en beneficio de los primeros y en perjuicio de los últimos. Ese es el paradigma en el que vivimos, no otro, y será cada vez peor tal como explica Bauman, si no nos atrevemos a hacerle frente de un modo extraordinario.

Comentario final

Tal como avisa Bauman en los dos libros referidos, estamos llegando a límites sociales, económicos y ecológicos que no parecen vaticinar un buen futuro. En términos históricos, podríamos estar al final de una era que ha estado marcada por lo económico. Pero no nos equivoquemos, lo que ha estado en juego desde, al menos, el inicio de las civilizaciones, es la mayor libertad de elección de unos frente a otros. Por tanto, hay que ser precavidos para no “cambiar un poco las cosas para que todo siga igual”, perpetuando la ‹‹jerarquía de castas››. Debemos procurar que los posibles diseños políticos y laborales que puedan surgir respondan a procesos democráticos que integren al común de las personas. Por tanto, hemos de cambiar el relato de la incapacidad popular frente a lo extraordinario de ‹‹unos pocos elegidos››.

En mi opinión, y para terminar, es necesario adoptar una visión centrada en la persona y en la humanidad en su conjunto. Como individuos, podemos ser mejores a costa de los demás, pero como humanidad, podemos ser mejores con los demás. Es evidente que hay un carácter pernicioso en la primera opción, y habiendo tomado ese rumbo no podemos esperar nada mejor. Es así como el planeta se está trasformando en un gran vertedero para toda clase de residuos, también humanos. Y es evidente que empecinarse en esta dinámica, tal como defienden las sociedades de consumo, tiene más de marketing que de realidad. Necesitamos que sea el “bien común” la razón del progreso social y no otra cosa.

NOTAS

[A] Cabe matizar, que la soberanía no es una cuestión estética, sino práctica. No importa que una constitución diga que la soberanía es del pueblo si este no puede ejercerla. O cuanto menos, que pueda legislar para garantizar el ejercicio justo del gobierno en representación, lo que para Rousseau era un derecho inalienable del pueblo (Rousseau, s. f., pp. 129-130).

[B] En este caso, su elección podría incluso reducirse al recorrido de su propio camino, rechazando la capacidad de elección ofrecida por las sociedades de consumo. Algo que, en cualquier caso, simboliza la añorada libertad de escapar a los tediosos rigores del Gran Hermano (Orwell, 2012). El problema es que tal como explica Bauman en Trabajo, consumismo y nuevos pobres, el outsider corre el peligro de escapar del ‹‹Gran Hermano integrador›› para caer en manos del ‹‹Gran Hermano excluyente››, siendo así relegado al vertedero humano (pp. 169-171).

[C] Para aquellos que deseen tener referencias audiovisuales similares a The Wire, encontramos ejemplos muy cercanos a la realidad de Baltimore en lugares como el barrio de Secondigliano donde opera la Camorra y que inspiró la serie Gomorra (2013-2016), la favela “Ciudad de Dios” que da título a la película estrenada en 2002, la serie documental Flint Town (2018), la Ciudad de México retratada en Amores Perros (2000) y La calle de la amargura (2015), Tijuana, en donde se rodó el documental Navajazo (2014), Los suburbios de París que sirven de marco para la película El odio (1995), el extrarradio de Barcelona donde se desarrolla la acción de películas como Perros Callejeros (1970) y El Torete (1980), Medellín, que inspiró películas como La vendedora de rosas (1988) y La virgen de los sicarios (2000), etc.

[D] Hay una decadencia política y social tan notoria en México que, a pesar de las decenas de miles de asesinatos y secuestros que llevamos desde 2017, no se ha producido un revuelo social ni mucho menos, aunque las cifras están adquiriendo un carácter bélico: 42.583 homicidios y 34.656 desapariciones forzosas oficiales (2017-2018). (Amnistía Internacional, 2018: 312-317). Entre otras cosas, esto lleva al narco a ser cada vez más cruel, con el propósito de infundir mayor terror a una sociedad cada vez más insensible (Amnistía Internacional, 2018).

En cualquier caso, no siempre fue así en México. Hubo una época en la que incluso la población gozó de grandes conquistas sociales y un Estado Benefactor, gracias a políticos como Lázaro Cárdenas, quien contó con la ayuda de Vicente Lombardo Toledano.

BIBLIOGRAFÍA

Amnistía Internacional. (2018). Informe 2017/18 amnistía internacional: la situación de los derechos humanos en el mundo. Londres, Reino Unido.: Amnesty International. Recuperado de https://www.amnesty.org/download/Documents/POL1067002018SPANISH.PDF Bauman, Z. (2017a). Trabajo, consumismo y nuevos pobres. Barcelona:Gedisa. Bauman, Z (2017b). Vidas desperdiciadas: la modernidad y sus parias. Barcelona; Buenos Aires; México: Paidós. Becker, E. (1977). El eclipse de la muerte. México: Fondo de Cultura Económica. Campbell, J. (1959). El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito (1949.ª ed.). Fondo de Cultura Económica. Recuperado de https://isaimoreno.files.wordpress.com/2015/05/el-hc3a9roe-de-las-mil-caras-joseph-campbell.pdf Choza, J. (2018). La revelación originaria: la religión de la Edad de los Metales. Deleuze, G. (1991). Posdata sobre las sociedades de control. Christian Ferrer (Comp.) El lenguaje literario, To 2. Montevideo: Editorial Nordan. Eliade, M. (2008). El mito del eterno retorno: arquetipos y repetición. Madrid: Alianza Editorial.Frankl, V. E. (2003). Ante el vacío existencial. Hacia una humanización de la psicoterapia. Barcelona, Herder Editorial, 2003. Foucault, M. (2004). Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. Buenos Aires: Siglo Veintiuno. Herrero, A., Monterde, R., Sanmartín-Cava, L. M., Sanmartín, J. F., & Varela, M. (2018). Poder y mitología. Recuperado de https://www.ivoox.com/poder-mitologia-audios-mp3_rf_29255248_1.html Monterde, R., Sanmartín-Cava, L. M., Sanmartín, J. F., & Terrones, Á. (2018). El héroe de la clase trabajadora. Recuperado de https://www.ivoox.com/heroe-clase-trabajadora-audios-mp3_rf_29632542_1.html Rousseau, J.—J. (s. f.). El contrato social. Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa ILCE. Recuperado de http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/ObrasClasicas/_docs/ContratoSocial.pdf Ortega y Gasset, J. (1970). Historia como sistema (6ª). Madrid: Ediciones de la Revista de Occidente. Orwell, G. (2012). 1984. Barcelona: Destino.> Sanmartín-Cava, L. M. (2018). Autopista 66 hacia la conciencia de “ser-junto-a-los-demás. Proyecto Scio. Recuperado de https://www.proyectoscio.ucv.es/filosofia-y-cine/uvas-de-la-ira/ Sanmartín, J. F. (2017). La conexión en la obra cinematográfica: autores, público e influencia. SCIO. Revista de Filosofía(13), 189-226. Sanmartín Esplugues, J. (2015). Bancarrota moral. Barcelona: Sello. Simon, D. (2011). Homicidio: un año en las calles de la muerte. Barcelona: Principal de los libros. Escucha nuestros podcasts del Proyecto de Investigación La Mitología en la Narrativa Audiovisual.


Imagen de portada albergada en la web de HBO para la serie The Wire

El impacto político y filosófico del Centro Lombardo Toledano

Cartel de "No a la extinción"

Recientemente, y precedida de la noticia de una reducción drástica de nuestro presupuesto, recibimos la alarmante notificación del inicio de los trámites de extinción del Centro Lombardo Toledano. Lo que significa que, además de dejar sin sustento a un buen número de personas, que a su vez mantienen familias, difícilmente podremos continuar desarrollando contenidos educativos libres, de calidad universitaria, para el pueblo mexicano.

Dicho así, puede parecer que nos encontramos ante el curso político y laboral ya normalizado por la cultura mediática, pero hay que recordar que estamos hablando personas cuya labor es a razón de una educación libre y de calidad.

Desde que llegué al Centro Lombardo en 2014, la premisa de mi labor fue clara: debíamos difundir conocimiento de manera libre. Y con esa perspectiva me puse a trabajar aprovechando al máximo los trabajos realizados por la investigación, la editorial y los servicios bibliotecarios del centro. En este artículo, lo que pretendo, es dar muestra de todo el progreso que desde entonces hemos tenido en relación al interés que hemos suscitado a nivel de comunicación.

Para empezar, hay que destacar el incremento de vistas en nuestra web: de 5.294 hemos pasado a 84,950 vistas en cinco años. Eso significa que hemos multiplicado por 16 las vistas a nuestra página desde 2,014; nada más y nada menos que un aumento del 1,605%. Pero además, si observamos el progreso de las vistas a la web del Lombardo, podemos observar que se multiplican año tras año, lo que indica que para 2.020 el Centro Lombardo superará las 100,000 vistas al mes; o sea, que el año próximo podríamos recibir al rededor de 1,000,000 de vistas.

Dicho de otro modo, el Centro Lombardo hoy tiene una de las webs más competitivas a escala internacional en áreas tan poco recurridas como las ciencias políticas, bibliotecología, antropología, filosofía, mitología, lenguaje, etc. En definitiva, que el Centro Lombardo es una referencia nacional e internacional en educación y divulgación, y su impacto político y filosófico es innegable. Pero lo más importante, que este conocimiento es accesible de manera gratuita a través de las Publicaciones de Transferencia de Conocimiento que realizan a través de nuestro Blog y su Repositorio, donde se suben todos las publicaciones que editamos y que se corresponden a las investigaciones realizadas por la plantilla y los innumerables colaboradores nacionales e internacionales.

gráfica analytics 2014, sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo

Datos de 2.014 (muestra de un mes), sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo.

Datos sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo

Datos de 2.019 (muestra de un mes), sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo.

Gráfica ProgresiónProgresión desde 2.014 hasta 2.019, sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo.

Ha sido mucho el trabajo que se ha venido realizando desde la fundación de Centro Lombardo hace 47 años, y ésa es la causa de las decenas de miles de consultas que al mes recibe la web del Lombardo. A día de hoy, contamos con 352 publicaciones de Transferencia de Conocimiento, realizadas a través de nuestro Blog, y con 301 publicaciones subidas a nuestro Repositorio que se corresponden a libros, revistas indexadas, revistas, conferencias, congresos, coloquios e investigaciones. Y todas estas publicaciones han sido editadas por este mismo centro. Actualmente y a pesar de no haber recibido nuestros salarios, seguimos publicando en nuestro Blog y seguimos subiendo publicaciones al Repositorio.

Hay que recalcar la función educativa de la difusión de conocimiento que de manera libre realizada el Centro Lombardo. Todo lo publicado está adscrito al ámbito educativo y al servicio del pueblo mexicano.

Es por esta razón que sorprende, y a tenor de los intereses generados por el público que consulta la web del Centro Lombardo, que el Gobierno actual no se haya percatado del posible error que pudiera estar cometiendo al extinguirnos, al no aprovechar el impacto político y filosófico que ofrece la institución. Una muestra de los artículos más leídos desde 2.014 puede revelar las afinidades que existen entre quienes nos leen y la actual Administración.

Gráfica de los datos de los artículos, sobre el impacto político y filosófico del Centro Lombardo Artículos más consultados de 2.014 a 2.019.

Los datos rebelan que los temas más consultados en la web tienen que ver con cuestiones que son de gran importancia para el actual Gobierno. De hecho, ésa ha sido la razón de que año tras año, los anteriores gobiernos hayan hostigado a nuestro centro, reduciendo su presupuesto, a causa de las diferencias de orden filosófico e ideológico del propio Vicente Lombardo Toledano, con respecto a los gobiernos de corte neoliberal. Y a pesar de todo, nuestro compromiso nos llevó a seguir ofreciendo este conocimiento al pueblo mexicano, acompañado de numerosas investigaciones de calidad. Con estos antecedentes nos resulta incomprensible que un gobierno distinto, en mucho afín con las concepciones de Lombardo y de esta institución, nos quiera extinguir.

Como se puede ver en los datos reflejados en las tablas, en el Centro Lombardo venimos realizando un trabajo excepcional en servicios bibliotecarios, en servicios editoriales, en investigación y en comunicación. A pesar de contar con un presupuesto insignificante, contribuimos de manera notable a la educación mexicana, aportando un buen número de publicaciones de interés académico de manera libre. Tanto es así, que además de las Publicaciones de Transferencia de Conocimiento que realizamos a través de nuestro Blog, editamos y publicamos libros, colecciones y una revista científica que ofrecemos de manera digital a través de nuestro Repositorio.

Los datos reflejan que a través del Repositorio del Centro Lombardo, en 2.017 tuvimos 19,507 consultas, en 2018 tuvimos 26,476, y en lo que llevamos de 2019 tenemos 15,527, lo que significa que para finales de año podemos rondar entre las 40,000 consultas. Cabe señalar que también hemos subido al Repositorio conferencias, congresos y coloquios en vídeo.

Como dato relevante, en el Repositorio destacan las consultas realizadas a Ludus Vitalis, revista científica editada por nuestro centro. Esto quiere decir que estamos ofreciendo artículos indexados, de interés científico, a estudiantes que pueden consultarlos de manera gratuita para sus propios estudios e investigaciones.

Como se puede ver en la gráfica, los artículos de Ludus Vitalis han sido consultados 53,477 veces desde que el Repositorio se puso en marcha.

gráfica ludus, Datos sobre el impacto político y filosófico del Centro LombardoDatos de Ludus Vitalis de 2.014 a 2.019

También cabe destacar el resto de publicaciones del Repositorio del Centro Lombardo en forma de libros, revistas, conferencias, congresos e investigaciones. Me he permitido indicar los títulos de las cinco primeras publicaciones, ya que la tabla sólo indica su url* (dirección web) que, en este caso, no ofrece información alguna.

  • Teoría y práctica del movimiento sindical mexicano. Escrito por Vicente Lombardo Toledano (1,124 vistas)
  • Filosofía y biología de un biólogo evolucionista. Escrito por Raúl Gutiérrez lombardo (847 vistas)
  • Obra educativa vol. 2: política educativa nacional. Escrito por Vicente Lombardo Toledano (751 vistas)
  • Caleidoscopio cultural: la cultura es luz multifacética, mil expresiones tiene. Escrito por Flavio Cocho Gil (649 vistas)
  • Técnica y ser humano. Editado por José Sanmartín Esplugues y Raúl Gutiérrez Lombardo (580 vistas)

Gráfica repositorio, sobre el impacto político y filosófico del Centro LombardoDatos del Repositorio de 2.014 a 2.019

En total, y tal como se aprecia en estas gráficas, el Repositorio del Centro Lombardo ha sido consultado 85,864 veces desde 2.014  —probablemente, mientras escribo ha aumentado la cifra—.

Toda la información incluida en este artículo permite prever el impacto político y filosófico del Centro Lombardo en materia de educación y difusión para los próximos años, incluso si se extingue. Desprenderse de un centro que a día de hoy tiene una repercusión mediática y educativa tan importante, con unos datos que reflejan una consulta que se multiplica año tras año, quizás no sea lo más deseado para un Gobierno que es afín a los contenidos desarrollados por nosotros y al público que nos consulta.

A México le esperan muchos retos, y nosotros no queremos confrontar al Gobierno porque entendemos sus dificultades. Lo que ofrecemos, en cambio, es un apoyo con el que puede contar, sustentado por casi 50 años de trabajo educativo en la línea de las políticas de izquierda defendidas por la actual Administración.

No hay razones para extinguir al Centro Lombardo, sino todo lo contrario. Su impacto politico y filosófico, tal como se muestra en este artículo, revela el valor social y educativo que la institución está prestando a México.

Artículo escrito por Josep Francesc Sanmartín y editado por Cuauhtémoc Amezcua Dromundo.


*Para poder acceder a los enlaces de las tablas presentadas, hay que escribir https://www.centrolombardo.edu.mx/ más el resto de la url que se quiera consultar de la tablas. Ejemplo: http://www.centrolombardo.edu.mx/publicaciones-en-pdf-y-conferencias-en-abierto/?frm-page-4817=2

Todos los datos recogidos en este artículo se corresponden a la información ofrecida por Google Analytics. Cualquiera que quiera corroborar esta información se puede poner en contacto conmigo a este mail: comunicacion@centrolombardo.edu.mx

Ramón Ramírez Gómez, 1907 – 1972

Detalle de la portada del libro El problema de la habitación

Ramón Ramírez Gómez nació el 20 de marzo de 1907, en Fernancaballero, Ciudad Real (España); y falleció el 5 de enero de 1972, en la Ciudad de México. Fue economista y ejerció la docencia en instituciones educativas en España. Exiliado en México durante la Guerra Civil Española, Ramón Ramírez Gómez llegó a México en 1939.

Se desempeñó en la docencia de nivel primaria, secundaria y a nivel superior, y fue docente e investigador en la Escuela Nacional de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). También fue miembro de la Coalición Democrática de Maestros.

Como periodista, Ramón Ramírez Gómez ejerció como editor de la revista Pedagogía y la revista Estudios.

En su actividad como escritor, abordó temas económicos. En su primer libro El problema de la habitación (1948), analizó aspectos sociales, legales económicos. Y, su última obra, fue publicada en el año de su fallecimiento: La moneda, el crédito y la banca a través de la concepción marxista de las teorías subjetivas (1972).

Recordamos a Ramón Ramírez con dos dedicatorias fraternales y afectivas dirigidas al Mtro. Vicente Lombardo Toledano

Portada del libro El Problema de la habitación
RAMÍREZ Gómez, Ramón. El problema de la habitación: aspectos sociales, legales y económicos. México: Impresos de Lujo, 1948.

Para el Lic. Vicente Lombardo Toledano, con profunda estimación y cariño. Muy fraternalmente (rúbrica de) Ramón.

Imagen de la portada del libro de RAMÍREZ Gómez, Ramón. Situación económica y social de España. México: Editorial FETE, 1959
RAMÍREZ Gómez, Ramón. Situación económica y social de España. México: Editorial FETE, 1959.

Para el Lic. Vicente Lombardo Toledano con fraternal estimación y como reconocimiento de la permanente ayuda que viene prestando a la causa del pueblo español. Con mucho afecto. (Rúbrica de) Ramón. Mayo 1959.

Obras ubicadas en el acervo histórico: “Dedicatorias a Vicente Lombardo Toledano” de la biblioteca del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano.

Link del catálogo en línea: http://200.78.223.179:8292/LOMBARDO
Correo electrónico: bibliolomb@hotmail.com

Obras de Ramón Ramírez Gómez

  • El problema de la habitación: aspectos sociales, legales y económicos (1948)
  • Situación Económica y Social de España (1959)
  • La posible revalorización del oro y sus efectos en la economía de México (1961)
  • Principios para una economía subdesarrollada (1962)
  • Tendencias de la economía mexicana (1962)
  • Cuba socialista de la revolución democrático-burguesa a la revolución socialista (1962)
  • Principios para el desarrollo de una economía subdesarrollada; [réplica al Dr. A. Sacristán Colás](1962)
  • Ecla, Prebisch, and the problem of Latin American development (1966)
  • La crisis monetaria actual: el dólar y la libra esterlina (1968)
  • Estructura de la Universidad Nacional Autónoma de México; ensayo socio-económico (1969)
  • La moneda, el crédito y la banca a través de la concepción marxista de las teorías subjetivas (1972)
  • Los campesinos de la tierra de Zapata (1974)

Artículo escrito por el Licenciado Javier Aries, Coordinador de los Servicios Bibliotecarios del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano y en colaboración con la Comunicación del Centro.


Aniversario luctuoso de Marcela Lombardo (1926 – 2018)

Imagen de MArcela Lombardo como diputada

A la difícil y dramática situación económica que vive el país no es ajeno el Distrito Federal a la falta de respeto a los derechos ciudadanos tampoco escapa el Distrito Federal. Por el contrario es en nuestra ciudad en donde se ven con mayor nitidez todos los problemas que padece el país. Aquí están los habitantes de los estados que suponen van a encontrar solución a sus necesidades y se encuentran mendigando por las calles sin techo para vivir y sin escuela para sus hijos. Aquí están también los ciudadanos de México que no pueden emitir su voto para elegir a sus gobernantes.

En efecto, se sabe por todos, que los problemas de la capital de la república son de una gran dimensión y por ello los conflictos que estos generan y las necesidades que de ellos se derivan también son muy grandes. Y también se sabe, lo reiteramos, que la solución de los angustiosos y dramáticos problemas que tiene, como los de habitación, transporte, servicios, seguridad, salud, educación cultura y recreación no puede alcanzarse si se abordan aisladamente, es decir, la solución tiene que verse de manera integral, en concordancia con un Plan Nacional que busque, al mismo tiempo, la solución de los problemas de nuestra gran ciudad y el desarrollo económico, técnico y cultural del país.

Cuando se hace referencia por ejemplo, a uno de los problemas, al uso del suelo, se habla de acabar con la especulación pero y en esto estriba el verdadero problema ¿Con qué estrategia? ¿Con la inversión de la iniciativa privada? ¿Eso es una estrategia? Hubo un tiempo en que se desarrollaron ciudades satélites a pretexto de contribuir a la solución de la habitación, ¿Cuál fue el resultado?. Además del gigantismo generado la habitación popular fue quedando más rezagada, abandonada, y los fraccionamientos de especulación aumentaron. Se iniciaron los desalojos y, casualmente, las personas desalojadas siempre fueron trabajadores, gentes de escasos recursos asentadas, por necesidad, en zonas insalubres o en terrenos ejidales. Años más tarde, veinte por lo general, se inicia la llamada regularización de la tenencia de la tierra, con la infinidad de problemas nuevos que hay que resolver los cuales son utilizados por las autoridades en turno para levantar las banderas de justicia social, cuando todos sabe­mos que esta labor es producto del trabajo de los propios habitantes a quienes se les presiona para obtener su título de propiedad. Y, si no se lleva a cabo la regularización simplemente se les desaloja por “posesión irregular de la tierra”.

No así a aquellos que han construido los grandes fraccionamientos residenciales que han dejado a algunas autoridades “un pedacito” para poder labrar un futuro menos duro para sus hijos.

Se dice que para evitar procesos de conurbación y la proliferación desordenada de asentamientos humanos irre­gulares y porque “representan un gran atractivo para los grandes inversionistas del sector privado” se debe atraer el concurso del sector privado a los proyectos gubernamenta­les.

En relación a lo primero, se podría hacer el comentario de que es una ingenuidad pensar que el interés privado (nunca ha sido de otra manera) pudiera estar por ayudar a resolver la vivienda popular, y lo segundo más realista eso sí, que las inversiones en los proyectos gubernamentales son de las que interesan más al sector privado 1pero cuáles proyectos!

La solución para resolver el problema de la vivienda popular es realizar una reforma urbana, aplicando el Artículo 27 Constitucional, limitando la propiedad urbana, utilizando, es decir, expropiando para beneficio social los predios baldíos que se encuentran en la zona del centro de la ciudad y que constituyen inversiones especulativas porque se ad­ quieren, y simplemente se esperan a que suban de precio para ganar enormes fortunas y mientras esos terrenos baldíos podrían muy bien ser utilizados para la vivienda popular, para la vivienda de los trabajadores.

Canalizar los recursos de la banca de la construcción de la vivienda de interés social, ese fue uno de los objetivos de la nacionalización de la banca, canalizar los recursos para contribuir a resolver los problemas sociales.

Además, el PPS insiste en que la vivienda popular debe ser de renta, renta baja, no en propiedad, porque cuando la propiedad es en venta vuelven a quedar rezagados quienes tienen como ingreso menos del salario mínimo.

Y así como nos referimos al problema de la habitación, también se podría hacer en relación al transporte, a la salud, a la educación, a la cultura y a la recreación, porque gobernar, ‘mejorando la capacidad de respuesta a los problemas”, implica tener en mente muy claramente a quién se desea atender: ante esto no hay más que dos opciones: o se atiende a la mayoría de los ciudadanos, es decir, a los trabajadores y a la población necesitada, “marginada” como se dice actualmente, o se atiende a los intereses de la iniciativa privada ofreciéndole buenos negocios, ya sea para la construcción de viviendas, de escuelas o su rehabilitación, ya sea para la recolección y tratamiento de basura, ya sea para el transporte; porque la iniciativa privada, ya lo dijo, condiciona su participación a que exista ‘rentabilidad en los proyectos”.

En consecuencia, la acción pública, a nuestro juicio desde luego, debe ser fundamentalmente responsabilidad del Estado, no absoluta o ‘totalitaria’ como dicen los que nos refutan. La dirección y responsabilidad de las autoridades, así como el papel tutelar de los derechos de los trabajadores no puede pasarse a segundo plano en función de obtener los recursos necesarios para impulsar la solución de los grandes problemas acumulados por la desorganiza­ción, falta de planeación y abandono de las responsabilida­des de las administraciones correspondientes. Si se desea mayor “corresponsabilidad económica” esta no puede venir sino de quienes tienen el poder económico, de los dueños de los fraccionamientos y de los dueños de los medios de producción.

Se habla del interés por “frenar la delincuencia”, de luchar, con “energía contra el pandillerismo”, lCómo se va a hacer? Destinando el 15% del gasto total que representa un 42% de incremento en términos reales en relación con el ejercicio anterior? Aumentando el gasto en corporacio­nes policiacas? Cerrando las colonias residenciales para que no entren los pobres, a quienes se les llama nacos?

Se atacan los efectos más no las causas, y así no se resuelven los problemas. Resolvamos entonces las causas del incremento de la delincuencia que es el desempleo, el subempleo, la necesidad y la miseria resultado de lo ante rior, y en esa medida resolveremos o remos resolviendo la causa de la delincuencia.

Otro problema, la contaminación, problema económi­co, sólo después ecológico. Si bien es cierto que el mayor problema de la contaminación se encuentra en esta nuestra gran ciudad. Este se va a resolver gastando solo parte del presupuesto asignado? y, además, que de los recursos gastados, aproximadamente las dos terceras partes de lo asignado para resolver este grave problema fueron inverti­dos en bienes muebles e inmuebles. ¿Se puede así resolver o tratar de resolver el problema? ¡Quién puede creer seme­jante barbaridad!

Solamente se podría avanzar en su solución introduciendo, con energía, las medidas preventivas y correctivas de este cada vez más peligroso problema de la Ciudad de México.

Esto no se va a resolver con “un día sin carro”, eso será un paliativo porque en esos dos o tres meses se evitarán mayores daños o el fallecimiento de menos niños y ancianos por asfixia y por otros males que se derivan de la contami­nación.

Pero la causa, o más bien las causas son otras, son muchas otras: las fábricas e industrias en el Distrito Federal y zona metropolitana, la falta de regulación de los vehículos que entregan productos a los comercios y a las casas habitación, los transportes de materiales para construcción y de abasto durante el día y en toda la ciudad. Los famosos “fumigadores” de Ruta 100, hace unos días se decía en la prensa que comprarán nuevas unidades, ojalá que así sea, porque realmente ya no se sabe qué pensar.

La solución del transporte es la creación del Instituto Metropolitano del Transporte, esto ya es una necesidad urgente, el problema del transporte debe tratarse como una sola unidad desde el punto de vista técnico y administrativo, el Instituto Metropolitano del Transporte debe planear, construir, dirigir y administrar todo el transporte colectivo, tren ligero, el suburbano, los trolebuses, los autobuses y el metro.

Debe estar integrado por el Distrito Federal, el Estado de México, y ahora también el Estado de Hidalgo, y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Debe ser un organismo creado por el Estado y sostenido por esos estados y la federación y una parte debe corresponder a la  iniciativa privada, es decir.una parte debe pagarla la inicia­tiva privada, porque son precisamente los empresarios quie­nes se han venido beneficiando con el transporte, porque a ellos lo que les interesa es que el trabajador llegue a tiempo.

Este Instituto Metropolitano del Transporte beneficiaría no solamente a los trabajadores sino también a sus familias porque actualmente por el alto costo del transporte no pueden salir de los lugares donde habitan.

Tal vez parezca repetitivo pero la contaminación y el conflictivo tránsito, la conflictiva vialidad, y el insuficiente, caro y mal transporte , así como los problemas de servicios, salud, seguridad, educación, recreación y todos los proble­ mas del Distrito Federal solamente podrán resolverse con la descentralización, al llevar el desarrollo económico a los Estados de la República.

Hay estados pobres por el abandono en que se en­cuentran pero que tienen terreno, recursos, energía y mano de obra. Llevar las industrias a los Estados, crear polos de desarrollo económico y cultural en diferentes zonas del país, con la intervención, dirección y rectoría del Estado y tam­bién, por qué no, con la participación de la iniciativa privada en las ramas que la Constitución le permita. Solamente así se resolverán los grandes problemas de ésta nuestra ciu­dad, lo demás son en el mejor de los casos, buenas intensiones, en el peor, que es sólo mi preocupación, debi­lidad ante los intereses de la iniciativa privada nacional y extranjera.

Si se habla de gobernar la ciudad desde el punto de vista político, con el respeto al pluripartidismo y con la participación de todos los sectores, entonces debe haber una transforma­ción del Distrito Federal convirtiéndolo en un Estado de la Federación, para que la mayor concentración de población del país tenga derechos políticos de los que actualmente carece.

No es suficiente la Asamblea de Representantes, la Asamblea es nuestro ‘Hyde Park’. Tal vez sirva de desahogo, pero no resuelve nada, es un Foro que tiene funciones secundarias, revisa reglamentos (ordenanzas, bandos de policía) pero no tiene facultades legislativas pues como no existe Congreso Local porque no es un Estado, lo que ahí se diga y haga “se tomará en cuenta”.

Si se desea realmente la participación ciudadana debe atenderse a sus requerimientos que se manifestaron en las elecciones del 6 de julio de 1966 al pronunciarse en favor de los partidos que apoyan la demanda de convertir al Distrito Federal en un Estado más de la República.

Ha sido evidente que en todos estos años en que se ha designado a las autoridades, al Jefe del Departamento del Distrito Federal y a los Delegados políticos, no se ha dado la respuesta política y administrativa necesaria para satisfacer las necesidades y dar solución a los problemas de la población del Distrito Federal, porque no tienen compromiso con el pueblo, porque no fueron elegidos por el voto popular, su compromiso es con su jefe, el que los designó.

Es imprescindible e inaplazable abrir los cauces de la participación ciudadana en el gobierno de la capital como parte del proceso de transformación democrática para discutir y proponer colectivamente soluciones a los problemas de la gran urbe.

La lucha por ampliar la vida democrática de la capital no es nueva, desde hace varios años la mayoría de las fuerzas políticas y sedales han coincidido en la ahora impostergable necesidad de democratizar al Distrito Federal y restaurar los derechos políticos plenos de los ciudadanos que habitan en el Distrito Federal, para elegir a sus gober­nantes, porque el Ayuntamiento es la base de la vida demo­crática del país.

La reciente contra-reforma política aprobada por las fuer­ zas de derecha cierra el camino de la verdadera democracia al asegurar la hegemonía del partido mayoritario en la ARDF e impedir la participación plural de las fuerzas políticas democráticas y revolucionarias que conformamos la verda­dera mayoría en el Distrito Federal y en todo el país.

No podemos decir que en las condiciones actuales de desarrollo del país ya se agotó la Revolución, al contrario, lo que no se ha logrado es cumplir las metas que la Revolución se propuso.

Nosotros afirmamos que las organizaciones sociales, la industrialización del país, las empresas del Estado son precisamente lo que permitió avanzar al Estado mexicano en el camino de la independencia económica, en lo que ahora se está dando marcha atrás.

Repetimos, reiteramos que los problemas de la ciudad cuya población es el 25% de la población del país, en donde se genera el 45% del PIB y el 40% de la producción industrial, solamente podrán resolverse con una planificación integral y un desarrollo equilibrado del país, descentralización de la

industria, creación de empresas del Estado con participación de los trabajadores en su dirección, restitución del régimen municipal, democratización de la entidad y la crea­ción del Estado número 32. Esto es modernización y patrio­tismo.

El programa para el desarrollo económico, político, social y cultural del país debe tener una orientación patriótica, la que la Revolución Mexicana precisó en la Constitución de 1917, cuyos objetivos son alcanzar la independencia económica; avance democrático y elevar el nivel de vida del pueblo. Producir no para complementar el mercado doméstico de los Estados Unidos sino para servir al mercado interior de México; de otra forma nunca saldremos de la dependencia económica sino que ésta será todavía mayor, perderemos fortaleza política nacionalmente, tendremos debilidad política en el campo internacional y nuestro país será más pobre. Lo que debemos hacer es retomar el camino de la Revolución Mexicana.

Consultar artículos realizados o relacionados con Marcela Lombardo.

Coloquio “Educación socialista en México: planteamientos, debates y controversias”

El 1 de marzo de 2019, la Asociación Interdisciplinaria para el Estudio de la Historia de México celebra el Coloquio:

Educación socialista en México: planteamientos, debates y controversias (1929-1945)

El Coloquio de Educación socialista en México: posturas, debates y controversias (1929-1945) está dirigido a investigadores, estudiantes e interesados en general que deseen abordar y discutir algún aspecto que pueda vincularse con la Educación socialista en nuestro país desde una perspectiva histórica. Pese al enfoque, la participación no se restringirá a quienes sean historiadores de formación, sino que, promoviendo la interdisciplinariedad, podrán intervenir aquellos estudiosos de las ciencias sociales y de las humanidades.

El coloquio tiene como objetivo poner en debate el proyecto de la educación socialista entendida como la pedagogía del Estado posrevolucionario, proponiendo nuevas reflexiones sobre su implementación y su consecuente aceptación o rechazo. Para ello habrán de analizarse los distintos escenarios donde se discutieron y aplicaron las presuntas políticas educativas de corte socialista, así como a sus principales protagonistas, trátese de los opositores al régimen o los grupos alineados con él. De tal modo que, considerando el período en que tuvo mayor resonancia (1929-1945), se proponen los siguientes ejes temáticos:

  1. Planteamientos, debates y controversias sobre la Educación socialista en México.
  2. Las Instituciones ante el reto de la educación socialista.
  3. Actores en torno a la educación socialista: estudiantes, padres de familia profesores y autoridades.

Comité organizador:

Dr. Luis Arturo García Dávalos
Mtro. Walter Raúl de Jesús Martínez Hernández
Mtro. Misael Armando Martínez Ranero

Contacto: aiehm.coloquios@gmail.com

Actividad Académica: Día Mundial del Sueño y Semana del Cerebro

cerebro iluminado

15 de marzo de 2019

(Entrada libre)

La Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño invita a las actividades académicas del “Día Mundial del Sueño y la Semana del Cerebro”

PROGRAMA

15 de marzo

09:00Dr. Óscar Sánchez
¿QUÉ PASA EN MI CEREBRO DURANTE EL SUEÑO?
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
09:45Dra. Guadalupe Terán
¿CÓMO APRENDO CUANDO DUERMO?
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
10:30Dr. Javier Velázquez Moctezuma
YA EN SERIO ¿QUÉ PASA SI NO DUERMES?
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
11:30Receso para café
12:00Dra. Yoaly Arana
ENTRE PLATICAR, SOÑAR Y QUE SE TE SUBA EL MUERTO
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
12:45C.D. Juan Manuel Cortés
¿RONCO? O SUEÑO QUE SOY UNA MOTO
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
13:30Mtra. Daniela Guarneros
CONTANDO OVEJAS OTRA VEZ ¿POR QUÉ NO PUEDO DORMIR?
Clínica de Trastornos del Sueño UAM-I
14:15CELEBRACIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL SUEÑO
CONCLUSIONES

Día Mundial


Imagen del cerebro albergada en el Blog La Mente es Maravillosa.

Aurelio Velázquez, 1899 – 1966

Detalle de la portada Ala izquierda

Aurelio Velázquez nació el 16 de febrero de 1899, en la ciudad de Mérida, estado de Yucatán (México); y murió el 10 de agosto de 1966, en la misma ciudad.

Estudió en el Instituto Literario del Estado, donde acabó el bachillerato en 1918.

Como intelectual, ya desde los 18 años, Aurelio Velázquez se inclinó por la literatura y el periodismo, participando en las tertulias celebradas durante el gobierno de Alvarado, en el café “Ambos Mundos”, y a tenor de la Revolución Mexicana. Esto también le llevó a participar en la revista Tierra, órgano de las Ligas de Resistencia del Partido Socialista del Sureste.

En política, Aurelio Velázquez trabajó en la administración pública estatal y municipal, fue secretario particular del gobernador Felipe Carrillo Puerto, de Álvaro Torre Díaz y otros gobernantes, regidor del Ayuntamiento de Mérida y diputado del Congreso del Estado de Yucatán por el Partido Socialista del Sureste.

Como poeta, la obra de Aurelio Velázquez se caracterizó por una poesía ingenua, sincera y sentimental; desarrollando una vertiente social y otra erótica. En su estilo poético influyó su maestro Leopoldo Lugones y el interés por imprimir musicalidad al verso. Prefirió el soneto tanto en endecasílabos como en alejandrinos. Entre sus aportaciones destacan Ala izquierda, incluida en la Antología de poetas revolucionarios del Prof. Felipe Jiménez de la Rosa, editado por la SEP, La canción del deseo y Los vocablos del ensueño, su último libro conocido.

En 1919, Villaespesa incluyó en el número extraordinario de la revista Cervantes, dedicado a Mérida, a Aurelio Velázquez. También figura en la Antología universal de sonetistas, Libros de los 1001 sonetos, que se publicó en Buenos Aires, Argentina.

Recordamos a Aurelio Velázquez con dos de sus poesías publicadas en Ala izquierda (1935), y una dedicatoria al Mtro. Vicente Lombardo Toledano.

Poesías de Aurelio Velázquez

BRONCE LITERARIO

Prócer efigie de bronce
hierática y sugestiva,
el indio anciano a la puerta
de la casita descansa.

Las arrugas de su rostro
senderos son del esfuerzo
de una vida y una raza,
estelas de los dolores,
huellas que en carne dejaron
las zarpas de la desgracia.

El indio anciano medita
y en sus pupilas fulguran
crepúsculos de agonía,
llamaradas de protesta
y luceros de esperanza,
vía crucis del jornalero
que al fin escucha los cantos
de la alondra libertaria.

El indio anciano recuerda
con terror los viejos tiempos,
y piensa que él nunca pudo,
ni en los años más lejanos,
vibrar al ansia de vida
de que hoy se muestran ufanos
los jóvenes que a su lado
gozan, bregando en la finca,
vida y condición de humanos.

El indio anciano se asombra
de tantas liberaciones.

Él era esclavo sufrido,
él era bestia de carga,
sus hijos son hoy felices
y jamás serán esclavos.

El indio anciano medita
y añora a la compañera
que ha muchos años que duerme,
calladita, bajo tierra.

Ah, si ella hubiera visto
cómo cambiaron las cosas;
cómo los indios son libres
con los hijos y la esposa!

Ella que al plantel llevaba
con devoción el pozole
para aliviar el hostigo
de las lluvias y los soles,
y además la sal de gleba
de su amor y su palabra.

Cómo hubiera sonreído
y qué alegre exclamación
de pájaro alborozado
fondera siempre encendida
dentro de su corazón!

Y aquel vástago mayor
que un día más no volviera,
aquel fornido muchacho
que un día cayó en la leva
y llevaron para el Norte
sin decir adiós siquiera.

Pero la Revolución
extirpó la odiosa leva.
Y el recio bronce sonríe
con un destello cordial
por esta mágica nueva.

Su nieto aprende a leer
y este pensamiento enflora
su espíritu en el fervor.

(Continúa en la otra columna)

Cómo goza cuando el niño,
contento y en alta voz,
sus lecciones deletrea,
y cómo estuvo riendo
cuando el niño hizo un retrato
del abuelo en el cuaderno!

El indio anciano palpita
con santa consolación;
buen premio para sus penas
son las proclamas de hoy.

Libertad para los suyos,
libertad y protección
que también ellos son gentes.

Prócer efigie de bronce,
hierática y sugestiva,
el indio anciano a la puerta
de la casita descansa.

Las arrugas de su rostro
son ya caminos de luz,
estelas de una esperanza
señales que agrupan hombres
bajo un estandarte rojo.

EX PATRÓN

En la plebe reverbera
como lumbre de ilusión,
la esperanza justiciera
de ver mendigo al patrón.

Con harapos, harapiento
en el alma y el vestir,
con la traza del hambriento
y el dolor del infeliz.

Suplicar por el mendrugo
que él negara tiempo atrás
con su gesto de verdugo
y su término procaz.

El patrón, ente ignorante
que riquezas heredó,
sin saber un solo instante
de la mínima labor.

Privilegio de su cuna
hecha del lino mejor;
su madrina, la fortuna,
lo envolvió con su fulgor.

Mas, la vida fue implacable
y, en un día socarrón,
trocó en miseria incurable
el orgullo del patrón.

La sonrisa proletaria
ve en la calle al ex-patrón,
hacer la búsqueda diaria
del mendrugo y del frijol.

Los suyos saben ahora
la fatiga del taller,
salvo un hijo que atesora
profesión de soutener.

El también odia a los ricos
hoy que sabe del dolor,
los tomaría en añicos
a mordidas y a furor.

En un tiempo más que breve
fue la realización;
la esperanza de la plebe
de ver mendigo al patrón.

Dedicatoria de Aurelio Velázquez del Valle al Mtro. Vicente Lombardo Toledano

Portada y dedicacoria de Aurelio Velázquez en Ala izquierda
Velázquez, Aurelio. Ala izquierda: poemas socialistas. México: Imprenta de la Cámara de Diputados, 1935.

Al Sr. Lic. Vicente Lombardo Toledano. Muy atentamente (firmado) Aurelio Velázquez

Obra ubicada en el acervo histórico: “Dedicatorias a Vicente Lombardo Toledano” de la biblioteca del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano.

Efemérides con fines de difusión cultural e histórica.

Link del catálogo en línea: http://200.78.223.179:8292/LOMBARDO
Correo electrónico: bibliolomb@hotmail.com

Obra de Aurelio Velázquez

  • Pájaros de abril (1918)
  • El libro de las ojeras (1925)
  • La cábala del amor (1928)
  • La canción del deseo (1928)
  • Libro del amor informal (1936)
  • Atalayas del sureste (1935)
  • Ala izquierda (1935)
  • Los vocablos del ensueño (1950)
  • Desde la Casa del Pueblo (1937)

Artículo escrito por el Doctorando Josep Francesc Sanmartín Cava, en colaboración con los Servicios Bibliotecarios del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano.


Referencias: Servicios Bibliotecarios del Centro LombardoEnciclopedia de la literatura en México y Yucatán Literario.

El camino del conocimiento en el cine. Exploración y saber.

imagen de Interestelar para el podcast sobre "el camino del conocimiento"

Para escuchar el podcast hay que reproducir el player de ivoox que se encuentra en la parte superior de este texto (dar play).

Con este podcast damos fin a los temas trasversales del proyecto de investigación La Mitología en la Narrativa Audiovisual, que este año hemos dedicado al cine. El próximo podcast, que cerrará la temporada, servirá como sumario de todos los temas tratados en relación a la configuración de la humanidad.

Hemos intentado, a lo largo de estos programas, estudiar la mitología desde una perspectiva clásica, contemporánea y futurista. Es por esta razón, que hoy vamos a hablar de la exploración y el saber que se da en el cine, normalmente en la ciencia ficción, aunque también en otros géneros. Esto se debe, en gran medida, a que no hay camino del héroe que no requiera, a su vez, un camino del conocimiento, por pequeño que sea.

En este programa analizamos cine en donde el camino del conocimiento es la esencia del relato, donde la aventura exige superar los distintos umbrales de la historia mediante el intelecto, donde la violencia sólo es un obstáculo en la superación de los problemas; es más, donde la fuerza se presenta como una amenaza a la propia supervivencia basada en el conocimiento.

Aunque en realidad se hace cine de este tipo, no lo vamos a negar, no parece el suficiente. Algo que tampoco se entiende si tenemos en cuenta que este cine tiene su público, con auténticos éxitos de taquilla, como por ejemplo El marciano, dirigida por Ridley Scott, Interestelar, dirigida por Christopher Nolan, La llegada, dirigida por Denis Villeneuve, Una mente maravillosa, dirigida por Ron Howard, El código enigma, dirigida por Morten Tyldum, El indomable Will Hunting, dirigida por Gus Van Sant, o Cielo de octubre, dirigida por Michael Almereyda. Estos son sólo algunos de los ejemplos de grandes películas que han conseguido atraer la atención del público, donde ha habido una aventura digna de ser vivida, llena de tensión, de retos y de satisfacción ante el éxito. Todas estas películas, de alguna manera, sirven para hacernos mejores, en tanto que el cine es un reflejo en donde nos miramos todos. Y como ya hemos aprendido en pasados podcasts, la cinematografía redunda en los mitos y construye otros nuevos, influyendo de manera notable en la la cultura, en lo que somos.

Otros podcasts del Proyecto de Investigación La Mitología en la Narrativa Audiovisual.


Suscríbete a nuestro canal de ivoox para recibir notificaciones de los podcasts que vayamos publicando.

Música del programa: You & Me de Borrtex
Imagen de cabecera albergada en IMDB, © 2014 Warner Bros. Entertainment, Inc. and Paramount Pictures Corporation. All Rights Reserved.

X