Menú

Joyas bibliográficas: Sor Juana Inés de la Cruz

Por: Aura Ponce de León

Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana, (1648/51 – 1695) la gran poetisa de la Nueva España del siglo XVII, legó al mundo una obra magnífica por su variedad, calidad y hondura. En la exposición de piezas del mes sobre joyas bibliográficas de la biblioteca del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano” compartimos con ustedes tres extraordinarios libros de su autoría, ejemplares de los cuales hay muy pocos en México, y que son parte del fondo reservado de la biblioteca de este Centro de Estudios. Los tres tomos conservan su encuadernación original en pergamino.

El primer libro es una segunda impresión, publicada en 1693, aún en vida de Sor Juana:

Segundo tomo de las obras de Soror Juana Ines de la Cruz, monja professa en el monasterio del señor San Geronimo de la Ciudad de Mexico. Añadido en esta segunda impression por su autora. Año 1693. Con las licencias necesarias. Impresso en Barcelona: por Joseph Llopis. Y a su costa.

Este tomo contiene diversos textos entre los que se encuentra una de las obras más celebradas de la décima musa: la silva Primero sueño, que para distintos autores expresa su más original y profundo pensamiento sobre los alcances de los diversos saberes y que ella misma calificó, en su Respuesta a Sor Filotea, como un texto que había escrito en su totalidad por su propia voluntad, a diferencia de los muchos otros que escribió para dar gusto a peticiones varias. Hay también en este tomo villancicos, glosas, sonetos, redondillas, endechas, loas, sainetes, comedias –Los empeños de una casa, divertida comedia de enredos, por ejemplo. Todo el contenido de este libro muestra la versatilidad de esta extraordinaria escritora y pensadora.

Fama y obras póstumas

El segundo de ellos es un texto publicado en 1701:

Fama, y obras posthumas, Tomo tercero, del fenix de Mexico, y dezima musa, poetisa de la America, Sor Juana Ines de la Cruz, religiosa professa en el convento de San Geronimo, de la Imperial Ciudad de Mexico. Recogidas, y dadas a luz por el doctor Don Juan Ignacio de Castorena y Ursua, Capellan de honor de su Magestad, y Prebendado de la Santa Iglesia Metropolitana de México. En Barzelona: por Rafael Figuerò. Año de M. DCCI. [1701]

Este texto contiene, entre otros textos, ejercicios devotos, ofrecimientos, elogios, oraciones, sonetos, y, muy especialmente, el intercambio de cartas sobre la famosa Carta Atenagórica entre Sor Juana y quien se firmó como Sor Filotea de la Cruz, tituladas en el índice del texto así: La Carta del Ilustrisimo, y Excelentissimo Señor Obispo de la Puebla de los Angeles, en nombre de Sor Philotèa de la Cruz, y Respuesta de la Poetisa à Sor Philotèa.

 

Poemas

El tercer texto fue publicado en 1709 y es el siguiente:

Poemas de la unica poetisa americana, musa dezima, Soror Juana Ines de la Cruz, religiosa professa en el monasterio de San Geronimo de la Imperial Ciudad de Mexico. Que en varios metros, idiomas, y estilos fertiliza varios assumptos. Con elegantes, sutiles, claros, ingeniosos, utiles versos, para enseñanza, recreo, y admiracion. Sacolos a luz Don Juan Camacho Gayna, cavallero del Orden de Santiago, Governador actual de la Ciudad del Puerto de Santa Maria. Tercera Edición, corregida y añadida por su Authora. Impresso en Valencia: por Antonio Bordazar, Año 1709. A costa de Joseph Cardona, mercader de libros.

Este tomo contiene sonetos, romances, glosas, redondillas, ovillejos, loas, villancicos, entre otros textos. Aquí se transcribe el soneto titulado: De amor, puesto antes en sugeto indigno, es enmienda blasonar del arrepentimiento:

Quando mi error, y tu vileza veo,

contemplo, Sylvio, de mi amor errado,

quan grave es la malicia del pecado,

quan violenta la fuerza de un deseo.

A mi mesma memoria apenas creo,

que pudiesse caber en mi cuidado

la ultima linea de lo despreciado,

el termino final de un mal empleo.

Yo bien quisiera, quando llego à verte,

viendo mi infame amor, poder negarlo;

mas luego la razon justa me advierte,

Que solo se remedia en publicarlo;

porque del gran delito de quererte,

solo es bastante pena, confessarlo.

Leer su entendimiento de las emociones humanas nos hace constatar una capacidad frecuente entre las personas que son grandes artistas: poder ser ellas mismas y ser otras.

Para consultar

Este Centro cuenta también con una edición en cuatro tomos de las Obras Completas de Sor Juana Inés de la Cruz, publicada entre 1951 y 1957 por el Fondo de Cultura Económica dentro de la Biblioteca Americana, proyectada por Pedro Henríquez Ureña. Los tres primeros volúmenes de esta edición fueron editados por el Doctor Alfonso Méndez Plancarte, y el cuarto, por fallecimiento del anterior, por el Licenciado Alberto G. Salceda. Los cuatro tomos contienen eruditos estudios preliminares que pueden acercar al lector a la obra del ave fénix de América, nuestra mundialmente admirada Sor Juana.

 

Es tiempo de partir. Fue un gusto haber compartido con ustedes en Piezas del mes algunas de las muchísimas y magníficas obras que contiene la biblioteca del CEFPSVLT, a la que deseo larga vida. Es también grato para mi despedirme con esta breve presentación de la que considero una de las mayores joyas bibliográficas de esta biblioteca patrimonio de la nación.

 

 

Revisión: Eduardo Vizcaya Xilótl y Lucía González Gallardo.

Colegio del personal académico y personal bibliotecario / mayo de 2019

Invitamos a nuestros queridos amigos y estimados usuarios a acudir a la biblioteca del Centro. Su acervo puede consultarse en: http://200.78.223.179:8292/LOMBARDO


Algunas obras consultadas:

Bautista, Virginia, 2019. Pulen tres joyas de Sor Juana Inés de la Cruz, Excélsior, 21-04-2019. En: https://www.excelsior.com.mx/expresiones/pulen-tres-joyas-de-sor-juana-ines-de-la-cruz/1308602

Obras completas de Sor Juana Inés de la Cruz, tomos I a IV. 1951, 1952, 1955 y 1957. Edición, prólogo y notas de Alfonso Méndez Plancarte en tomos I a III y de Alberto G. Salcedo en tomo IV. México-Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Biblioteca Americana, proyectada por Pedro Henríquez Ureña.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X