Saberes sobre la evolución humana

Para comprender la evolución humana y la historia antigua de nuestra especie, la ciencia examina saberes de muy diverso signo. Se estudian datos geológicos, ambientales, hallazgos fósiles, arqueológicos, hipótesis sobre comportamientos y diversa información adicional con lo cual se hacen interpretaciones para ofrecer estampas de cómo, cuándo y por qué apareció nuestra especie, cuáles son sus características peculiares: conciencia, conducta moral, habilidades tecnológicas, lenguaje, por ejemplo. La manera en que cada interpretación articula estos saberes para presentar ese retrato tiene que ver con formas de razonamiento, prácticas científicas, tradiciones de pensamiento, influencias, énfasis, peso atribuido a las evidencias, intereses científicos e institucionales y muchos otros factores de ámbitos variados.

Cada disciplina va construyendo así aparatos conceptuales, métodos de estudio, modos de aproximación y otros filtros e instrumentos con los que interpreta su objeto de estudio. Conocer el origen e historia de tales instrumentos y saberes nos permite comprender mejor los contextos de discusión en los que se da cada debate o afirmación y con ello comprender mejor el significado de los mismos y su lugar y valor en el océano de información en que vivimos.

Piezas del mes.

En la biblioteca del Centro Lombardo existen numerosos libros relacionados con la conformación del pensamiento y saberes sobre evolución humana. En la Exposición Piezas del Mes de este mes tenemos el gusto de compartir con ustedes una muestra de esa parte del acervo a través de tres libros de la Biblioteca Mexicana de Historia y Filosofía de la Ciencia y la Tecnología.

El lugar de la humanidad en la naturaleza.

El primero de ellos es Debating humankind´s place in nature, 1860-2000: the nature of paleoanthropology, un libro de Richard G. Delisle, investigador de la historia de la ciencia, quien examina el avance del pensamiento sobre evolución humana desde que Thomas H. Huxley se preguntara sobre el lugar del hombre en la naturaleza. Señala: “Este libro argumenta enérgicamente contra cualquier impresión de que el campo de la paleoantropología es un área de investigación no progresiva. Por el contrario, se verá que los paleoantropólogos se las han arreglado para resolver la mayor parte de los problemas primordiales que se han encontrado en la búsqueda por establecer el lugar de la humanidad en la naturaleza. Esto se ha realizado en menos de 150 años” (Delisle, p. 37).

Controversias sobre el registro fósil.

En el segundo texto, The fossil chronicles: how two controversial discoveries changed our view of human evolution, presentamos una reflexión sobre una de las principales fuentes de la constitución del saber dentro de la disciplina: la controversia. En este texto la paleoneuróloga Dean Falk examina el papel que tuvieron dos descubrimientos en ciertos cambios ocurridos dentro de las concepciones disciplinares: el niño de Taung y los restos fósiles de la Isla de Flores, que generaron grandes controversias entre los estudiosos de la evolución humana.

El estudio de los orígenes humanos.

El último texto es Studying human origins: disciplinary history and epistemology, de Raymond Corbey y Wil Roebroeks, quienes estudian aspectos de la historia disciplinar y la epistemología en el estudio de los orígenes humanos. En el Cap. 2 aparece el siguiente comentario del historiador Peter Bowler: “Hay muchos científicos, incluyendo algunos arqueólogos y paleoantropólogos, que desestiman la historia de sus disciplinas como irrelevantes a su trabajo. Como historiador, no necesariamente tengo por qué desafiar esta actitud, estoy interesado en el pasado por sí mismo, porque quiero saber cómo difiere del presente […] Al mismo tiempo, sin embargo, no negaré que algo de la fascinación surge de una convicción de que el pasado influencia el presente. La manera en que hacemos las cosas está modelada en parte por la vida social, cultural y científica del pasado” (P. J. Bowler, en Corbey & Roebroeks, p. 9).

El arte de Roberto Montenegro.

Aguafuerte “La Bruja” – Roberto Montenegro

Presentamos también, del acervo hemerográfico, el aguafuerte La bruja del artista jalisciense Roberto Montenegro. La pieza que exponemos aquí fue publicada en el suplemento número 43 del Órgano de la Confederación Regional Obrera Mexicana. En los primeros años del siglo xx, Montenegro estudió en la Academia de San Carlos en México. Posteriormente, desde 1905 y hasta finales de la segunda década del siglo, vivió y estudió en Madrid, París, México y Mallorca, después de lo cual regresó definitivamente al país. Artista de gran versatilidad, fue pintor, ilustrador, escenógrafo y muralista. Fue también un gran promotor del arte popular. En 1967, un año antes de su muerte, recibió el Premio Nacional de Artes. El Centro Lombardo Toledano colabora con algunas piezas de su acervo hemerográfico en la exposición del Museo del Palacio de Bellas Artes Roberto Montenegro. Expresiones del arte popular mexicano.

Invitamos a nuestros queridos amigos y estimados usuarios a acudir a esta magnífica biblioteca. Su acervo puede consultarse en:  http://200.78.223.179:8292/LOMBARDO

Sobre la biblioteca y las exposiciones de Piezas del Mes, hay información aquí:  https://www.centrolombardo.edu.mx/piezas-del-mes-la-biblioteca-del-centro/

Colegio del Personal Académico y Personal Bibliotecario.

Texto: Aura Ponce de León y Bernardo Yáñez / diciembre de 2017 – enero de 2018.


Delisle, Richard G., 2007, Debating humankind´s place in nature, 1860-2000: the nature of paleoanthropology, with introductory and concluding essays by Milford H. Wolpoff and Bernard Wood, New Jersey: Pearson Prentice Hall, xvi, 447 p.

Falk, Dean, 2011, The fossil chronicles: how two controversial discoveries changed our view of human evolution, Berkeley: University of California Press, xiv, 259 p.

Corbey, Raymond & Wil Roebroeks, 2001, Studying human origins: disciplinary history and epistemology, Amsterdam: Amsterdam University Press, viii, 174 p.

Montenegro, Roberto, 1928, “La bruja” (lámina) agua fuerte del artista Roberto Montenegro. En: Órgano de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), suplemento no. 43, enero 1º, pág. 49.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *