• 01 55 5661 4987
  • 01 55 5661 1787
  • centrolombardo.edu@gmail.com
  • Lun - Vie: 9:00 - 18:00
Menú

Escritos sobre las constituciones de México. Tomo I

Detalle Constituciones de México

ESCRITOS SOBRE LAS CONSTITUCIONES DE MÉXICO. TOMO IEdit

Si no ves el PDF a continuación, refresca la página seleccionando el icono que encontrarás en el buscador junto a la url con esta apariencia: imagen icono refresco

“DESCARGA PDF”
Libro. Colección: Obra temática. 2008, México DF (México).
Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano

ISBN: 978-968-5721-56-1
Ciencias Sociales: Derecho Público.

Descripción:

Vicente Lombardo Toledano fue un hombre que consagró su vida, su enorme capacidad y extraordinaria cultura, entre otras cuestiones, a vigilar el cumplimiento y mejoramiento no sólo de las normas jurídicas que consolidaron a la República, sino también las que sentaron las bases de su desarrollo independiente, así como la exigencia del respeto entre todas las naciones a la autodeterminación de cada pueblo para darse el gobierno que satisficiera sus necesidades, como lo expresara el presidente Benito Juárez.
Los trabajos del doctor Lombardo Toledano, en cualquier ámbito de la vida Sindical, cultural, económica o política del país, tuvieron siempre el mismo objetivo, subrayar que las modificaciones que se pudieran hacer a la Constitución deberían ser para enfrentar a la reacción, así como para la defensa y satisfacción de las necesidades del pueblo y de nuestro país. Por eso analiza lo que vive y lo que ha muerto de las Constituciones de 1857 y de 1917, y también analiza sus antecedentes y la trascendencia que han tenido en la construcción de nuestra nación.
Los textos que aquí se publican constituyen un extraordinario análisis del proceso de evolución del país, y señalan al mismo tiempo la orientación y objetivos que deben tener los instrumentos, las “instituciones constitucionales sin nuevas convulsiones armadas que faciliten —dijo el doctor Lombardo Toledano— no sólo la compleja tarea de gobernar”, sino porque “la Constitución es, además de una serie de principios que organizan jurídicamente a una nación y dan fisonomía propia al Estado, un camino hacia el porvenir, que entre más claro y asequible sea ante la conciencia popular, más fácil hará la obra que tiene como fin el imperio de la libertad y la justicia”.

Índice y autores:

Vicente Lombardo Toledano
PRESENTACIÓN (Pág: 9)
Marcela Lombardo Otero
LA MAYORÍA OBRERA ES LA ÚNICA QUE TIENE EL DERECHO DE CONTRATAR (3 de noviembre de 1925) (Pág: 13)

GOLPE DE GRACIA AL INDIVIDUALISMO Y A LA VIEJA CONSTITUCIÓN LIBERAL (9 de diciembre de 1925) (Pág: 31)

MODIFIQUEMOS LA CONSTITUCIÓN PARA ENFRENTAR A LA REACCIÓN (20 de octubre de 1926) (Pág: 41)

EN MÉXICO NO EXISTE EL MUNICIPIO LIBRE (16 de noviembre de 1926) (Pág: 49)

EL SENADO NO RESPONDE A LA REALIDAD SOCIAL DE MÉXICO (30 de diciembre de 1926) (Pág: 61)

REFORMEMOS LA CONSTITUCIÓN PARA QUE LA NACIÓN VIVA DE ACUERDO CON SUS ANHELOS (21 de noviembre de 1927) (Pág: 73)

INTERVENCIÓN DE VICENTE LOMBARDO TOLEDANO, DIPUTADO DEL PARTIDO LABORISTA, SOBRE LA INICIATIVA QUE PLANTEA LA SUPRESIÓN DEL MUNICIPIO LIBRE DE LA CIUDAD DE MÉXICO (16 de mayo de 1928) (Pág: 85)

EL PODER JUDICIAL DEBE SER INDEPENDIENTE ANTE EL EJECUTIVO (18 de mayo de 1928) (Pág: 103)

LA MENTIRA DEL FEDERALISMO Y LA IDEOLOGÍA REVOLUCIONARLA (8 y 9 de agosto de 1929) (Pág: 114)

REFORMA AL ARTÍCULO TERCERO CONSTITUCIONAL (1 de diciembre de 1933) (Pág: 121)

UN NUEVO TEXTO PARA EL ARTÍCULO 123 CONSTITUCIONAL (15 de diciembre de 1933) (Pág: 125)

LO QUE VIVE Y LO QUE HA MUERTO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917 (6 de febrero de 1935) (Pág: 129)

¿EN QUÉ FORMA SE HA APLICADO EL ARTÍCULO TERCERO CONSTITUCIONAL? (14 de octubre de 1936) (Pág: 134)

LA EDUCACIÓN SOCIALISTA, PRODUCTO LEGÍTIMO DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA (11 de diciembre de 1939) (Pág: 138)

LA MEJOR MANERA DE HONRAR A LA CONSTITUCIÓN ES CUMPLIRLA Y HACER QUE SE CUMPLA POR TODOS (5 de febrero de 1950) (Pág: 149)

LO QUE VIVE Y LO QUE HA MUERTO DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA (5 de febrero de 1952) (Pág: 163)

LO QUE VIVE Y LO QUE HA MUERTO DEL PLAN DE AYUTLA (27 de febrero de 1954) (Pág: 180)

EL EPISCOPADO MEXICANO CONTRA LA CONSTITUCIÓN. OPINIÓN Y LLAMAMIENTO DEL PARTIDO POPULAR (19 de octubre de 1956) (Pág: 183)

LA IGLESIA EN MÉXICO NO TIENE DERECHOS (31 de octubre de 1956) (Pág: 187)

TEMAS PARA UNA ENCUESTA SOBRE EL PRIMER SIGLO DE VIDA CONSTITUCIONAL DE MÉXICO (22 de febrero de 1957) (Pág: 191)

LAS NUEVAS EXIGENCIAS NACIONALES EN EL RÉGIMEN CONSTITUCIONAL DE MÉXICO (5 de abril de 1957) (Pág: 201)

ORIGEN, CARACTERÍSTICAS Y REPERCUSIONES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1857 (14 de mayo de 1957) (Pág: 204)

ANTECEDENTES Y TRASCENDENCIA HISTÓRICA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917 (15 de mayo de 1957) (Pág: 221)

LO QUE VIVE Y LO QUE HA MUERTO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1857 (16 de mayo de 1957) (Pág: 234)

EL EXAMEN DE LOS PROBLEMAS NACIONALES: SIETE INICIATIVAS DEL PARTIDO POPULAR (25 de marzo de 1959) (Pág: 247)

UN PASO ADELANTE EN LA REFORMA AGRARIA. EL PRESIDENTE LÓPEZ MATEOS HA ABIERTO AHORA LA PERSPECTIVA PARA UNA NUEVA ETAPA (1 de abril de 1959) (Pág: 251)

ANÁLISIS FILOSÓFICO DEL ARTÍCULO TERCERO CONSTITUCIONAL (mayo de 1959) (Pág: 254)

EL ESTADO EN MÉXICO, SUS ACTUALES FUNCIONES Y RESPONSABILIDAD HISTÓRICA (21 de agosto de 1959) (Pág: 267)

MORELOS EN MÉXICO, EN AMÉRICA, EN EL MUNDO (22 de octubre de 1960) (Pág: 287)

LA EVOLUCIÓN DE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA Y REPRESENTATIVA. SU SIGNIFICADO EN EL DESARROLLO DE MÉXICO (14 de marzo de 1962) (Pág: 300)

EL LLAMADO DELITO DE DISOLUCIÓN SOCIAL ES CONTRARIO A LOS PRINCIPIOS DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA. ALEGATO EN FAVOR DE SIQUEIROS (11 de mayo de 1962) (Pág: 304)

CINCO INICIATIVAS DE LEY PROPUESTAS POR EL PARTIDO POPULAR SOCIALISTA (11 de diciembre de 1962) (Pág: 309)

REFORMAS A LA CONSTITUCIÓN EN MATERIA ELECTORAL (11 de diciembre de 1962) (Pág: 317)

SUPRESIÓN DEL DELITO DE DISOLUCIÓN SOCIAL (11 de diciembre de 1962) (Pág: 320)

REFORMAS A LA CONSTITUCIÓN EN MATERIA AGRARIA (11 de diciembre de 1962) (Pág: 325)

BENITO JUÁREZ Y EL DEBATE CONTEMPORÁNEO ACERCA DE LAS FUNCIONES DEL ESTADO EN MÉXICO (21 de marzo de 1963) (Pág: 332)

EL CARDENAL GARIBI Y LA CONSTITUCIÓN (2 de octubre de 1963) (Pág: 365)

LA REFORMA AGRARIA EXIGE VOLVER AL TEXTO ORIGINAL DEL ARTÍCULO 27 (3 de febrero de 1964) (Pág: 368)


VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

Nacionalizar el Estado: hacia una nueva democracia. Vol. 3

Detalle Nacionalizar el Estado


“DESCARGA PDF”

Libro. Obra temática. 1998. México DF (México)
Editado por: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano

ISBN: 970-18-098-7
Ciencias Sociales: Ciencias Políticas.

Descripción:

En estos volúmenes se han reunido diversos trabajos de Vicente Lombardo Toledano sobre temas económicos. En ellos se han incluido conferencias, artículos escritos para revistas y periódicos, declaraciones a la prensa, entrevistas que le hicieron, algunos estudios y resoluciones de las organizaciones sindicales que dirigió o que le solicitaron los hiciera, así como declaraciones y propuestas del partido político que fundó y dirigió hasta su fallecimiento.
Los textos aquí reunidos encierran su propuesta económica para el país, de la que deseamos resaltar la continuidad de su pensamiento y las características y orientación de las propuestas del autor para que nuestro país pudiese desarrollarse y alcanzar los objetivos de lograr la independencia económica respecto de los Estados Unidos de Norteamérica, para de esta manera consolidar y fortalecer la independencia política y soberanía nacionales, ya que como el autor decía “sin independencia económica no (puede haber) hay independencia política”, y al mismo tiempo elevar sistemáticamente el nivel de vida del pueblo. Aquí presentamos solamente los trabajos, lo demás lo dejamos al estudioso que se interese en ellos y los tome con la orientación que encierran, para realizar el análisis de la situación del país en los diversos momentos de su desarrollo histórico.
Hay en estos trabajos propuestas para la solución de problemas concretos y de problemas generales, y en todos ellos se encuentra siempre el mismo y apasionado propósito: la defensa de la nación y la búsqueda del bienestar del pueblo. En ellos se refiere a la necesaria industrialización del país, al origen de las crisis por las que ha atravesado, a la necesaria protección de la industria nacional, a lo que significan y las consecuencias de los monopolios, a los problemas y las necesidades económicas de los trabajadores, de los campesinos, de los maestros, de los empleados. Asimismo, se refiere a la necesidad de impulsar la economía no sólo en México sino en cada uno de los pueblos de nuestro continente, lo que significa la política de las nacionalizaciones en países como el nuestro, dependientes económicamente del extranjero, y en qué consiste y cómo debe ser la participación del Estado en la economía y a quien debe servir.

Índice:


TESIS SOBRE MÉXICO PROGRAMA DEL PARTIDO POPULAR (Pág: 6)
¿EUROPA CONTRA AMÉRICA LATINA? (Pág: 40)
La SUCESIÓN PRESIDENCIAL DE 1958. LA POLÍTICA ECONÓMICA (Pág: 43)
La SUCESIÓN PRESIDENCIAL DE 1958 EL FUTURO DE MÉXICO (Pág: 47)
SIGNIFICACIÓN POLÍTICA DE LA CONFERENCIA ECONÓMICA INTERAMERICANA DE BUENOS AIRES (Pág: 50)
CAPITALISMO AGRÍCOLA. CONTRA REFORMA AGRARIA (Pág: 62)
¿A DÓNDE PUEDE LLEVAR A MÉXICO LA DEPRESIÓN ECONÓMICA DE LOS ESTADOS UNIDOS? (Pág: 67)
LA TEORÍA DE LOS VALORES EN LA AMÉRICA HISPÁNICA Y LOS ESTADOS UNIDOS (Pág: 72)
LÓPEZ MATEOS Y LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES I. EL CAPITALISMO DE ESTADO (Pág: 77)
LÓPEZ MATEOS Y LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES II. LOS PROBLEMAS DEL CRÉDITO (Pág: 82)
LÓPEZ MATEOS Y LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES III. LAS INVERSIONES EXTRANJERAS (Pág: 86)
LÓPEZ MATEOS Y LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES IV. UNA VIGOROSA AGRICULTURA (Pág: 90)
LÓPEZ MATEOS Y LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES V. LA INDUSTRIA NACIONAL (Pág: 94)
EL MERCADO COMÚN LATINOAMERICANO: ILUSIONES Y PELIGROS (Pág: 99)
EL VERDADERO CONTENIDO DE LA POLÍTICA DE “BENEFICIO MUTUO” (Pág: 103)
EL DESARROLLO ECONÓMICO DE MÉXICO Y EL NIVEL DE VIDA DEL PUEBLO (Pág: 107)
¿OVEJAS, SOCIOS O PARIENTES POBRES? (Pág: 110)
RAZONES PARA LA NACIONALIZACIÓN DE LOS TELÉFONOS DE MÉXICO (Pág: 115)
INICIATIVA PRIVADA Y CAPITALISMO DEL ESTADO. EL PUNTO DE VISTA DE UN BANQUERO (Pág: 120)
EXPROPIACIÓN, NACIONALIZACIÓN Y SOCIALIZACIÓN (Pág: 125)
TRASCENDENCIA DE LA NACIONALIZACIÓN DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA (Pág: 129)
APARECE EL “CAPITALISMO POPULAR” EN MÉXICO El (Pág: 133)
CUANDO LOS GERENTES FILOSOFAN (Pág: 137)
UN SERMÓN SOBRE LA PROPIEDAD PRIVADA (Pág: 142)
PRERREQUISITOS DE LA “ALIANZA PARA EL PROGRESO” (Pág: 147)
LOS VERDADEROS OBJETIVOS DE LA “ALIANZA PARA EL PROGRESO” (Pág: 152)
ES URGENTE NACIONALIZAR LOS TRANSPORTES AÉREOS (Pág: 159)
NUESTRA INCREÍBLE RESIGNACIÓN A NO SALIR DE LA PRISIÓN VOLUNTARIA EN QUE VIVIMOS (Pág: 163)
LA ESTUPENDA IDEOLOGÍA DE LA INICIATIVA PRIVADA (Pág: 167)
UNA PREGUNTA QUE EXIGE RESPUESTA (Pág: 173)
LOS ORGANISMOS DESCENTRALIZADOS Y SU PERSPECTIVA (Pág: 178)
PASADO, PRESENTE Y FUTURO DE MÉXICO (Pág: 183)
RELACIONES DIPLOMÁTICAS Y COMERCIALES DE MÉXICO (Pág: 210)
EL MERCADO COMÚN EN EUROPA (Pág: 241)
LA NACIONALIZACIÓN DE LA INDUSTRIA PETROLERA A LOS 25 AÑOS DE REALIZADA (Pág: 217)
ROCKEFELLER, UN MAL CONSEJERO DE MÉXICO (Pág: 232)
LLEGÓ EL MOMENTO DE NACIONALIZAR EL ESTADO. EL CAMINO MEXICANO HACIA UNA NUEVA DEMOCRACIA (Pág: 237)
LOS APREMIOS EXTERIORES SOBRE MÉXICO Y LA PERSPECTIVA DE SU DESARROLLO (Pág: 244)
ANÁLISIS DE LOS OBSTÁCULOS PARA NUESTRO DESARROLLO (Pág: 250)
LA CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO (Pág: 253)
FRACASÓ LA CONFERENCIA MUNDIAL DE COMERCIO (Pág: 257)
URGE NACIONALIZAR LA RADIO Y LA TELEVISIÓN (Pág: 260)
POLÍTICA ENFERMA, ECONOMÍA ENFERMA (Pág: 263)
EL ESTADO FINANCIERO DE LA NACIÓN (Pág: 267)
UN CAPITULO DE LA CONSTITUCIÓN SOBRE LA ECONOMÍA NACIONAL (Pág: 271)
INICIATIVA DE LEY SOBRE LA PLANEACIÓN ECONÓMICA NACIONAL (Pág: 291)
LA NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA SERÁ UN PASO DE SIGNIFICACIÓN HISTÓRICA (Pág: 304)
DÍAZ ORDAZ CIERRA LAS PUERTAS DE LA BANCA A LA INVERSIÓN EXTRANJERA (Pág: 311)
NUESTRA RIQUEZA MAL DISTRIBUIDA (Pág: 315)
CRÉDITO EXTERIOR PARA LUCRO DE BANQUEROS (Pág: 319)
LA PLANEACIÓN DE LA ECONOMÍA NACIONAL Y LA CONASUPO (Pág: 326)
UN CAMINO QUE RECHAZAN LOS ENEMIGOS DE MÉXICO (Pág: 331)
¡CUIDADO CON LOS ELOGIOS DEL EXTRANJERO! (Pág: 336)
¿EL ESTADO O LA BANCA PRIVADA? (Pág: 341)
CENA DE AÑO NUEVO 1968 DEL P.P.S. (Pág: 345)
LA FUNCIÓN DEL ESTADO Y LA DE LA INICIATIVA PRIVADA (Pág: 358)
CONCESIONES, BANCOS Y SEGUROS (Pág: 362)
PETRÓLEOS MEXICANOS Y SU SITUACIÓN ACTUAL (Pág: 365)
ÍNDICE (Pág: 379)




[if 11797]Portada del libro: Nacionalizar el Estado: hacia una nueva democracia. Vol. 3[/if 11797]


VER MÁS PUBLICACIONES DEL REPOSITORIO SELECCIONANDO AQUÍ

Gustavo G. Velázquez, 1910 -1995

Por el Lic. Javier Arias, el Mtro. Josep Francesc Sanmartín Cava y el dedicado trabajo realizado por los Servicios Bibliotecarios del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano.

Gustavo G. Velázquez nació el 9 de febrero de 1910 en Valle de Bravo, Estado de México. Fue abogado, periodista, editor y escritor de ensayo, también escribió cuento y poesía bajo diferentes seudónimos, entre los que destaca el de “Policarpo Rosas”, también fue un destacado académico e investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Se licenció en la Escuela Libre de Derecho con el título de abogado, y consiguió el título de Maestro en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Como periodista escribió sus primeros artículos en el periódico Acción Social, que era un órgano del Partido Socialista del Trabajo del Estado de México, colaboró en el periódico El Minuto Azul, y dirigió la sección literaria del periódico El Heraldo de Toluca, donde publicó también poesía y cuento. Ejerció la docencia en la Escuela Nacional Preparatoria de la (UNAM), en la Universidad Obrera de México, en la Escuela de Pedagogía Superior del Instituto Científico y Literario de Toluca, en el Instituto que dio origen a la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), universidad en la que el Mtro. Velázquez fue docente y en la Facultad de Jurisprudencia, en la de Medicina y en la Facultad de Humanidades de la que fue también fundador. En la Escuela Preparatoria de Toluca impartió las asignaturas de Doctrinas filosóficas, Lógica, Historia universal, Historia de México y Literatura universal. Asimismo, participó en la fundación de la Escuela de Turismo. También destaca que desde muy joven fue miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y miembro del Consejo Universitario de la UAEM. Como político participó en la fundación del Partido Popular en 1948 junto con Vicente Lombardo Toledano.

El gobierno del Estado de México le entregó la Presea de Ciencias Sociales “Angel María Garibay” de 1983 en reconocimiento a su extensa producción científica y filosófica. Y en el año 85 de su natalicio recibió un homenaje de la UAEM por su trayectoria, de mano del rector Marco Antonio, junto con el Ayuntamiento de Toluca, el Instituto Mexiquense de Cultura, el periódico El Sol de Toluca y la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Falleció el 10 de diciembre de 1995 en la ciudad de Toluca, Estado de México. Sus cenizas fueron esparcidas en la laguna de Valle de Bravo, como era su deseo.

Recordamos al ilustre intelectual mexicano con una poesía y cuatro dedicatorias a su amigo y compañero Vicente Lombardo Toledano.

Acróstico

Acróstico Murmura el vientecillo en la espesura
Algo que al corazón llega impreciso:
Rumores matinales y el hechizo
Intimo del arroyo entre la hondura.
¡Alba en la Primavera! En cada nido

Trinos de alondras. Se abren los capullos.
¡Eclosión de rosales! Mil arrullos
Ruedan por el paisaje estremecido.
¡En todo está tu nombre, amada mía!
Sobre el cristal turgente del rocío
Alumbra tu sonrisa y en el día.

Las gotas al caer dicen: María.
Inunda la mañana tu belleza
Recóndita. Entre tanto
Asciende, rumorosa, como un canto

Melifluo la palabra: Teresa.
Oigo así que tu nombre dos rosales condensa.
Recogiendo las rosas de inaudita pureza
Al unir dos palabras:
María Teresa

VELÁZQUEZ, Gustavo G. El secreto de don quijote. México: Gobierno del Estado de México, 1968.

Maestro Lombardo: Quisiera que Ud. Encontrará justificación en mi trabajo, puesto que no busco competir con literatos, sino contribuir a la difusión de los principios que desde hace más de treinta años profeso. Con afecto y admiración para Ud. Firma Gustavo Velázquez. México. D. F. julio 19 de 1968.

VELÁZQUEZ, Gustavo G. Hidalgo, nueva vida del héroe. Toluca, Estado de México: Gobierno del Estado de México, 1960.

Al maestro Lombardo Toledano, a quién tantas enseñanzas debe el autor. Oct 14 de 1960. Firma Gustavo G. Velázquez

VELÁZQUEZ, Gustavo G. José María González Arratia: una vida una ciudad. México: Club Rotario de Toluca, 1950.

Para el Maestro Vicente Lombardo Toledano, con mi devoción y mi afecto, prometiendo continuar en la lucha que ha continuado por nuestra Patria. Firma Gustavo G. Velázquez. Toluca, Méx 5 de sep. de 1958.

VELÁZQUEZ, Gustavo G. Ignacio Ramírez. Toluca: Ediciones del Grupo Letras, 1953.

Al maestro Lombardo Toledano en el 59° Aniversario de su nacimiento,16 de julio de 1894.Una vida prolongada para bien de México y de la humanidad. Toluca mex a 16 de julio de 1953. Firma Gustavo G. Velázquez.
Le doy un tomo especial de 12 ejemplares numerado a mano por el autor.

Obras ubicadas en el acervo histórico: “Dedicatorias a Vicente Lombardo Toledano” en la biblioteca del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano.

Link del catálogo en línea: http://200.78.223.179:8388/LOMB
Correo electrónico: bibliolomb@hotmail.com

Publicaciones

  • La Silente Eclosión (poemas)
  • Hidalgo, nueva vida del héroe
  • José María González Arratia
  • ¿Quiénes fueron los matlatzincas?
  • Historia de las Ciencias
  • La Gavia, biografía de una hacienda,
  • Valle de Bravo en la poesía de Pagaza,
  • Los recursos del Estado de México,
  • Geología y Paleontología del Estado de México,
  • Presencia y misión de la juventud
  • Los diputados constituyentes del Estado de México en 1824
  • Mujeres ilustres del Estado de México
  • José María Luis Mora y la erección del Estado de México
  • El secreto de don Quijote
  • Lorenzo de Zavala, desertor de México
  • José María Heredia en Toluca
  • Un hombre peligroso (vida de Paúl Langevin)
  • Carácter de la legislación de México
  • Fray Marcos de Niza, historiador y apóstol
  • Idealismo trascendental y dialéctico
  • El Papel del trabajo en la transformación del mono en hombre
  • Estampas de Valle de Bravo
  • 136 folletos sobre problemas sociales y económicos del Estado de México

La nacionalización de la industria eléctrica.

La nacionalización de la industria eléctrica.[1]

Por Cuauhtémoc Amezcua Dromundo. [2]

"... el punto de arranque del desarrollo contemporáneo de México"
“… el punto de arranque del desarrollo contemporáneo de México”

Las intervenciones del Estado en la economía, en México, como lo explica Lombardo, empezaron a darse de modo circunstancial, caso por caso, resolviendo los problemas concretos que se iban presentando. Los primeros pasos, desde la Constitución de 1917 hasta los primeros años de la década de los treintas, fueron esporádicos y vacilantes. Pero el periodo de 1934 a 1940 –el de Lázaro Cárdenas– se caracterizó por un impulso decidido a ese camino, razón por la que Lombardo lo califica como “el punto de arranque del desarrollo contemporáneo de México”.[3]

La expropiación y nacionalización de la industria petrolera fue uno de los grandes hitos en el camino de la intervención directa del Estado mexicano en la economía, y se considera asimismo como un acto emblemático del gobierno de Cárdenas, y lo fue, sin duda.

La nacionalización de la Industria Eléctrica fue otro hecho de gran significación dentro del proceso de creciente intervención del Estado en la economía que tiende a lograr su plena autonomía política y asegurar, por tanto, su viabilidad como nación independiente y soberana, además de  sentar las bases para el desarrollo de su economía.

El Partido Popular y la nacionalización de la industria eléctrica.

Nacionalizar la Industria Eléctrica fue una propuesta que enarboló el Partido Popular, fundado y dirigido por Lombardo...
Nacionalizar la Industria Eléctrica fue una propuesta que enarboló el Partido Popular, fundado y dirigido por Lombardo…

La nacionalición de la Industria Eléctrica fue una propuesta que el Partido Popular, fundado y dirigido por Lombardo, enarboló antes que otras organizaciones, y por la que luchó con intensidad y dedicación, sobre todo en el ámbito de las ideas y los razonamientos. Formó parte de todas sus plataformas electorales desde 1952[4] hasta su consecución, y fue  uno de los temas que Lombardo desarrolló con amplitud durante su campaña como candidato presidencial, en 1952[5], además de constituir uno de los planteamientos más tenaces del partido en su conjunto, no sólo en esa campaña electoral, sino que también en la siguiente, de 1955, y luego, en su Plataforma Electoral de 1958, a la que denominó Tesis sobre México, de la autoría de Vicente Lombardo Toledano, en la que se razonó lo siguiente:

“La experiencia demuestra que las inversiones extranjeras en la producción de energía eléctrica han constituido un monopolio de ese servicio público –el fundamental para la vida de cualquier país- y no han contribuido a nuestro desarrollo económico, ni a la satisfacción de las necesidades crecientes de alumbrado y fuerza motriz de nuestras poblaciones, ni al abaratamiento del precio del servicio; como la estadística internacional lo prueba en el caso de toda clase de monopolios, sólo han perseguido las mayores ganancias y retrasar la construcción de las industrias fundamentales…”[6]

La insistencia de este partido puso el tema en el debate nacional. Personalidades de diversos ámbitos y organizaciones sociales fueron haciendo suya la demanda, que ganó amplia popularidad, frente a los grandes problemas y desventajas que ofrecía el servicio en manos privadas y, sobre todo, del capital extranjero, como estaba.

López Mateos y la nacionalización.

Ell 27 de septiembre de 1960, la nación mexicana tomó posesión de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, antes denominada Mexican Light and Power Company. En un acto multitudinario realizado en esa fecha en el Zócalo de la Ciudad de México, el presidente Adolfo López Mateos...
Ell 27 de septiembre de 1960, la nación mexicana tomó posesión de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, antes denominada Mexican Light and Power Company. En un acto multitudinario realizado en esa fecha en el Zócalo de la Ciudad de México, el presidente Adolfo López Mateos…

Finalmente, el 27 de septiembre de 1960, la nación mexicana tomó posesión de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, antes denominada Mexican Light and Power Company. En un acto multitudinario realizado en esa fecha en el Zócalo de la Ciudad de México, el presidente Adolfo López Mateos expresó:

“Al tomar posesión la Nación mexicana de la Compañía de Luz, se consuma un largo esfuerzo desarrollado por el pueblo de México para tener en sus manos la energía eléctrica que en el país se produce por manos de mexicanos. La nacionalización de la energía eléctrica es una meta alcanzada por el pueblo en el camino de la Revolución. Siempre hemos sostenido que alcanzar una meta debe ser punto de partida para más importantes realizaciones, y ahora invitamos al pueblo de México a que, en posesión de su energía eléctrica, acreciente su industrialización para llevar a los hogares de todos, los beneficios de la energía eléctrica y los de la industrialización… (…)

“Y en esta ocasión en que se cumple una etapa más, podemos afirmar: México es cada día más soberano, cada día más libre, cada día más independiente, por el esfuerzo de ustedes, por el esfuerzo de todos los mexicanos.

¡Adelante… México es nuestro!” [7]

En su segundo Informe de Gobierno, el 1 de septiembre, López Mateos había dicho al Congreso de la Unión...
En su segundo Informe de Gobierno, el 1 de septiembre, López Mateos había dicho al Congreso de la Unión…

Semanas atrás, en su segundo Informe de Gobierno, el 1 de septiembre, López Mateos había dicho al Congreso de la Unión:

“Este año, 1960, tiene para los mexicanos triple significado conmemorativo: hace 150 años el país inició la lucha por hacerse independiente y por definir, para seguirlos con lealtad y firmeza, los trazos fundamentales de su destino; hace 100, el pueblo afrontó, en la Reforma, la empresa de formar una comunidad de hombres libres incorporada a la historia del mundo moderno; y hace 50, comenzamos la transformación más honda de nuestra sociedad en su sistema político, cultural y económico, para crear formas de vida acordes con la dignidad y el destino del pueblo mexicano, y con una clara visión de los grandes problemas que la humanidad ha venido confrontando en ese siglo…

“A pesar de quienes, en ocasiones, hayan intentado deformar el sentido de la historia de México, entre sus diversas etapas se advierte la secuencia que le da carácter y unidad. Los propósitos perseguidos en un capítulo, se prolongan vivos en el siguiente, y todos son expresión armónica del desarrollo de un pueblo que ha reiterado siempre su lealtad a sí mismo…

Enrique Krause: El sexenio de López Mateos. México, Editorial Clío, Libros y Videos, S.A., de C.V. 1999. 95 p. Ils., fots. (“México, Siglo XX”), p. 69.
Enrique Krause: El sexenio de López Mateos. México, Editorial Clío, Libros y Videos, S.A., de C.V. 1999. 95 p. Ils., fots. (“México, Siglo XX”), p. 69.

“…La Revolución plasmó los conceptos del pueblo mexicano sobre las relaciones de posesión y propiedad. Poseer o disfrutar de la propiedad de bienes debe constituir una función social que beneficie a todos, y que no tienda a estéril acumulación que origina el dispendio de los recursos o la explotación del hombre. La propiedad privada, social o nacional, debe cumplir su finalidad productiva mediante el trabajo, ofreciendo a todos los mexicanos las mismas oportunidades para participar en el patrimonio común… (…)

“…Al mexicanizar definitivamente la industria eléctrica del país, lo hicimos sin lesionar derechos ni interés legítimo alguno, y empleando procedimientos acordes con nuestro desarrollo general. En cada época los mexicanos hemos empleado los procedimientos y medios adecuados; debemos considerar, cuando ellos se aplican con buen éxito, que ha sido el país mismo el que ha transformado su capacidad creadora y su estructura económico-social…

“…Tenemos que seguir el camino que nos marca la Revolución Mexicana, sorteando la incertidumbre que domina al mundo; poner al día el cuadro de medios y procedimientos, y ajustar al país institucional e históricamente, para que pueda encauzar mejor su vida durante los próximos cincuenta años. Esa tarea ni la renunciaremos ni la abandonaremos cualesquiera que sean las presiones contrarias interiores o exteriores, pues México debe seguir siendo fiel al destino que su propia Revolución le señala y rechazar todo lo que contradiga su idiosincrasia, limite su crecimiento, o reduzca sus propósitos de ser soberano e independiente”.[8]

La nacionalización en el Senado.

Enrique Krause: El sexenio de López Mateos. México, Editorial Clío, Libros y Videos, S.A., de C.V. 1999. 95 p. Ils., fots. (“México, Siglo XX”), p. 70.
Enrique Krause: El sexenio de López Mateos. México, Editorial Clío, Libros y Videos, S.A., de C.V. 1999. 95 p. Ils., fots. (“México, Siglo XX”), p. 70.

Poco después, en la sesión ordinaria de la Cámara de Senadores celebrada el martes 25 de octubre de 1960, se dio lectura a una iniciativa del Ejecutivo para adicionar el párrafo sexto del artículo 27 constitucional. La exposición de motivos decía lo siguiente:

“…Es propósito de mi gobierno cumplir plenamente los postulados de la Revolución Mexicana procurando que el desenvolvimiento y progreso nacionales resulten armónicos en sus beneficios para todos los habitantes de la República.

“Para ello se hace necesario aprovechar adecuadamente los recursos naturales de que dispone la Nación y todos los elementos básicos que requiere su integración económica. Las crecientes demandas de energía eléctrica en la agricultura, en la industria, en las comunicaciones y transportes, así como en las diversas actividades económicas de la población urbana y rural nos imponen la tarea indeclinable de atenderlas de acuerdo con el ritmo de su crecimiento.

Banner comentario de apoyo“La prestación del servicio público de abastecimiento de energía eléctrica, comprendiendo la generación, transformación y distribución, expresé en mi informe, así como las demás operaciones o actividades industriales o comerciales de que la misma puede ser objeto requieren, como en el caso del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos, ser realizados directamente por el Estado, a través de los órganos competentes, ya que México ha sostenido tradicionalmente la tesis de que los recursos naturales y las fuentes de energía básicas, han de estar al servicio de la colectividad y de la elevación de los niveles de vida del pueblo mexicano.

“Para garantizar la efectiva realización de este propósito de que la generación, transformación, distribución y abastecimiento de energía eléctrica debe sustentarse en razones de beneficio social y no en motivos de interés particular, presento ante ustedes la siguiente iniciativa de ley que adiciona el párrafo sexto del artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

La adición diría textualmente:

“Corresponde exclusivamente a la Nación generar, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la Nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines”.[9]

El Senado aprobó la iniciativa presidencial por votación unánime y turnó la minuta a su colegisladora. En la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados del 15 de noviembre, se dio segunda lectura al dictamen, emitido por las Comisiones Unidas de la Industria Eléctrica y de Estudios Legislativos y se puso a discusión. El grupo parlamentario del PAN, que nunca ocultó su carácter proimperialista, se expresó en contra, con virulencia:

“…En el aspecto político debemos decir, porque es cosa muy bien sabida, y es cosa que el pueblo de México ha vivido, que no ha habido tal nacionalización de la industria eléctrica. El acarreo de gentes pagadas, las publicaciones y los cartelones dándole el aspecto de una nacionalización más o menos como la petrolera, ha sido un aspecto totalmente falaz…

Banner comprar libros
Respetuosamente solicitamos su apoyo a través de la compra de uno o más libros impresos de nuestras colecciones, que puede consultar aquí: https://www.centrolombardo.edu.mx/publicaciones-bajo-demanda/
Precio por libro: 100 Pesos.
Llamar al 5661 4987 y 5661 1787.

“…En los momentos en que hablo, el gobierno de México es un gigante empresario con más de 48 mil millones de pesos de empresas que son manejadas por compadres y por gente políticamente asignada, no por su capacidad ni por su honradez, sino porque sencillamente son políticos recomendados. De tal suerte que todos nosotros hemos visto, con la dura y cruel experiencia del pasado, que hasta los momentos en que hablamos, todas las empresas que maneja el gobierno de México han sido verdaderamente adversas al interés popular y han servido única y exclusivamente para que se enriquezcan sus administradores.

“Antes estaba el gobierno de México frente a las empresas manejadas por la iniciativa privada. El gobierno de México estaba como juez y podía, inclusive, intervenir en el problema de servir (sic) y en el de tarifas. Hoy ha desaparecido totalmente ese juez. Ya el gobierno se ha convertido en empresario. Quiero saber ¿a dónde el público usuario va a recurrir en sus quejas relacionadas también con servicios? A nadie

“…Muy brevemente, señores, creo y he pensado que es mi obligación hacer ver que no ha habido tal nacionalización. Si la invocan, precisamente a raíz de la compra de los bienes de la Mexican Light Power, también debo hacer constar que por lo que respecta a la operación misma, ha sido una operación infame para el gobierno de México y para la Nación.

“Todo eso que se ha gastado en propaganda lo pagarán los diputados (sic) tarde o temprano, y lo han de pagar los usuarios en sus tarifas…

“…Es así, señores diputados, que he aducido breves e importantes razones de índole económica y de índole social, por lo que creo que esta nueva facultad al Ejecutivo federal es una carta abierta, es un cheque firmado en blanco, en el cual nuevamente se pone la suerte del pueblo usuario de México en lo que respecta a servicios públicos enteramente en manos de políticos que administrarán al estilo de Jaime J. Merino, y si no encuentran uno así, ya lo traerán de afuera, apropiado y adecuado para la administración de estos servicios públicos.

“Me pronuncio contra el dictamen porque creo, señores, sinceramente que esta nueva facultad daña, y daña positivamente a los intereses del usuario, de los tributarios y en general del pueblo de México…”[10]

El debate sobre la nacionalización en la Cámara de Diputados.

El dictamen fue defendido por cinco diputados del PRI con argumentos contrapuestos a los que los funcionarios de ese mismo partido han venido manejando, sobre todo en la discusión de la reforma energética de 2013 que fue promovida por el gobierno de Enrique Peña Nieto y apoyada vehementemente por el PAN.

El PPS no tenía representación en esa, XLIV Legislatura, pero su Secretario General, Vicente Lombardo Toledano, escribió un artículo de prensa que vale la pena citar in extenso:

“La nacionalización de la industria eléctrica, realizada por el Presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos, tiene una importancia extraordinaria para el futuro desarrollo económico independiente de nuestro país."
“La nacionalización de la industria eléctrica, realizada por el Presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos, tiene una importancia extraordinaria para el futuro desarrollo económico independiente de nuestro país.”

“La nacionalización de la industria eléctrica, realizada por el Presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos, tiene una importancia extraordinaria para el futuro desarrollo económico independiente de nuestro país.

“Hace tiempo que alrededor de la industria eléctrica se había formado un verdadero frente nacional de todos los sectores democráticos, exigiendo la terminación de la época de las concesiones a las empresas extranjeras y a las compañías privadas mexicanas, para hacer de esa industria clave del proceso económico, una actividad exclusiva el Estado. Porque tanto nuestra propia experiencia cuanto la internacional habían llevado a la opinión pública a esa conclusión, sobre todo a partir de la ampliación del mercado interior, a consecuencia de la reforma agraria, que hacía posible el progreso industrial de México.

“Comprendiendo claramente la importancia de que la Nación controlara en el futuro, de un modo absoluto, la energía eléctrica, el presidente Lázaro Cárdenas creó la Comisión Federal de Electricidad, en  virtud de la ley del 7 de agosto de 1937; y después formuló la ley de la industria eléctrica, aprobada el 31 de diciembre de 1938, que estableció bases patrióticas para el desarrollo de la industria eléctrica. Esas normas fueron anuladas, desgraciadamente, por una serie de reglamentos y decretos en favor de las empresas extranjeras, controladas por los dos más grandes monopolios imperialistas. Desde entonces el Estado entró en competencia con éstos, en lugar de reducir su influencia; pero en condiciones desventajosas porque los reglamentos mencionados permitieron la inflación del capital de la Electric Bond and Share y de la Mexican Light and Power Company; el uso exclusivo de sus líneas de transmisión dentro de sus respectivas zonas, que abarcaban prácticamente todo el territorio del país, y la reanudación de las concesiones con las cuales funcionaba, próximas a caducar por el vencimiento de los plazos señalados por su vigencia. Apoyados en esta serie de privilegios excepcionales, los dos monopolios no sólo consolidaron su situación, sino que la producción de energía eléctrica de las plantas del Estado se convirtió en complemento de la suya, a tal punto que la revendían y hacían más lucrativo el negocio con créditos del extranjero para los cuales el gobierno mexicano se constituía en fiador.

“La historia de la industria eléctrica en México fue un capítulo obscuro de la triste historia de las inversiones extranjeras, especialmente de las norteamericanas y británicas, que llegaron a nuestro país en la segunda mitad del siglo pasado con el espíritu de los grandes aventureros que han saqueado las riquezas naturales de los países débiles en los diversos continentes de la Tierra, explotando su mano de obra barata, impidiendo su independencia económica e interviniendo en los problemas de su vida política…

“La Revolución Mexicana, en su contenido profundo, además de una revolución democrática y antifeudal, fue y sigue siendo un movimiento nacionalista tendiente a recobrar para el patrimonio de la Nación las riquezas naturales de nuestro territorio y utilizarlas para la liberación de nuestro país respecto del imperialismo. Esa finalidad es la que explica los aciertos de los gobiernos del último medio siglo, lo mismo que sus aspectos negativos, porque liberar, emancipar a nuestro país o luchar por su desarrollo económico independiente, significa el retiro de los capitales extranjeros de las industrias y los servicios fundamentales. Servir a México o servir a los intereses de afuera, ese ha sido y será  por muchos años todavía, el dilema de la administración pública. Al nacionalizar el presidente López Mateos la energía eléctrica, el imperialismo ha perdido uno de sus más importantes instrumentos de control sobre nuestro proceso histórico.

“Lo que importa ahora es sanear el pasivo de la Mexican Light and Power Company, para que nuestro pueblo no pague sino lo que realmente debe. Coordinar, por lo pronto, y unificar inmediatamente después, la producción de energía eléctrica. Multiplicarla a un ritmo acelerado para poder ampliar las fuerzas productivas, sobrepasando el crecimiento demográfico. Estimular el desarrollo de todas las ramas de la industria básica hasta llegar a la fabricación de maquinaria, y llevar los servicios de luz y fuerza a todos los poblados de la República. Porque el desarrollo industrial de un país se puede medir por el consumo de energía. En 1954, las veinte Repúblicas latinoamericanas consumían el 3.7 por ciento de la producción de energía total del mundo. De esta suma insignificante, México consumía el 16.7 por ciento. El consumo de electricidad por habitante en la América Latina era de 219 kilowatts-hora, contra 3354 en los Estados Unidos. Las causas de este tremendo atraso son muchas; pero la principal es la de que al apoderarse de la industria eléctrica y del petróleo, los monopolios extranjeros, principalmente los norteamericanos, a lo largo de la América Latina han tenido en sus manos la regulación del desarrollo económico, retrasándolo para evitar la independencia económica nacional o estimulándolo sólo en aquellas ramas de la producción o de los servicios controlados por otros monopolios extranjeros. La fuerza que controla la energía eléctrica en un país, tiene en su poder, en buena proporción, el desarrollo material, social y político de ese país. Sin electricidad no se puede industrializar ninguna región del mundo. Tampoco se puede pasar de un estadio histórico a otro superior. Sin fuerza eléctrica abundante y puesta al servicio de los intereses colectivos, no se puede pasar de la estructura semifeudal a la etapa capitalista. Tampoco se puede pasar del periodo capitalista al socialismo…”[11]

[1] Decimotercer fragmento de mi investigación titulada “Lombardo y su influencia en la vida política de México, en proceso de edición por el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”.

[2] Maestro en Ciencia Política por la Universidad Nacional Autónoma de México. Investigador de tiempo completo. Coordinador de Investigación del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”.

[3] Intervención del diputado Vicente Lombardo Toledano. Diario de los Debates de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, 20 de diciembre de 1965.

[4] Plataforma electoral mínima de los partidos independientes de México. México, 1952. Capítulo III.- “Desarrollo de la economía nacional”, punto 18: “La nacionalización de la industria eléctrica y de las minas de carbón”. (Mimeo) p. 18. (En la campaña electoral de 1952, el Partido Popular participó en alianza con el Partido Comunista Mexicano, postulando ambos la candidatura de Vicente Lombardo Toledano a la Presidencia de la República)

[5] Vicente Lombardo Toledano. Campaña presidencial de 1952, en dos volúmenes. CEFPSVLT. 1997.

[6] Fue publicada íntegramente en los diarios Excélsior, El Universal y Novedades, del 30 de septiembre de 1957.

[7] Diario Excélsior, 28 de septiembre de 1960. También puede consultarse en Los presidentes de México ante la Nación, 1821-1984. Informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1984. Segunda edición por la LII Legislatura de la Cámara de Diputados. México, 1985. Tomo V, p. 833.

[8] Los presidentes de México ante la Nación…, op cit. Tomo IV, pp. 1097-1098.

[9] Diario de los Debates del Senado de la República, 25 de octubre de 1960.

[10] El orador del PAN fue el diputado Eduardo José Molina Castillo. Por el PRI intervinieron los diputados Francisco Pérez Ríos, José Guillermo Salas Armendáriz, Manuel Yánez Ruiz, Adolfo Gándara Barona y José García Castillo. Diario de los Debates de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, 15 de noviembre de 1960.

[11] Revista Siempre!, número 381, 12 de octubre de 1960.

El debate entre los marxistas y el partido necesario para los fines inmediatos de la clase trabajadora en México.[1]

El debate entre los marxistas y el partido necesario para los fines inmediatos de la clase trabajadora en México.[1]

Por Cuauhtémoc Amezcua Dromundo.[2]

El Partido Popular, surgido a la vida pública en 1948, tuvo como un antecedente concreto el análisis riguroso de la realidad de México, de acuerdo con el método marxista, que se realizó un año antes, en la Mesa redonda de los marxistas mexicanos, donde se consideró necesaria su creación como instrumento idóneo para la lucha de la clase trabajadora por sus objetivos inmediatos.

En la Mesa Redonda de los marxistas mexicanos se consideró necesario organizar el Partido Popular.
En la Mesa Redonda de los marxistas mexicanos se consideró necesario organizar el Partido Popular.

Como vimos antes, en la citada Mesa redonda, al plantear los objetivos inmediatos de la transformación de México, Lombardo dijo que: 1) La Revolución Mexicana de 1910 no se había propuesto como objetivo inmediato el socialismo, para lo cual indudablemente no existían las premisas necesarias en una sociedad pre-capitalista como era la nuestra, y ni siquiera se daban cuando se realizaba este debate, en 1947. 2) Las fuerzas más avanzadas de la sociedad, por tanto, habían aspirado a destruir la estructura semifeudal y esclavista y desarrollar las fuerzas productivas de la nación, objetivo que seguía siendo vigente para el proletariado, y que además compartían otras fuerzas que, para el momento, se podrían calificar como progresistas. 3) La Revolución además se había propuesto como objetivo medular la emancipación de la nación respecto del imperialismo, que de igual manera se mantenía vigente. 4) Otro propósito fue el establecimiento de un régimen democrático popular, por el cual también había que seguir luchando. Así resumió los objetivos que, de acuerdo con un riguroso análisis marxista, correspondían al desarrollo que habían alcanzado las fuerzas productivas del país en 1910 y que no habían variado cualitativamente 37 años después; objetivos que, en la lucha por alcanzarlos, podían sentar las bases para nuevas transformaciones revolucionarias, rumbo a la sociedad sin propiedad privada de los medios de producción y cambio, la sociedad socialista.

Además, como también vimos antes, otros fines más concretos, planteados por Lombardo en la Mesa redonda de los marxistas mexicanos, serían industrializar al país para romper el desequilibrio que existía entre el desarrollo agrícola y el industrial, y como la fórmula principal para desarrollar las fuerzas productivas. Para el mismo fin habría que orientar el crédito público y privado a propósitos reproductivos y no a finalidades especulativas, como de manera indebida se venía haciendo hasta entonces, incluso en tiempos de un gobierno tan progresista como el de Lázaro Cárdenas. Los objetivos y el programa del proletariado y las fuerzas progresistas de México, ya señalados, se podrían resumir de manera apretada en tres puntos: a) la emancipación económica del país; b) la elevación del nivel de vida del pueblo, y c) la obtención de mejores condiciones democráticas, que vendrían a ser los puntos programáticos fundamentales que enarboló el Partido Popular.

Otros rasgos que debería tener el partido.

Agruparía a las amplias masas de obreros, campesinos, intelectuales y sectores medios de la población, a miles y miles de hombres y mujeres
Agruparía a las amplias masas de obreros, campesinos, intelectuales y sectores medios de la población, a miles y miles de hombres y mujeres

¿Qué otros rasgos deberían caracterizar al partido propuesto en la Mesa redonda y surgido de sus debates? Dado que la clase obrera debería ser la que dirigiera la Revolución Mexicana en lo sucesivo, y ya no capa alguna de la burguesía, porque, como lo precisó Lombardo, se trata de una clase social débil e inconsistente frente al enemigo principal, el imperialismo –aun la que pudiera considerarse como progresista–, y porque, como también lo fundamentó el teórico marxista, sin la dirección del proletariado, los objetivos señalados no podrían alcanzarse, el partido no podría depender del Estado, ni directa ni indirectamente; tendría que ser plenamente independiente del gobierno.

Asumiéndose completamente independiente del gobierno, que se calificaba como un gobierno revolucionario, ¿cómo debería ser la relación del partido con el poder público? Tomando en cuenta que tanto el gobierno como el nuevo partido popular, sin depender ninguno del otro, coincidían sin embargo en postular el programa de la Revolución Mexicana, el partido habría de colaborar con aquél en el desarrollo de dicho programa; sometería los actos del gobierno a examen crítico de manera constructiva; pública y enérgicamente señalaría los errores en que incurrieran el Presidente de la República, los diversos funcionarios o el gobierno en su conjunto, y denunciaría las desviaciones en que incurrieran respecto al citado programa, así como su incumplimiento. El gobierno, por su parte, debería apoyarse en esa fuerza popular organizada y “dar pasos decisivos sin temor a la presión de las fuerzas contrarias ante la debilidad hasta hoy crónica de las fuerzas políticas y sociales del sector revolucionario.”[3]

Por otra parte, puesto que sus objetivos implicaban una transformación profunda de la estructura económica y las superestructuras de México, y dado que tales propósitos sólo podrían alcanzarse por medio de una amplia alianza de fuerzas, ajena a todo sectarismo, tendría que ser un gran frente revolucionario y debería estar integrado no solamente por la clase obrera, sino también por la clase campesina, los ejidatarios, los auténticos pequeños propietarios agrícolas, los peones y aparceros, la clase media: maestros, pequeños comerciantes, profesionistas, intelectuales y burócratas. Su dirección debería ser rigurosamente representativa, formada por exponentes de las clases sociales integradas al partido, en proporción a sus fuerzas.

El programa del partido tendría que corresponder rigurosamente a sus objetivos. De acuerdo con la concepción de Lombardo, en el ámbito nacional, tendría que

“luchar por la emancipación de la nación, por el desarrollo económico del país, por la revolución industrial de México, por la elevación del nivel de vida del pueblo, por el perfeccionamiento de las instituciones democráticas”.

Y por cuanto al panorama internacional, lucharía

“por la conservación de la paz, por la exterminación del fascismo, por la independencia de los países coloniales, por la emancipación de los países semicoloniales, por la política de la Buena Vecindad y por la unidad de la América Latina”.[4]

Además, el partido de nuevo tipo debería nacer de abajo hacia arriba, y no de arriba hacia abajo, como casi todos los que se habían formado en México en los últimos tiempos. Se afiliarían los hombres y mujeres que aceptaran su programa, directa y espontáneamente, no en masa ni obligados o inducidos por autoridades o dirigentes. Los miembros del partido, manejarían directa y democráticamente los órganos del partido en los municipios, los estados y en el plano nacional.

No sería un partido cuya actividad se concretara a los procesos electorales, sino que atendería tareas permanentes, como la educación sistemática y constante del proletariado y de las grandes masas del pueblo. “Formará los nuevos cuadros que requiere este período histórico de la vida de México, y estimulará y promoverá de un modo constante a los nuevos elementos en formación, en cualquier lugar en donde se hallen, en las comunidades agrarias, en los pequeños poblados, en las ciudades, en los centros de cultura.”[5]

El nuevo partido, en las condiciones de 1947, debería ser uno que agrupara a las amplias masas de obreros, campesinos, intelectuales y sectores medios de la población, a miles y miles de hombres y mujeres, “porque frente a los grandes problemas que México tiene que resolver en este período histórico, postular la autosuficiencia del proletariado sería un sectarismo ridículo.” No podría ser un partido marxista “porque ya existe el Partido Comunista Mexicano, y crear otro semejante equivaldría, aunque se diga lo contrario, y aunque se quisiera lo contrario, a inaugurar una lucha infecunda entre partidos marxistas, que podría tener graves repercusiones en la vida política general.[6]

En la Mesa redonda de los marxistas mexicanos se registró un consenso en torno a las proposiciones de Lombardo, puesto que en su seno, aunque hubo discrepancias y apreciaciones diversas sobre los variados que se examinaron –y también coincidencias que dieron pie a futuras acciones conjuntas– no hubo expresión alguna de rechazo al documento central, “Objetivos y táctica de lucha del proletariado y del sector revolucionario de México en la actual etapa de la evolución histórica del país”, presentado por Lombardo, que incluyó la proposición de forjar en Partido Popular con las características señaladas.[7]

[1] Octavo fragmento de mi investigación titulada “Lombardo y sus ideas. Su influjo en la vida política y social de México en los siglos XX y XXI”, recién concluida, y que próximamente será publicada por el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”.

[2] Maestro en Ciencia Política por la Universidad Nacional Autónoma de México. Investigador de tiempo completo. Coordinador de Investigación del Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales “Vicente Lombardo Toledano”.

[3] Mesa redonda de los marxistas mexicanos, CEFPSVLT, México. 1982. Pág. 69.

[4] Ibidem

[5] Ibidem.

[6] Ibidem.

[7] En los debates participaron: Jorge Fernández Anaya, Dionicio Encina, Blas Manrique y Carlos Sánchez Cárdenas, del Partido Comunista Mexicano; Valentín Campa, Manuel Meza Andraca y Hernán Laborde, de Acción Socialista Unificada; Jesús Miranda, Luis Torres, Leopoldo Méndez y José Revueltas, del Grupo “El Insurgente”; David Alfaro Siqueiros, de la Sociedad Francisco Javier Mina –que solicitó participar en la mesa redonda cuando se había instalado y fue aceptada–; Miguel Mejía Fernández, Rodolfo Dorantes y Enrique Ramírez y Ramírez, de la Universidad Obrera; Víctor Manuel Villaseñor, Rafael Carrillo, Narciso Bassols y Juan Manuel Elizondo, como invitados, a título personal, cada uno por separado, y Vicente Lombardo Toledano, el convocante y ponente central.

X