• 01 55 5661 4987
  • 01 55 5661 1787
  • centrolombardo.edu@gmail.com
  • Lun - Vie: 9:00 - 18:00
Menú

Condena de muerte a la cultura

Despacho Vicente Lombardo Toledano

A uno y otro lado del Atlántico se tiene la convicción de que son los gobiernos de la izquierda los que tienen un compromiso mayor, se diría que irrenunciable, con la cultura. Es posible que esa idea venga de los tiempos de la Ilustración, el motor ideológico de la apuesta por el conocimiento como mayor arma para la condición humana y, a la vez, la bandera que llevó al levantamiento contra el absolutismo monárquico. Fue en gran medida el empeño de Voltaire y sus colaboradores el que condujo al final del Antiguo Régimen para dar paso a otro sistema de relaciones que se basaba en nuevos conceptos de la política, la economía y lo que cabría llamar el ideal ciudadano.

En todos esos ámbitos se encuentra como sustrato necesario e irremplazable la cultura con mayúsculas, el avance del conocimiento racional frente a la superstición y el uso de la ciencia como fuente de dicho conocimiento sustituyendo a la especulación. Si bien es verdad que la mayor parte de las primeras universidades que empuñaron el timón de la ciencia eran de la Iglesia, en su seno se fue abriendo paso la convicción de que sin la racionalidad y el método científico no habría ningún progreso del saber. ¿Será necesario recordar que el debate de 1860 que concedió estatuto científico a la teoría de la evolución por selección natural de Darwin tuvo lugar en el Museo Universitario de Historia Natural de Oxford, dependiente de la primera universidad inglesa, eclesiástica por supuesto, que se fundó en la misma ciudad?

El recuerdo de Darwin resulta pertinente porque la Biología es la ciencia de mayor fuerza y pujanza que ha ido avanzando a caballo de los siglos XX y XXI. Pues bien, la que con toda probabilidad supone la institución más importante hoy en el estudio de la filosofía de la Biología, el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (Centro Lombardo en adelante), se encuentra hoy al borde de la desaparición.

El Centro Lombardo se creó por decreto presidencial para albergar la biblioteca particular de Vicente Lombardo Toledano y reunir, catalogar y estudiar la obra ingente de este prohombre de izquierdas, fundador del Partido Popular Socialista, destacado pensador de las claves de la educación ciudadana y líder sindical y político. Pero de forma complementaria el Centro Lombardo, gracias a la hija y al nieto del gran intelectual, Marcela Lombardo y Raúl Gutiérrez Lombardo, fue ampliando sus objetivos culturales abriendo, cuando nacía el siglo actual, la línea de investigación entonces novedosa, casi revolucionaria, dedicada a los aspectos filosóficos de la Biología.

La muerte de Marcela Lombardo coincidió en el tiempo con la finalización de la tarea esencial del Centro Lombardo, al terminar el trabajo de recopilación y edición de las obras de Lombardo Toledano. Se abrió entonces una nueva etapa en la que era la investigación de las claves filosóficas de la Biología la que iba a permitir al Centro Lombardo consolidarse como una institución mundial puntera en esa materia. El Gobierno mexicano se comprometió a apoyar con sus recursos el nuevo estatuto.

Doloroso es que, de forma sorprendente, las autoridades gubernamentales mexicanas estén conduciendo muy poco después a que el Centro Lombardo tenga que cerrar sus puertas al desatender el Gobierno las obligaciones contenidas en el acuerdo que definió las nuevas funciones del Centro. Esa ejecución se hace de la manera más simple y eficaz, cerrando el grifo de las subvenciones y demás compromisos económicos adquiridos.

Eso es lo mismo que decir que se ha dictado la sentencia de muerte del Centro Lombardo. Y puede que lo peor de todo sea que quien está llevando a cabo semejante disparate, que llevará a la pérdida de un patrimonio cultural de gran altura, sea un gobierno que se dice de izquierdas.

En defensa del patrimonio cultural y artístico del Centro Lombardo (CEFPSVLT)

Raúl Gutiérrez Lombardo

Decía el filósofo Albert Camus que la única cuestión seria que existe para los seres humanos es la del suicidio. Pocas cosas hay más inquietantes en términos filosóficos como los limites en que cabe situar el derecho a la vida.

La Historia, le pese a quien le pese, es la que reside en la memoria de cada pueblo y, por lo tanto, puede servir como incentivo para no morir o suicidarse en el intento, al tratar de cambiarla para bien de uno mismo y de todo.

Una de las actividades más importantes, si no es que la principal, que el Centro Lombardo (CEFPSVLT) ha realizado en sus casi cinco décadas de existencia fue el rescate, reproducción, clasificación, catalogación y salvaguarda de los textos, discursos, conferencias y entrevistas que conforman el registro más completo de la obra de Vicente Lombardo Toledano, cuya publicación llevó a cabo la institución en 94 volúmenes, concluida en el año de 2015.

Aunado a lo anterior, el Centro Lombardo dedicó gran parte de su trabajo a conservar, incrementar y administrar el valioso acervo bibliográfico donado a la Nación por Vicente Lombardo Toledano, que constituye el patrimonio cultural de la institución. En ese esfuerzo, en 1994 creó la Biblioteca Mexicana de Historia y Filosofía de la Ciencia y la Tecnología, Centro de Documentación en Metaciencia, para ofrecer a la comunidad académica una fuente de información bibliográfica actualizada y amplia en ese campo del conocimiento. Asimismo, ha recibido en donación bibliotecas de distinguidos intelectuales de México y Europa, logrando quintuplicar el número de piezas bibliográficas en sus acervos.

Cabe resaltar también, que durante la larga gestión de la maestra Marcela Lombardo Otero en la dirección del Centro Lombardo, ella misma se encargó de reunir diversas obras de arte que los grandes maestros de la plástica mexicana hicieron en honor a Vicente Lombardo Toledano, que actualmente constituyen su patrimonio artístico.

Ante la nueva realidad política que vive nuestro país y con base en la llamada “austeridad republicana” que caracterizan los compromisos del Gobierno de México, el apoyo económico que el Centro Lombardo recibía a través de la Secretaria de Educación Pública (SEP), fue reducido drásticamente, al grado de considerar la cancelación de sus actividades de investigación y publicaciones, para consagrar exclusivamente el presupuesto asignado a las actividades dedicadas a la gestión de la biblioteca y de difusión cultural.

Por lo anteriormente expuesto, asumo toda la responsabilidad que esto implica y ofrezco mis más sinceras disculpas a los trabajadores tanto académicos como administrativos que se verán afectados por dicha decisión.

Atentamente

Raúl Gutiérrez Lombardo
Secretario Ejecutivo del
Centro Lombardo

“LA VERDAD SE CONSTRUYE DIARIAMENTE A TRAVÉS DE LA HISTORIA”

Porqué los trabajadores del Centro Lombardo confiamos en López Obrador

Imagen para la no extinción del Lombardo

¿Por qué confiamos razonadamente en el presidente? Porque, conforme a la causa de nuestro problema, procede confiar en él como la persona idónea para resolverlo; por su naturaleza ética y de principios e ideales, y porque para resolver nuestra situación con justicia, sólo se necesita voluntad política y estamos ciertos que el licenciado Andrés Manuel López Obrador la tiene.

Banner comentario de apoyoEn efecto, respecto a la causa fundamental de nuestro problema, es claro que ésta es ajena al actual gobierno, puesto que se origina en la animadversión patológica que a la derecha neoliberal le produce y le ha producido siempre la figura de Vicente Lombardo Toledano, cuyo nombre lleva esta institución. Lombardo fue un sabio, un distinguido intelectual, un filósofo, un educador, un pensador marxista, un dirigente sindical, un pilar de la cultura, y, sobre todo, fue un combatiente revolucionario de primera fila. Sin su presencia y su activa participación, no podría entenderse toda la obra de la etapa constructiva de la Revolución Mexicana, y muy en especial, la obra del presidente Lázaro Cárdenas.

Es bien sabido y está bien comprobado que toda persona que se desempeña en el campo de las luchas por causas justas, como lo hizo Lombardo, por ese sólo hecho se convierte en objeto del rencor de quienes se consideran lastimados en sus privilegios e intereses espurios; y lo vuelven blanco de sus más enconados ataques, calumnias e injurias. Si se buscan ejemplos, Lombardo Toledano estará siempre entre los casos más connotados, dada la cantidad de veneno que a lo largo de su vida tuvo que recibir por parte de la prensa y los grandes medios de comunicación, campaña que siguió adelante aún después de su fallecimiento.

Lombardo vivió muchos años de su fecunda vida en la casona de la calle de Artistas (hoy Vicente Lombardo Toledano) número 51, en el viejo barrio de Chimalistac, de la ciudad de México, y fue su voluntad donar al pueblo, a la nación mexicana, la portentosa biblioteca que fue un instrumento medular de su trabajo; lo impulsó, en esa decisión, el anhelo de que miles, millones de obreros, de jóvenes, de gente del pueblo tuvieran acceso a las mismas riquísimas fuentes de conocimiento en que él abrevó; y pudieran utilizar la misma poderosa herramienta de la que él se sirvió para su gran obra transformadora, puesto que Lombardo, gran constructor de instituciones, uno de los mayores edificadores del México de hoy, sabía bien que, como él mismo lo expresó, “sin saber no se puede luchar, sin luchar no se puede saber”. De ahí que los neoliberales que para desgracia del pueblo y la nación se apoderaron de la dirección de la vida pública y la detentaron por más de tres décadas, jamás vieran con simpatía al Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano” que se creó sobre la base de su biblioteca, ese inigualable donativo a todos los mexicanos, ni simpatizaran con su actividad de ahondar, de escudriñar en su obra y difundir sus hallazgos, sus descubrimientos, sus ideas que en mucho alumbran las luchas más avanzadas de hoy y las que están por venir.

No pudieron extinguirlo; no se atrevieron, pero por ganas no quedó. Una y otra vez le regatearon los recursos que los sucesivos gobiernos debían entregarle para su trabajo, por tratarse de una institución pública, como lo establece el decreto que lo creó; así se le pretendió asfixiar. Retrasar la entrega de esos recursos, siempre escasos, fue otra artimaña que se volvió habitual; cada año se fue retrasando más el pago de los salarios de quienes aquí laboramos; tres, cuatro quincenas, las primeras veces; seis, ocho quincenas, después. Un gran esfuerzo, una gran capacidad de sobrevivencia tuvo el Centro Lombardo para mantenerse vivo y activo, produciendo, generando y difundiendo conocimiento y sabiduría durante toda esa etapa, a la que el presidente llama con acierto el “periodo neoliberal”. El Centro pudo sortear toda esa etapa de asedios y acechanzas, por fortuna, gracias a muchos mexicanos conscientes que le brindaron su solidaridad y apoyo; a hombres y mujeres de la ciencia y la cultura, nacional e internacional, y del ámbito de la lucha social, obrera y popular.

Banner comprar libros
Respetuosamente solicitamos su apoyo a través de la compra de uno o más libros impresos de nuestras colecciones, que puede consultar aquí: https://www.centrolombardo.edu.mx/publicaciones-bajo-demanda/
Precio por libro: 100 Pesos.
Llamar al 5661 4987 y 5661 1787.

Entre los productos del periodo neoliberal, uno, de orden burocrático, vino a servir doble trampa para el Centro Lombardo y, a la vez, para la autoridad gubernamental de hoy: sucede que el gobierno anterior, por torpeza o mala fe, dejó situado a este centro de investigación en una partida presupuestal inadecuada, que en los términos de la administración pública denominan U080, que tiene naturaleza mixta, pues incluye a instituciones del Estado y a otras de carácter privado. Se trata de una partida sumamente pequeña, por los recursos que contiene, de hecho, de las más pequeñas de la Secretaría de Educación Pública, si se compara con otras. Esa partida, cuyo manejo, junto con otras varias más, corresponde a la Subsecretaría de Educación Superior, ya en el actual gobierno, distribuyó su escaso contenido de manera extraña, manteniendo sin recorte alguno a unos o aplicándoles uno reducido, y disminuyendo la parte ofrecida a otros de manera dramática, entre estos últimos se ubicó nuestra institución, a la que se informó que se destinarían sólo 3.5 millones de pesos para su funcionamiento de todo el año de 2019, cuando su presupuesto mínimo para operar de manera austera y franciscana, sin el mínimo derroche, es de 12 millones al año. Pero más extraño y más grave, es que ni un solo peso se nos ha entregado, ni siquiera como parte de esa raquítica cifra.

Bueno, pero volviendo al tema de este artículo: confiamos en el presidente López Obrador porque él no es una gente de la derecha, sino un militante de avanzada, un antineoliberal y, por lo tanto, no tiene intereses que pudieran haber sido o ser lastimados en lo futuro por las ideas ni las acciones de Lombardo Toledano: por el contrario, comparte muchos de sus ideales: también aspira a un México libre, justo, independiente; a un gobierno que no sirva al gran capital, sino al pueblo. Igual que Lombardo, López Obrador es honesto en grado superlativo, enemigo de la corrupción, e igual que el ilustre teziuteco ve y ejerce la política como un instrumento fundamental para la transformación progresiva de México y no como una herramienta para el lucro ni para el enriquecimiento personal. Nuestro problema se origina en un prejuicio ideológico y político, el de los neoliberales, y en un malentendido por parte del funcionario que hoy tiene a su cargo el área concreta de la que depende el Centro Lombardo, que no ha sabido o no ha querido corregir lo que hay que corregir –y que los trabajadores de esta institución le hemos explicado varias veces en nuestros escritos, que ni siquiera contesta.

López Obrador tiene la voluntad política, la honradez y la alteza de miras suficientes, por eso, los trabajadores del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano” confiamos en que tendremos su simpatía y su solidaridad para nuestra causa justa.

CONTENIDO DE LA CARTA ENVIADA A ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Ciudad de México a 30 de abril de 2019

LIC. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS
PRESENTE

Los trabajadores del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano” (CEFPSVLT), dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), desde la primera quincena de enero no hemos recibido nuestros salarios. Por si esto no fuera suficientemente grave, se nos ha informado que en la SEP se trabaja en un proyecto para “llevar a cabo el proceso de extinción” de la institución en que laboramos.

Los trabajadores no estamos de acuerdo con lo arriba señalado por varias razones:

  1. Los considerandos del Decreto Presidencial del 19 de agosto de 1972, que creó este Centro de Estudios sobre la base de la donación al gobierno de la nación de la biblioteca particular del extraordinario mexicano cuyo nombre llevamos con decoro y orgullo, están plenamente vigentes y se corresponden con la realidad económica, política y social de México, mucho más ahora, a partir de su arribo a la presidencia de la República y la puesta en marcha de la Cuarta Transformación.
  2. Nuestro servicio público siempre ha sido cumplido con esmero, responsabilidad y altos estándares, tanto en los campos de servicios bibliotecarios especializados y custodia del acervo original, en los de investigación en las áreas de ciencias políticas y sociales y filosofía y ciencias de la vida, como en publicaciones. Nuestra revista de filosofía de la vida es de las más leídas en habla hispana. Hemos publicado numerosas obras en las que se indaga, reflexiona y profundiza en el pensamiento de Lombardo, que tanto tiene que aportar para alumbrar el camino hacia una mejor sociedad, por la que tanto ha luchado nuestro pueblo. Numerosas instituciones culturales y académicas pueden testimoniar que los espacios del Centro siempre están abiertos gratuitamente para sus actividades. El Centro es una casa de todos. Académicos e instituciones pares del mundo pueden avalar nuestro trabajo. Se realizan muchas otras actividades que pueden conocerse en los documentos que adjuntamos.
  3. Nos asiste el derecho de defender por vías legales y pacíficas nuestra fuente de trabajo.

Hemos llegado a la insostenible situación actual por una sucesión de hechos que se resumen de esta manera:

  1. Dada la ideología de izquierda y la trayectoria revolucionaria de Vicente Lombardo Toledano, tan ligada a la obra de gobierno del general Lázaro Cárdenas, el Centro de Estudios que lleva su nombre siempre fue visto con suspicacia y sometido a tratos inadecuados por los gobiernos neoliberales.
  2. Entre otras acciones de trato indebido, se nos fue moviendo de una partida presupuestal a otra de la SEP, hasta dejarnos en una, la llamada U080, de naturaleza mixta, que apoya a instituciones del estado y privadas.
  3. Ya en el actual gobierno, algún funcionario atenazado por la necesidad de ahorrar recursos, pero desinformado, confundió la naturaleza totalmente pública de nuestra institución, y en vez de ministrarle el austero presupuesto que le correspondía, de $12 millones al año, le notificó que le concedería 3.5 millones en el año, lo que no permite sostener ni la tercera parte de la nómina, que de por sí es pequeña y modesta (28 trabajadores incluyendo mandos). A la fecha, ni esa insuficiente suma ha sido liberada, por lo cual nadie de nosotros ha podido cobrar su salario, a pesar de la pública y reiterada indicación de usted de que eso, retener nuestros sueldos, constituye un delito, una violación a la Constitución.

La solución de nuestros problemas requeriría de cuatro acciones de gobierno:

  1. Cancelar todo intento de extinguir o de mutilar al CEFPSVLT y, por el contrario, otorgarle el respaldo y reconocimiento que se merece.
  2. Restituirle su presupuesto, que es plenamente austero y hasta franciscano, sin el cual no puede cumplir las funciones que establece su decreto de creación.
  3. Liberar a la brevedad los recursos mencionados, para que podamos recibir nuestros salarios y hacer frente a otros gastos inminentes e inaplazables.
  4. Ubicar al CEFPSVLT en la partida presupuestal apropiada, como órgano desconcentrado en la estructura de la SEP, para evitar futuras confusiones.

Para todo lo anterior lo que hace falta es la voluntad política y usted la tiene, no abrigamos dudas al respecto. Tampoco abrigamos duda de que contaremos con su solidaridad y simpatía para nuestra causa justa.

Señor Presidente López Obrador, estamos convencidos de que el gobierno de la Cuarta Transformación, respaldado por la histórica votación de más de 30 millones de compatriotas, no puede cargar con el baldón del maltrato, promovido por administraciones neoliberales y que hoy propician funcionarios desinformados, y menos el de la extinción o mutilación del CEFPSVLT, que sería un error histórico.

Le saludamos cordialmente y quedamos a la espera de su respuesta.

Atentamente

Los Trabajadores del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”, dependiente de la Secretaría de Educación Pública.


La carta enviada a Presidencia de la República, Coordinación General de Política y Gobierno, Dirección General de Atención Ciudadana, fue recibida el 3 de mayo de 2019.

Carta pública

Centro Lombardo Toledano

Ciudad de México, a 2 de abril de 2019

Los trabajadores del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (CEFPSVLT) hacemos de su conocimiento que no hemos recibido nuestro salario desde el 1o de enero del presente año. Además, les expresamos que nos preocupa profundamente saber que se ha mencionado la idea de extinguir o de reducir esta institución. Recortarla arrebataría parte sustantiva y fundamental de sus funciones e implicaría despedir a la mayoría de quienes aquí laboramos, algunos desde hace más de veintiocho años. No coincidimos con dichos planteamientos. Por ello, solicitamos la salvaguarda de este Centro como bien público, así como el pago de nuestros salarios. En ambos casos el derecho nos asiste.

En nada objetamos la política de austeridad del actual gobierno de la República. Esta institución siempre se ha apegado a los principios de austeridad y transparencia como consta en las actas trimestrales de su órgano de gobierno durante toda su existencia. No existen en el seno del CEFPSVLT ni sueldos excesivos, ni derroches, ni concepto alguno de su gasto que no sea de estricta necesidad y esté justificado por entero. Sin embargo, resulta problemático el severo recorte que se ha propuesto para esta institución pues equivale a reducir en 75% el presupuesto de este Centro con relación al año de 2016 y en 65% con relación al año de 2018.

El Centro de Estudios es una institución del Estado, dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Fue creada por decreto presidencial del 19 de agosto de 1972 sobre la base de la donación que el extraordinario mexicano, cuyo nombre lleva con decoro y orgullo, hizo de su biblioteca particular al gobierno de la nación. Este hecho consta en el decreto citado, cuyos considerandos mantienen cabal vigencia.

Debemos añadir que el CEFPSVLT desarrolla proyectos en sus áreas de investigación, publicaciones y biblioteca, en un marco de compromiso con el servicio público, que bien pueden considerarse coincidentes con la tónica de las transformaciones educativas y sociales que promueve el actual gobierno. De hecho, está posibilitado para desarrollar otros proyectos, también en consonancia con los objetivos en curso y en el marco de impulso a las ciencias y las humanidades, una de las perspectivas propuestas por la SEP.

A lo largo de sus casi 47 años de existencia, el CEFPSVLT ha realizado aportes al saber, valiosos para la sociedad en las dos áreas en las que practica la

investigación y difusión de las ideas: los estudios políticos y sociales y la filosofía de las ciencias de la vida. Cabe señalar que en los últimos años esta institución ha afrontado, no sin dificultades, retrasos y recortes presupuestales. Es de notar que en el año 2018 la reducción del monto de su gasto asignado fue mayor al 35% con respecto al año de 2016. Pensamos que la administración actual, que se ha comprometido públicamente con el impulso a la educación integral y a las ciencias y humanidades, no tendría razones para actuar bajo esta inercia.

Entre las causas de estos problemas hay un aspecto de orden burocrático que consiste en una ubicación inapropiada de este Centro en la estructura de la SEP. Si este fuera el caso, situar al CEFPSVLT como órgano desconcentrado de la administración pública, reconoce la función para la que fue creado y ofrece una posible solución.

Por todo lo anterior, con todo el respeto y deferencia que nos merecen, señor presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y señor Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, solicitamos su intervención para dar solución favorable a los dos problemas aquí señalados: pago de salarios y ubicación estructural apropiada.

De ustedes, atentamente,

Los Trabajadores del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”, dependiente de la Secretaría de Educación Pública.

Acerca de lo que es y hace el Centro Lombardo Toledano

Acerca de lo que es y hace el  Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (CEFPSVLT).

El Centro Lombardo surgió por decreto presidencial el 19 de agosto de 1972 como organismo dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Se le asignó, como parte de su patrimonio, la biblioteca particular del Doctor Vicente Lombardo Toledano, donada por él a la nación, y el subsidio anual del gobierno federal que le otorga a través de la SEP. Asimismo, se le destinó el inmueble que ocupa por decreto presidencial el 21 de febrero de 1985.

A lo largo de sus 45 años de existencia, el Centro Lombardo ha cumplido con responsabilidad y empeño su encomienda, realizando numerosos proyectos y actividades en sus tres áreas principales de trabajo: investigación, difusión de la cultura científica y suministro de servicios bibliotecarios especializados.

En la investigación del Centro Lombardo se cultivan tres campos de trabajo: Estudios filosóficos (ciencias cognitivas, evolución humana y pensamiento evolucionista); estudios políticos y sociales (historia política y social de México y vida y obra de Vicente Lombardo Toledano) y estudios sobre ciencia, tecnología y sociedad. Mantiene vínculos de trabajo con universidades nacionales y extranjeras, así como otros organismos e instituciones, a través de proyectos de interés común con valor científico y filosófico, y mantiene un compromiso de eficacia y economía en la producción de sus publicaciones y de difusión del conocimiento.

En difusión de la cultura científica, el Centro Lombardo cuenta con un amplio programa de publicaciones. Destaca especialmente la revista Ludus Vitalis, publicación reconocida internacionalmente en el campo de la filosofía de las ciencias de la vida y la colección Eslabones en el desarrollo de la ciencia, sobre historia y filosofía de la ciencia y la tecnología. Asimismo, realiza actividades de comunicación (conferencias, coloquios, congresos y otros encuentros académicos). Y para posibilitar un acceso abierto a nuestra producción y nuestros acervos, han sido puestos en línea para ser consultados desde cualquier región del mundo.

En cuanto a servicios bibliotecarios, el Centro Lombardo tiene a su cargo importantes acervos, únicos en México. Entre ellos, la colección especial de la vida y obra de Vicente Lombardo Toledano, la colección Dedicatorias a Vicente Lombardo Toledano –en 1350 libros–, obras de consulta, joyas bibliográficas del siglo XVI al XIX, acervo general y hemeroteca histórica. Contiene fuentes documentales especializadas en ciencias sociales y colecciones en historia y filosofía de la ciencia. Por su riqueza y contenido temático concurren a esta biblioteca investigadores de instituciones de educación superior e investigación mexicanas y extranjeras. Tiene celebrados convenios de canje de publicaciones con 410 instituciones y cuenta con 63,615 volúmenes al día de hoy. Además, el Centro Lombardo posee un patrimonio artístico importante producto de la recopilación de obras de los principales autores de la plástica mexicana del siglo XX.

Carta abierta al viento

De un error administrativo del pasado a una irregularidad que se ha prolongado hasta el presente.

Raúl Gutiérrez Lombardo
Secretario Académico

Cuando la Secretaría de Educación Pública recibió la biblioteca particular que Vicente Lombardo Toledano donó a la Nación, el Gobierno de la República consideró conveniente establecer un organismo que administrara ese valioso acervo bibliohemerográfico, y que a la vez de enriquecerlo, auspiciara el estudio y la investigación de las humanidades, en particular de la Filosofía.

En esta época de profundas transformaciones —se dijo en la argumentación del Decreto— se abren nuevos horizontes a la humanidad que demandan conocimiento, por lo que “el bien donado será de invaluable utilidad… pues a través del estudio del pensamiento humano, se logrará su constante renovación y una mejor comprensión del mundo contemporáneo”.

El 19 de agosto de 1972, el Presidente de la República expidió el Decreto que creó el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano, dependiente de la Secretaría de Educación Pública, con la finalidad de fomentar el estudio, la investigación, el intercambio y la difusión de las humanidades, en particular de la Filosofía.

En el Decreto se precisan tanto la sede del Centro (su domicilio hasta la fecha) como su patrimonio: la Biblioteca, el subsidio anual que por conducto de la Secretaría de Educación Pública le conceda el Gobierno Federal, las aportaciones de organismos públicos, privados y personas físicas, y los bienes destinados a su funcionamiento.

La gestión del Centro, originalmente encomendada a un Patronato y a un Consejo Directivo, por las dimensiones y condiciones operativas de la institución se compactó en un Órgano de Gobierno integrado por los titulares de la Secretaría de Educación Pública, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Universidad Nacional Autónoma de México, del Instituto Politécnico Nacional, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de la Confederación de Trabajadores de México, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, presidido por el Secretario de Educación Pública.

El Órgano de Gobierno ha cumplido puntualmente todas las funciones colegiadas académicas y administrativas asignadas al Patronato y al Consejo Directivo, lo que ha permitido que el Centro cumpla sin falta alguna sus funciones y compromisos institucionales. Los resultados logrados así lo avalan.

Debe señalarse que hasta el año 2000 el Centro funcionó como una dependencia de la Secretaría de Educación Pública. Sin embargo, la llegada a la administración federal de funcionarios sin conocimiento y experiencia en el ramo, generó una irregularidad administrativa. Los encargados de la SEP en ese entonces no entendieron la naturaleza institucional del Centro y lo descolocaron de la estructura orgánica de la SEP, relegándolo a una condición externa a la Secretaría.

Y aunque los recursos se asignaron sin contratiempos mayores, se puso al Centro en un programa de apoyo a instituciones que no forman parte orgánica en la Secretaría, anomalía que se ha prolongado hasta el presente. Es de suponer que las administraciones que siguieron al cambio de 2012 han debido afrontar una intensa actividad en favor de la reforma educativa que ha de haber ocupado toda su atención.

Pero la notificación de que la SEP no apoyará de momento al Centro pone en evidencia que al no resolverse, la descolocación administrativa ha dado lugar a una confusión que pone a una dependencia de la Secretaría de Educación Pública al borde de su extinción sin que medie siquiera una explicación y que se anule por una vía a todas luces improcedente un Decreto Presidencial que creó una dependencia del Ejecutivo Federal.

La SEP se ha consagrado en una tarea por hacer de la evaluación un factor decisivo de la vida institucional, criterio que por supuesto, compartimos y asumimos en nuestro trabajo. Pero la decisión en curso no hace referencia alguna a la evaluación del desempeño del Centro y una anomalía originada en una incompetencia administrativa del pasado podría llevar a que la SEP actuara no sólo al margen sino en contra de un criterio de cuya prevalencia depende en buena medida la salud institucional en un momento en que la sociedad reclama la certidumbre que sólo puede dar la congruencia.

X